31.1.07

Qué pasa después del II Congreso de Educación Ambiental

El año 2006 logró despertar una conciencia ambiental cuya construcción diaria depende en buena parte de la educación. De allí la importancia que tuvo el II Congreso de Educación Ambiental en la Argentina realizado en 2006, que permitió afianzar la Red de Educadores Ambientales y seguir desarrollando un marco teórico desde una perspectiva latinoamericana, aunque con poca difusión masiva.

ComAmbiental entrevistó a uno de los organizadores, Guillermo Priotto, quien auguró un fortalecimiento de la conciencia ambiental en el país y convocó a fomentar el intercambio de buenas prácticas educativas, tanto en las aulas como en los ámbitos de educación no formal e informal.

El entrevistado también adelantó que Argentina será sede del próximo Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental. Para ese momento sería deseable tener una ley de Educación Ambiental, más y mejores políticas ambientales y mayor participación de los diferentes sectores sociales.


Más de 2.500 educadores y estudiantes de todas las provincias compartieron sus experiencias -muchos de ellos por primera vez- en el II Congreso de Educación Ambiental en la Argentina realizado en octubre de 2006 en Chapadmalal, Mar del Plata, provincia de Buenos Aires.

Para promover la comunicación de las buenas ideas, prácticas y opiniones, el Congreso se desarrolló a través de tres dinámicas: talleres interactivos, conferencias volcadas hacia la cuestión conceptual y seminarios sobre temas específicos como la justicia ambiental o los conflictos ambientales, entre otros.

En los talleres primero se propuso recorrer una exposición de posters organizados en 11 ámbitos: Educación Ambiental (EA) en la primaria, en ONGs, en municipios, en pueblos originarios, en universidades, etc.

"La pregunta que sigue es por qué EA en todos esos lugares", sugirió Priotto, Coordinador de la Carrera de Especialización en Educación Ambiental. "Es que consideramos que la dimensión del ambiente debe ser incoporada en cualquier política (educativa o de gestión) que no es algo que va en paralelo sino que todos tenemos responsabilidades en términos de interrelaciones con las personas".

Luego a través de Flores cartográficas, "planteamos una serie de preguntas similares a las del primer Congreso: el porqué hacer EA, el paraqué, el conquiénes". El objetivo era hacer un diagnóstico sobre la EA en Argentina y "le agregamos líneas de tipo propositivas: el qué hacer, identificando obstáculos y oportunidades".

Las conferencias fueron dictadas por "intelectuales que están en permanente renovación", elogió el Coordinador: Enrique Leff, Marta Maffei, Carlos Galano, Antonio Elizalde, Rosa María Romero y muchos más que fueron aplaudidos por sus aportes epistemológicos, políticos, éticos, académicos y sociales.

Los seminarios, por otro lado, abrieron un espacio de debate y reflexión sobre temas complejos como: "justicia ambiental, conflicto ambiental, soberanía alimentaria y patentes de conocimiento (software, semillas o mapas genéticos)".

Según Priotto, la posibilidad de intercambiar experiencias con educadores de diferentes realidades y geografías -no sólo argentinas- fue altamente valorada. Muy pronto, todas las conclusiones y las ponencias estarán disponibles en el sitio http://www.educacionambiental.org.ar/ y también serán publicados en un libro para profundizar su análisis e interpretación.

Otros logros destacados del Congreso

Más allá del evento en sí mismo, su valor redundó en los nuevos canales de comunicación y las líneas de trabajo que inauguraron sus participantes. Así, por ejemplo, se afianzó la Red de Educadores Ambientales integrada por aproximadamente 220 personas. Sus miembros conectados a través de Internet encontraron en el Congreso la oportunidad de conocerse personalmente y se organizaron en comisiones para fortalecer la actividad que cada uno venía desarrollando en su nodo regional.

Además, "la Argentina será sede del 6º Iberoamericano de EA, en marzo del 2009 y este Congreso fue un antecedente de lo que en el país se hace y hay en EA. Nosotros como CTERA vamos a participar en la organización", adelantó con orgullo Guillermo Priotto.

De todas formas, para que esta primicia se transforme en una verdadera buena noticia en dos años, será necesario sumar coordinadamente voluntad y esfuerzo de los gobiernos, los medios de comunicación, las empresas, el Tercer Sector y la comunidad en general. Un gran desafío.

