31.8.10

Glaciares: Agua pura en peligro de extinción

En este informe especial, ComAmbiental consultó a distintas personalidades sobre la importancia de contar con una Ley que proteja los glaciares como fuente de agua dulce para el país. Entre el cambio climático y la contaminación minera, las amenazas se potencian y el rol del Estado se hace imprescindible para conocer y cuidar este bien declarado recientemente por la ONU como derecho humano fundamental.

 Por Pamela Sioya

El proyecto de Ley de Presupuestos Mínimos de Protección de Glaciares y Ambiente Periglaciar vuelve esta semana al Senado de la Nación. La comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable decidirá si acepta las modificaciones aprobadas en la Cámara de Diputados o insiste en la versión original. La idea es poder votar la ley el próximo 8 de septiembre.

El glaciar Perito Moreno es el más famoso del país. Foto: Gentileza de Lori.
Si hasta hace unos años la palabra "glaciar" se relacionaba solamente al imponente Parque Nacional Perito Moreno, el veto presidencial total de noviembre de 2008 a la ley previamente aprobada por las dos cámaras del Congreso tuvo, entre tantos contratiempos, un efecto positivo. Despertó en la opinión pública una creciente inquietud: ¿por qué la rechazó? ¿Qué intereses subyacen bajo el hielo?

29.8.10

Riachuelo: Historia de un saneamiento que no llega

"No existe un registro de la cantidad de personas afectadas en su salud por la contaminación ambiental", expresó el médico Santiago Besuschio a ComAmbiental. Las declaraciones se realizaron en el marco de la presentación de su libro "Saneamiento del área Dock Sud y de la Cuenca Matanza Riachuelo", de la colección "Aportes" que edita el Ateneo Popular de La Boca.

24.8.10

El lado inescrupuloso de la urbanización

Vecinos de la Ciudad de Buenos Aires están reunidos con la Comisión de Planeamiento Urbano de la legislatura para debatir desde tres escalas interrelacionadas: los problemas vecinales durante los trabajos de construcción, la destrucción de patrimonio cultural y el colapso de los servicios públicos.

La complejidad del tema amerita un análisis que avance más allá de la responsabilidad del ingeniero o arquitecto a cargo de una obra. A continuación están las reflexiones de Gustavo Desplats, dirigente de Protocomuna Caballito, y del arquitecto Rodolfo Livingston impulsor de la construcción sustentable.

23.8.10

Después del derrumbe en Villa Urquiza

La muerte de tres personas por el derrumbe en el barrio de Villa Urquiza, causado por las tareas de excavación en el terreno lindero, trajo a la agenda pública una problemática que afecta al desarrollo urbano de toda la Ciudad de Buenos Aires. En realidad, el tema volvió a la agenda, después de haber sido olvidado el reclamo de los vecinos contra las grandes torres, como en el caso de las protestas de Caballito hace más de tres años.

Agrupaciones vecinales se reunieron con legisladores porteños para denunciar desde demoliciones ilegales hasta incongruencias en la zonificación de los barrios y falencias en los mecanismos de control y sanción. Ahora juntan firmas para elevar un petitorio que detenga todas las obras que están en marcha en la Capital y se modifique el Código de Planeamiento Urbano para evitar que la tragedia se repita.

21.8.10

Ponyo y más allá: La cultura ambiental en Miyazaki

Tomando como referencia el Green Film Fest, presentamos esta columna sobre la figura del director Hayao Miyazaki. "¿Es posible que un Festival de Cine Verde dispare el debate en torno de cada film?", se había preguntado Victoria Bembibre en TuVerde. Aquí Pablo Gavirati, becario de la UBA, sostiene que existen otras películas de este animador japonés en las cuales se puede profundizar su concepción de la cultura ambiental.

“Logramos nuestro objetivo de llegar a la mayor cantidad de gente posible, para que puedan tomar conciencia a través de un abanico de diferentes formatos de películas medioambientales, todas ellas multipremiadas”, expresó una de las organizadoras, de Green Tara. Es sin dudas un aporte considerable el realizado, que podría ampliarse a través de la incorporación de otros criterios de selección artística, para que justamente el público pueda acceder a obras que no son tan conocidas y descubrir nuevas propuestas.