Artículo recomendado: Educación Ambiental en los medios, en la política, en la religión: un largo camino

TEMA: Educación Ambiental




29.1.07

Educación Ambiental en los medios, en la política y en la religión: un largo camino

ComAmbiental entrevistó a Guillermo Priotto, Coordinador de la Carrera de Especialización en Educación Ambiental para el Desarrollo Sustentable (Instituto Marina Vilte-CTERA-U. Nal. Del Comahue).


Sin censura, brindó su visión crítica de cómo está la conciencia ambiental entre los diferentes sectores de la sociedad en la Argentina y de cómo se puede trabajar desde la labor educativa.

23.1.07

Vacaciones: sol, distención y ¿mucha basura?

El receso estival plantea para las autoridades gubernamentales, oportunidades y desafíos en la gestión de residuos. Por un lado hay menos basura en los centros administrativos, pero por el otro, los espacios turísticos reciben miles de visitantes, aumentando de igual manera el volumen de basura. Algunas ciudades ya lanzaron diversas campañas aunque no proponen cambios profundos ni ponen demasiado énfasis en la concientización.



Según Diario Hoy, en verano en Mar del Plata se recolecta 1.200 o 1.300 toneladas diarias de residuos -el doble o más que en invierno. Por ello, la municipalidad decidió aumentar la frecuencia de la limpieza, colocar más cestos, efectuar inspecciones y brindar un sistema de recolección diferenciado para los comercios gastronómicos que generen más de 20kg de residuos por día.

En tanto, los gobiernos de la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires comenzaron operativos conjuntos para controlar a los intermediarios en el proceso de acopio y reciclado de la basura, con el fin primero de lograr un ordenamiento fiscal más que ambiental.

El centro porteño, además, inauguró contenedores especiales por convenio entre el gobierno local, una de las empresas recolectoras y unos 300 cartoneros. El objetivo: que estos recuperadores urbanos tengan dónde depositar prolijamente los residuos que no les sirven, en lugar de ensuciar aún más las veredas según acusan los vecinos.

Otra acción loable es que en la Capital Federal se están remodelando unos 30 espacios verdes. Sin embargo, el diario La Nación sorprendió con la noticia "Queja vecinal por la suciedad en torno a las plazas cercadas. Los perros ensucian más las veredas". Como si la culpa fuese de las mascotas y no de sus dueños.

¿De quién es la responsabilidad de la limpieza?

Todas las medidas mencionadas parecen brindar soluciones paliativas, si se quiere "televisables", "de impacto" en lugar de estar pensadas en el largo plazo. ¿Por qué? Porque el problema fundamental está en los malos hábitos de consumo y convivencia que sólo pueden corregirse si esas acciones tienen su correlato en el campo de la educación.

Por ejemplo, en el caso de Mar del Plata, el funcionario entrevistado por el Diario Hoy admitió la complejidad de emprender un proceso de educación ambiental y dijo que la Universidad Nacional de Mar del Plata estaba colaborando en ello, sin especificar cuáles eran las actividades en concreto.

Tampoco mencionó nada acerca de separación de residuos, su reciclado o reutilización como propusieron en diciembre último unas 10 organizaciones sociales marplatenses, según difundió Prensa de Frente. El plan "consistiría en educar a la población instalando una planta recicladora que incluya la reutilización de los residuos orgánicos y los inorgánicos, y que ponga a los cartoneros y cirujas como empleados municipales para trabajar en esta tarea". El rédito sería doble: "la protección social a las personas que ahora viven en la basura y el manejo adecuado de los residuos peligrosos".

En la City porteña, la campañas educativas también están de vacaciones y los recursos se destinan sólo para organizar la limpieza y no para prevenir la suciedad. Todavía la ciudadanía no asume la responsabilidad que tiene de cuidar su entorno y NO ENSUCIAR, derivando reclamos en quienes no limpian eficientemente. Y los medios de comunicación parecen mirar para otro lado.

Vínculo relacionado: Campaña de recolección de tapitas. Reserva Natural del Pilar (Buenos Aires)

TEMAS: Basura


19.1.07

ComAmbiental en Vidapositiva.com Radio

Vidapositiva.com Radio entrevistó a Pablo Gavirati, uno de los creadores de ComAmbiental, quien brindó un panorama de lo que fue el 2006 en materia ambiental en la Argentina y resaltó la importancia de generar una conciencia ecológica.

En la noticia de la semana de Vidapositiva.com Radio, uno de los editores de este medio habló sin pelos en la lengua sobre las deudas ambientales del país y cómo fueron tratadas por los medios de comunicación, los funcionarios políticos, las ONGs y la opinión pública, en un año signado por el "Efecto Papeleras".

Dar mayor difusión y un adecuado tratamiento a los problemas ambientales es fundamental para formar una ciudadanía conciente "que demande la atención a estos temas", aseguró Gavirati. Ya que generar una conciencia ecológica en la comunidad contribuiría a que "el gobierno tome cartas en el asunto", promueva leyes de educación ambiental y políticas claras de producción limpia, entre otras medidas.

La conductora preguntó: "¿Cómo el ciudadano común puede parar la contaminación vinculada a las multinacionales, a lo económico, a lo redituable? ¿Hay alguna manera?" Ante esta inquietud, compartimos aquí el mensaje de audio completo.

TEMAS: Periodismo Ambiental

12.1.07

Frente al cambio climático, la voluntad es un recurso renovable

La editorial Kier organizó ayer la proyección de la película “An inconvenient truth” (La verdad incómoda), seguida de un debate junto a dos ecologistas que pertenecen al movimiento estadounidense Focus the Nation y su par argentino, Miguel Grinberg. El desafío planteado: Empezar por casa para modificar los hábitos.

Foto: de izquierda a derecha, Miguel Grinberg, Janis Roze y Amanda Bernal Carlo.


“La verdad incómoda” resume en formato documental la acción y las motivaciones del exvicepresidente norteamericano Al Gore por fomentar lo que no pudo por vías políticas: una forma de vivir más sustentable. Aunque en el país no estuvo mucho tiempo en cartelera y no trascendió al gran público, dejó su huella en la conciencia ciudadana.


En la jornada de ayer, las explicaciones basadas en datos científicos, las predicciones contundentes y las propuestas accesibles que dio Al Gore fueron bien recibidas por más de 200 personas reunidas en el Hotel Bauen Suite en la Ciudad de Buenos Aires.

Según el film, los avances en el desarrollo de tecnologías más limpias pueden mejorar las prácticas que causan el vertiginoso calentamiento global, sumado a que más gente está tomando conciencia de ello. Sin embargo, el principal obstáculo es todavía “la falta de voluntad política”, aunque recordó que por suerte “es un recurso renovable”.

De todas formas resta un camino largo. El modelo que Grinberg llamó “consumismo depredador” -“inmoral” según Al Gore- que posterga la protección ambiental o la coloca como antónimo de progreso, está muy arraigado en la sociedad sobre todo en los sectores de poder. La cita más elocuente es la de Upton Sinclair: “Es difícil lograr que una persona comprenda algo cuando su sueldo depende de que no lo comprenda”.

A pesar de esto, La Nación publicó el Verde, el color del año en el que un periodista de The New York Times opinó que "el hecho de mayor importancia de este año que termina fue que vivir y pensar 'en verde' -esto es, movilizarse por el desafío ambiental y de energía que enfrentamos en la actualidad- llegó al dominio popular". Una de las causas de esto fue, según el autor, "la espléndida película de Al Gore".

Algo similar parece haber sucedido en Argentina, por causa del Efecto Papeleras aunque todavía no puede decirse si es una verdadera conciencia a largo plazo. En el debate, se coló este mismo conflicto por la instalación de las Pasteras sobre el río Uruguay, los problemas ambientales de Zárate (Buenos Aires) por la industria papelera local y la central nuclear Atucha. También, las cotidianeidades que potencian el calentamiento global: excesivo transporte, uso de energías contaminantes y de electrodomésticos ineficientes.

“Estamos en una época de consecuencias”, repite Al Gore. Por ejemplo, el retroceso de los glaciares, la evaporación de ríos y mares internos. Esta última semana se agregaron noticias que esta semana fueron titulares: inundación torrencial en Tucumán, 2007 será el año más caluroso y otras catástrofes ya mencionadas en ComAmbiental.