17.8.10

Escuelas verdes: el caso neozelandés

La fundadora de Enviro-schools (escuelas ambientales) de Nueva Zelandia presentó su trabajo en la Universidad de San Andrés frente a unos 100 educadores argentinos. Con una metodología pragmática, su propuesta es aprovechar el sistema educativo formal para que los niños y adolescentes fortalezcan su capacidad para proteger su entorno.



Así deslumbró con logros que van desde la mejora en las relaciones interpersonales de los estudiantes hasta el diseño y la construcción de aulas eco-amigables. Su programa ya desembarcó en Chile y sembró una incógnita: ¿puede implementarse en la Argentina?

11.8.10

Los Glaciares, de Diputados a Senadores

La Cámara de Diputados tuvo el quorum necesario y dio media sanción definitiva al proyecto de Ley de Presupuestos Mínimos de Protección de Glaciares del diputado Miguel Bonasso, consensuado con el senador Daniel Filmus. La discusión se extendió por más de una hora y se centró en el artículo sexto, que fue aprobado por mayoría simple, y establece la prohibición de actividades mineras e industriales en el ambiente periglaciar.



El bloque kirchnerista recién se presentó en el recinto, como ya estaba previsto, cuando la oposición logró la presencia de diputados suficiente para obtener el quorum, y no acompañó la votación del artículo sexto, al igual que el bloque del PRO. A pesar de ello, Bonasso le afirmó hoy a ComAmbiental que el acuerdo logrado con Filmus "fue un buen paso" porque "lo defenderá en el Senado y, si gana la pulseada, será ley y esta vez a la Presidenta la resultará muy caro vetarla".


Una historia compleja. El proyecto de ley había sido aprobado en general por la Cámara de Diputados en la madrugada del 15 de julio, con el apoyo de la mayoría de la oposición. Sin embargo, a partir de diferencias internas primero del artículo 2 -que fue aprobado con menor apoyo- y luego frente al artículo 6, la discusión se suspendió por falta de quorum. De una manera que no era imprevisible, la semana pasada se frustó la sesión por el mismo motivo.

A pesar de que el senador Filmus había intentado explicar la negativa del bloque kirchnerista argumentando que faltó tiempo para discutir, el oficialismo no acompañó su postura aún luego de un mes. Por el contrario, la voz privilegiada fue el diputado Héctor Tomas, del Frente para la Victoria de San Juan, cuyo jefe político es el gobernador José Luis Gioja, mencionado como posible candidato a vicepresidente y promocionado a partir de la Cumbre del Mercosur que se hizo en su provincia.

Fue justamente Gioja el principal promotor del veto presidencial de fines del 2008 a la Ley de Glaciares original, presentada por Martha Maffei, que había sido sancionada unánimemente por el Congreso Nacional, y que este año retomó el diputado Bonasso. "Luego del veto, estaba claro que yo ya no podía aportar más a la política ambiental del gobierno", afirmó en una columna de opinión para ComAmbiental quien era secretaria de Ambiente de la Nación, Romina Picolotti, y agregó: "El plan de Barrick era cortar los glaciares".

Así, el kirchnerismo coincidió en el recinto con la postura del PRO, el partido de Mauricio Macri, que a través del diputado Federico Pinedo pidió realizar solamente "una modificación", justamente en el inciso "d" del artículo 6°, el que prohibe las actividades mineras en el ambiente periglaciar. Tomas, presidente de la comisión de Minería en Diptuados, ya había propuesto que no se prohiban las explotaciones sino que se realicen estudios de evaluación de impacto ambiental para dar el visto bueno. Claro, en ese caso entraría en juego la autoridad política de la jurisdicción.