De continuar como ahora... la ficción catastrofista puede quedarse corta. Por eso, los oradores coincidieron con el mensaje del documental, abogaron por “empezar por uno mismo”, sin esperar que el cambio provenga de otros. “Despertar” en cada uno una conciencia ambiental, como el estribillo de la canción final, para fortalecer los valores y los mecanismos democráticos, para construir entre todos un presente saludable para las futuras generaciones.

Vínculos relacionados:
Greenpeace
Fundación Vida Silvestre

SECCIÓN: Cambio climático


7.1.07

¿Cómo será la política ambiental del 2007?

Comenzó un año de elecciones políticas con desafíos ambientales pendientes y ComAmbiental desea conocer su opinión sobre la siguiente encuesta que puede encontrar en el menú del blog.

¿Usted piensa que el gobierno nacional va a aplicar una política ambiental de Estado en 2007?
1) Sí, porque tiene un verdadero compromiso con el medio ambiente.
2) Sí, porque le conviene para obtener réditos políticos.
3) No, porque habrá otras prioridades en un año electoral.
4) No, la política ambiental es solo un discurso sin hechos concretos.

Agradecemos también todos sus comentarios. Para nosotros conocer la realidad es conocer la opinión de la sociedad sobre el tema.

4.1.07

Un año especial para el ambientalismo

El 2006 dejó mucho que reflexionar para el movimiento ambientalista argentino. Fue sin dudas el año que mayor exposición pública tuvo la temática, consecuencia del "Efecto Papeleras" que significó la mediatización y la politización de algunas problemáticas de larga data. Al mismo tiempo, la situación real y concreta no mejoró. Para el 2007 hay un gran potencial para solucionar conflictos claves como la minería, el desmonte o la contaminación.

“Terminamos un año más en el que los problemas de fondo siguen sin afrontarse, en el que las estrategias se proponen sólo para el corto plazo y en el que, una vez más, hemos perdido la posibilidad de encaminar seriamente algunas de las tantas discusiones pendientes en materia ambiental”, criticó duramente al gobierno Greenpeace en un editorial reciente. La exigencia es, según su visión, que se cumpla con la palabra de que el ambiente es una política de estado.

Sucede que los políticos se están enfrentando con nuevas demandas de las que tienen poca experiencia para saber cómo responder: no se trata del corto plazo o los distritos electorales, sino de la planificación de un desarrollo sustentable para las futuras generaciones de la región. Con esta perspectiva, aquí analizamos una serie de temas que aparecieron en la consulta ambiental que ComAmbiental realizó en ocasión del Día del Medio ambiente, lo que sucedió este año y las perspectivas para el 2007.


BOSQUES:
Es uno de los temas más importantes. En diciembre, la Ley de Presupuestos Mínimos para la Protección de los Bosques Nativos que impulsa Greenpeace, entre otras organizaciones, fue aprobada en general pero no pasó el debate punto por punto. Los intereses en juego son grandes, en especial los de la fiebre sojera, un negocio que significa ingresos para pocos en poco tiempo; y en menor medida de pasteras y madereras. La ONG denunció la presión de diputados de Formosa, Salta y Misiones en contra de la ley.

"La norma establece diez criterios ecológicos y categorías de conservación que apuntan a planificar las actividades forestales, agrícolas y ganaderas evitando la fragmentación y degradación del bosque nativo y establece como prioritario cuidar a los bosques que actualmente ocupan y utilizan las comunidades indígenas y campesinas", explicó Greenpeace remarcando la vertiente tanto ambiental como social del proyecto.

Por su parte, la Fundación Vida Silvestre (FVSA) manifestó que es una buena oportunidad para un "debate serio y honesto". A su vez, opinó que "no debería tratarse de la misma manera al desmonte y al aprovechamiento forestal sustentable (...). Es deseable promover el aprovechamiento sustentable pero evitando poner restricciones a la actividad forestal en bosque nativo. En cambio, sí se debería evitar y controlar fuertemente la conversión de bosque nativo".

En definitiva, es un área clave porque repercute en graves problemáticas, tanto a nivel global, con el cambio climático, como regional, con la pérdida de la biodiversidad autóctona y los desequilibrios ecológicos que, según los especialistas, hacen más frecuentes y peligrosos los fenómenos de las inundaciones. Aquí puede observarse si la verdadera voluntad del gobierno es actuar con conciencia ambiental.

PLANIFICACIÓN URBANA:
El tema no aparecía en la agenda hasta que la construcción de grandes torres como en el barrio porteño de Caballito despertó el rechazo de los vecinos. Ellos denunciaron que una especulación inmobiliaria fomenta más viviendas "expulsivas" (sólo para familias con alto poder adquisitivo) sin tener en cuenta que la infraestructura para la distribución de electricidad, agua potable y cloacas no se amplía y entra en colapso.

Por otro lado, la contaminación sonora y la gestión de residuos son otros de los desafíos que las urbes deberán atender en 2007. Al respecto, ya se propuso descuentos en el peaje para los automovilistas que viajen acompañados y así disminuir el flujo y el ruido del tránsito vehicular. También la Ciudad de Buenos Aires dio luz verde a la Ley de Basura Cero, que predica la separación de residuos en origen y la participación coordinada de empresas, gobiernos, cooperativas de cartoneros y la comunidad para reducir paulatinamente la basura; propuesta que el ARI intenta trasladar al nivel nacional.

MINERÍA:
Las protestas contra la minería, después de la lucha del pueblo de Esquel, es una de las banderas del ecologismo de base, en especial en la región cordillerana. Si bien la temática volvió a la luz este año en gran medida por el Efecto Papeleras, los ambientalistas históricos saben que esta problemática tiene un potencial contaminante mucho mayor que cualquier pastera. En especial si se trata de minería a cielo abierto, con utilización de cianuro, generación de drenaje ácido y peligrosos mineraloductos, como es común en las empresas transnacionales.

En este tema es donde se descubre la mayor interna dentro del gobierno nacional. Por un lado, la secretaria de Ambiente Romina Picolotti trata de presionar para lograr mayores controles a la actividad. Por el otro, el poderoso Ministerio de Planificación, a través de la Secretaría de Minería de Jorge Mayoral, defiende los intereses de las provincias mineras, muchas de ellas con gobernadores exmenemistas, como San Juan o La Rioja, que participaron en la sanción del código minero con grandes beneficios para las empresas extranjeras.

La resistencia a estos negociados es mayor donde hay una actividad económica sustentable en juego, como es el turismo en Esquel o la producción de vinos en Mendoza. Pero más allá de eso, lo que el gobierno debería tener en cuenta es que los emprendimientos utilizan una gran cantidad de agua, que no solo hace casi imposible la producción agrícola tradicional, sino que pone en peligro la vida en zonas con un frágil ecosistema, en su mayoría semiárido.

ENERGÍA:
El tema energético está atravesado por la misma interna que la minería, o en realidad deberíamos decir que tal conflicto no existe, porque a pesar de que le correspondería, la secretaría de Ambiente no osó emitir opinión alguna sobre la política del sector controlado por Julio De Vido. Pero lo peor del caso es que el país está sumido en una grave crisis energética estructural, con una matriz compuesta en un 90% por hidrocarburos y reservas que solo durarán algunas décadas.

Una crisis que el gobierno no asume como el Ministerio de Planificación no planifica, sus acciones son a corto o mediano plazo, dirigidas a salvar las urgencias. Así se entienden todas las medidas tomadas por el gobierno, como seguir apoyando Yacyretá, la energía nuclear de Atucha II, la central de gas combinado y recientemente una ucina carbonífera. Se fomenta una energía no solo contaminante, que en muchos casos contribuye al cambio climático, sino no renovable. Por eso la crisis es profunda, y solo se resuelve fomentando a gran escala una verdadera alternativa con energías limpias y renovables.

En este aspecto, el de desarrollar una política energética sustentable, trabajan muy bien las ONGs. Greenpeace desde siempre propone aprovechar el potencial de viento que existe en la Patagonia, que por ahora solo se desarrolla en pequeña escala. FVSA presentó un plan para el ahorro de energía con medidas de eficiencia que involucra un buen uso de los electrodomésticos. El Taller Ecologista de Rosario propuso un novedoso proyecto de energía solar casera para el calentamiento de agua que los municipios pueden implementar. Será cuestión de que el gobierno los escuche y trabaje en serio por la energía del país y la región.