Continuidad del consenso. Para revertir el fracaso de la semana pasada, Greenpeace Argentina lanzó una cybercampaña denunciando el "complot minero", justamente en las figuras de los jefes de bancada del Frente para la Victoria y del PRO. Pero también antes la organización Conciencia Solidaria había iniciado una acción con el título "Pedile a los diputados que den quorum para aprobar definitivamente la Ley de Protección de glaciares".

Como ya mencionamos desde ComAmbiental, el mejor resultado que dio el acuerdo entre Bonasso y Filmus fue que se superaron las diferencias existentes entre las organizaciones de la sociedad civil. Es decir, entre Conciencia Solidaria, asambleas ciudadanas y la Asociación Argentina de Abogados Ambientalista, cercanas al proyecto de Bonasso, con las ONGs Greenpeace, Amigos de la Tierra y el Taller Ecologista, que tenían un apoyo crítico a la ley de Filmus.

Juan Carlos Villalonga, director de Campañas de Greenpeace Argentina, le había expresado a ComAmbiental: "Este texto incorpora muchas de las observaciones realizadas y consideramos supera a ambos proyectos. Aún así, es posible introducir algunas mejoras, por ejemplo en las cláusulas transitorias". Y efectivamente así fue, ya que se incorporó un artículo con una cláusula transitoria que prohibe la habilitación de nuevos proyectos que puedan afectar a los glaciares hasta que se termine el inventario realizado por el IANIGLA.

Al Senado. La diputada Fernanda Reyes de la Coalición Cívica, una de las principales impulsoras del proyecto, dijo en diálogo con el programa La Guirnalda (La Tribu) que hoy era un día de fiesta y afirmó "yo creo que va a salir en diputados". Sin embargo, no será una tarea sencilla, puesto que en la Cámara Alta tienen mayor representatividad las provincias mineras. En el mismo sentido, Greenpeace alertó en un reciente comunicado sobre la reacción de la cámara empresarial.

Durante la discusión, hubo muestras de graves desconocimientos sobre ecología y medio ambiente, en donde los diputados oficialistas intentaron argumentar en contra de la ley: "Toda la pampa húmeda está en ambiente periglaciar", llegó a decir la diputada Miriam Gallardo. Ante esto, Reyes aclaró en el recinto que el proyecto establece con claridad el objeto tutelado: "No decimos cualquier suelo congelado, sino aquel que actúe como regulador hídrico". Asimismo, llamó a defender las "fábricas de agua de todos los argentinos".

Ante la consulta de ComAmbiental, Bonasso aclaró: "Nadie dijo que esta ley es antiminera. Es lo que es: una ley de presupuestos mínimos para la protección de glaciares y áreas periglaciares. Ahora, si las mineras actuaran sobre estos cuerpos de hielo, estarían violando la ley. Algo de eso debe ocurrir cuando la Barrick Gold impulsó el veto presidencial". Ahora, desde la Presidencia aseguraron que no repetirán el veto, si es que el Senado da la sanción definitiva. ¿Logrará Filmus convencer a sus compañeros de bancada?


Imagen: Rossi y Pinedo unidos por la negativa a la prohibición de la minería en el ambiente periglaciar (Fuente: Greenpeace Argentina).

9.8.10

En el medio, una reserva

A fines de julio, el gobernador de San Luis promulgó la ley sancionada por la legislatura puntana para expropiar el Parque Nacional Sierra de las Quijadas y entregar el territorio a la comunidad originaria huarpe. La decisión despertó fuertes críticas desde el punto de vista de la conservación y también de la institucionalidad.

Foto: Blog Para Conocer
Hoy, justamente en el Día de las Poblaciones Indígenas, es necesario reflexionar sobre esta problemática, ya que en la discusión se entrecruzan los reclamos legítimos de las comunidades originarias con pujas político-partidarias. En medio del tironeo queda un área protegida, patrimonio de todos los argentinos.

7.8.10

Picolotti: "El plan de Barrick era cortar los glaciares"

En el marco de una cobertura especial por la Ley de Glaciares, ComAmbiental convocó a la ex secretaria de Ambiente de la Nación, Romina Picolotti, a dar su opinión sobre el tema. "Frente al avance indiscriminado de la mega minería en zona glacial y peri glaciar necesitamos de manera urgente establecer por ley los presupuestos mínimos para su protección como reservas estratégicas de recursos hídricos y proveedores de agua de recarga de cuencas hidrográficas", expresa en esta nota.

Se trata de la funcionaria que se alejó del gobierno de Cristina Kirchner luego de que la empresa Barrick Gold y el gobernador de San Juan, José Luis Gioja, presionaran para realizar el veto a la Ley de Glaciares a fines del 2008, como menciona en sus intervenciones el diputado Miguel Bonasso. En esta columna, la actual presidenta del CEDHA (Centro de Derechos Humanos y Ambiente) escribe para ComAmbiental acerca del trasfondo de la discusión en el Congreso y la importancia de una normativa que preserve las fuentes de agua dulce de los argentinos.

5.8.10

Ley de Glaciares: demorada pero con consenso social

La Cámara de Diputados no tuvo el quorum suficiente para dar media sanción definitiva al proyecto de Miguel Bonasso a través de la votación en particular, empezando por el sexto artículo donde se especifican las prohibiciones que impone la norma a distintas actividades, entre ellas la minería. La nueva ley de glaciares, que incluye el consenso con el senador Daniel Filmus, cuenta con el apoyo mayoritario de las organizaciones asamblearias y ambientalistas, que se manifestaron en repudio de lo ocurrido.



Los últimos momentos de la sesión en que se aprobó en general la Ley de Glaciares anticiparon lo que sucedió ayer, por lo que los principales impulsores de la ley buscaron la responsabilidad entre los propios miembros de la oposición. A las ausencias ya sabidas de los kirchneristas, se sumaron las de legisladores del PRO pero sobre todo de representantes de la UCR y del peronismo no oficialista, por lo que faltaron 2 diputados para completar el quorum de 129. Entre las razones de la nueva demora, existen causas coyunturales y otras más profundas.


Un traspié explicable. A pesar de que algunos medios titularon al día siguiente que ya se había obtenido la media sanción y la norma pasaba a la Cámara de Senadores, lo cierto es que la aprobación en general del proyecto de ley no tuvo continuidad en la misma noche. Sí fue un logro de la sesión del 14 y 15 de julio haber superado la votación del artículo 2, que habla del bien jurídico protegido e incluye una concepción integral del ambiente periglaciar, incluyendo los suelos que actúan como reguladores hídricos.

En los últimos momentos hubo algunos intercambios entre Ricardo Gil Lavedra (UCR) y Bonasso por el artículo 6, que establece las prohibiciones, porque el nuevo proyecto posibilita realizar obras de infraestructura en el ambiente periglaciar. El autor del proyecto le contestaría luego -en la última intervención de la noche que registra la versión taquigráfica- que estaba de acuerdo con su comentario pero: "Debe recordar que este texto surgió de un acuerdo con el senador Filmus, que no se cumplió".

Ante esta incertidumbre, y las defecciones del PRO, según destacó bien Página 12, vinieron las declaraciones de Carrió: "El artículo 2º, que era el corazón de este proyecto, ya se votó. Diputados del oficialismo y alguna parte de la oposición dejaron esta sesión sin quórum. No hay problema, se votará en la próxima sesión ordinaria, pero ya se ganó". Sin embargo, esto no pudo concretarse ayer por la ausencia de varios legisladores de la oposición, entre ellos el mismo Gil Lavedra.

En aquella oportunidad no se intentó tampoco volver a juntar el quorum por lo avanzado de la noche, mientras que ayer la excusa de muchos fue la continuidad del receso invernal. Sin embargo, la causa profunda que se mantiene se refiere a los desencuentros del bloque de la oposición entre quienes habían votado la ley en general. De hecho, 129 diputados acompañaron la ley en general, mientras que solo 115 estuvieron de acuerdo con el artículo 2.

En un completo artículo, Ivan Ruíz de La Nación detalló algunas de las claves de las discusiones en torno a la Ley de Glaciares, entre las que puede destacarse la coincidencia entre los diputados del PRO y del kirchnerismo, sobre todo de San Juan, para hacer una ley más permisiva. Así la posición de Filmus quedó en incertidumbre, porque había manifestado que dentro del oficialismo "la mayoría estaba de acuerdo" pero necesitaban más tiempo, pero 15 días después tampoco concurrieron a apoyar la norma. En una entrevista posterior volvió a manifestar que dará su apoyo en el Senado.

Ayer Bonasso manifestó que las demoras se dan por el lobby de las mineras y le precisó a Sesionar: “No estamos discutiendo una cuestión paisajística, la defensa de esa cosa hermosa que son los glaciares, estamos defendiendo el agua” . Por su parte, la diputada Fernanda Reyes (Coalición Cívica) expresó mediante un comunicado: “Una vez más, el kirchnerismo defendió los intereses de la Barrick Gold, pero lograremos sancionar la ley de protección de glaciares en la próxima sesión”.

Consenso en la sociedad civil. A diferencia de los enfrentamientos partidarios, hoy por hoy es importante tener en claro que el proyecto de Ley tiene un importante apoyo social. En un primer momento señalábamos la división existente entre las organizaciones ligadas a las asambleas ciudadanas, como Conciencia Solidaria y RENACE, que apoyaban la ley de Bonasso, frente a las organizaciones ambientalistas con presencia global, como Greenpeace y Amigos de la Tierra, más cercanas al proyecto de Filmus.

Sin embargo, el histórico acercamiento entre ambos legisladores, que no logró el consenso partidario por la negativa del bloque del Frente para la Victoria, sí produjo la coincidencia entre las organizaciones de la sociedad civil. Entre los que apoyaban el texto de Bonasso no hubo demasiadas declaraciones sobre los cambios, pero Jorge Taillant del CEDHA expresó que Filmus sería un "nuevo arrepentido K". Lo cierto es que se trata, sin dudas, de una ley superadora, que recoge lo mejor de ambas iniciativas.

También desde la RENACE hubo dudas, en palabras de Javier Rodríguez Pardo: "
¿Protege o encubre una actividad extractiva perversa?". De todos modos, la reflexión final menciona: "Esta regla que esperamos entre en vigencia cuanto antes, nos permitirá exigir en todas las provincias y municipios el rechazo de cualquier legislación que sobre el particular (glaciares y periglaciares) sancionen las provincias con intención de evadir el texto y espíritu de la presente, continuando de ese modo con la habitual promiscuidad extractiva". También la última Asamblea manifestó el apoyo a la ley.

Por su parte, en un comunicado conjunto, Greenpeace, Amigos de la Tierra y el Taller Ecologista de Rosario se lamentaron por el fracaso de la sesión en Diputados. De este modo, ratificaron el análisis que las organizaciones elaboraron sobre el proyecto acordado entre Bonasso y Filmus: “Se logró un texto que debe convertirse en ley sin más demoras”,expresaron sus representantes. Ya desde Amigos de la Tierra Argentina habían afirmado que la "ley amalgamada" tenía mejoras, entre otras cosas porque incluye la política sobre cambio climático.

También Conciencia Solidaria, una de las organizaciones que más trabajó en insistir con el proyecto original de la Ley, se manifestó mediante una reflexión en su página de facebook. "Los temas ambientales se contraponen a los intereses especulativos de las corporaciones no son temas de difusion masiva, son muy importantes las redes que podamos tejer los ciudadanos comunes para difundir (...) lo que pasa con la megamineria, que contamina, mata y saquea", se leyó ayer.

En definitiva, si desde una lado si privilegiaba más la prohibición de las actividades mineras y del otro se hacía más énfasis en tomar recaudos frente al cambio climático, lo cierto es que ambas perspectivas son perfectamente compatibles desde la lógica ambiental. Ahora, es de esperar que los diputados, como representantes del pueblo, reflexionen para cumplir con su deber en la protección del agua como fuente de vida.


Imagen: Conciencia Solidaria presente en el Congreso