PAPELERAS:
Sin dudas, fue el tema más mediático del año, que llevó a las tapas de los principales medios por varios días una problemática ambiental. Esto trajo como consecuencia lo que desde hace meses llamamos en ComAmbiental "Efecto Papeleras", que incluye dos caras distintas:

-Por un lado, significa una mayor difusión de la temática ambiental. Muchos de los aspectos que se narran en esta misma nota tuvieron una cobertura mucho mayor que en cualquier otro momento histórico del país, como "rebote" informativo de la lucha de la Asamblea de Gualeguaychú. De alguna manera, esto construye una proto agenda ambiental que puede influir en la política del gobierno para solucionar los problemas.

-Por otro lado, sin embargo, esto conlleva una conflictiva mediatización y politización de los conflictos ambientales. Es decir que la constante comparación con la lucha contra las pasteras lleva a ciertas simplificaciones, e informaciones sin demasiada rigurosidad o profundidad para buscar el lado vendible del tema. A su vez, los medios tienden a ver solo el aspecto político o económico de un problema, dejando de lado la compleja perspectiva ambiental.

En resumen, del tema se habla más pero todavía no con la mirada ambiental. En este mismo sentido, ya en el caso particular de las pasteras del Río de La Plata, vemos como fenómenos preocupantes la nacionalización del conflicto por parte de la Asamblea Ciudadana, así como también una casi lógica militarización por el lado de Uruguay. La lucha ambiental supuso siempre una conciencia planetaria que poco tiene que ver con el patriotismo, y es peligroso que esto suceda.

A decir verdad, la posición del gobierno argentino está en la misma lógica que lo descripto. Se ocupó del tema cuando pasó a tener importancia política, y lo hace desde un discurso de la soberanía nacional. Si esto no fuera cierto, no se entendería como todavía no se implementó un plan de producción limpia para la industria papelera argentina, como presentó Greenpeace. Es este el debate que debería saldarse si es que, como suponemos, el país va a seguir consumiendo papel como en el resto del mundo.

CONTAMINACIÓN HÍDRICA:
La degradación de los cursos de agua es un serio problema que pone en peligro la vida del planeta. Como toda problemática ambiental existe un alto grado de interconexión con otros conflictos, y en nuestro país esto es notoriamente visible con las pasteras y las mineras. Igualmente, toda empresa que no actúe en forma responsable con el medio puede generar un gran daño en los cursos de agua, como se puede ver en el Riachuelo y el Reconquista, los ríos más contaminados del país que reciben los desechos de distintas industrias de Buenos Aires.

En este sentido, una de las noticias más importantes del año, no solo a nivel ambiental, fue el fallo inédito de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que obligó a los gobiernos nacional, provincial, porteño y municipales a sanear el Matanza-Riachuelo y atender la salud de los habitantes de la cuenca. En el proceso, la FARN tomó la voz de las asociaciones ambientalistas, tratando de hacer cumplir la medida judicial.

En este punto puede observarse también que hablar de ambiente sano no significa descuidar los aspectos sociales sino todo lo contrario, porque la contaminación ataca a los sectores más vulnerables. Pero la crítica mayor que puede hacerse fue que justamente la medida se tomó luego de la intimación de la Corte. Prueba de esto es que todavía no se tomaron medidas para recuperar la segunda cuenca más contaminada y reclamada del país: el Reconquista.

Perspectivas para un año electoral

Frente a este panorama: ¿El 2007 será un año de elecciones donde los problemas clave podrán empezar a solucionarse o más bien solo serán atendidos los temas más populares y con rédito en las urnas? Todavía no es posible saber si dentro del gobierno ganará una verdadera política ambiental basada en un sincero compromiso o si solo se tratará el tema desde el discurso para atender a las nuevas demandas. ¿Existirá el ekologismo?

De todas formas, no hay que dejar de lado que, en buena medida, así funciona la política. Allí puede buscarse un balance positivo del año, con la mayor difusión de la temática y la primera marcha ambiental a Plaza de Mayo. En ese sentido, es también tarea del periodismo fomentar una opinión pública con conciencia ecológica, es decir, que esté informada de las consecuencias de no actuar en armonía con el medio ambiente. Desde el Estado, sería importante fomentar la educación ambiental así como dialogar más con el tercer sector.

Y desde el gobierno lo que se debería entender es que el desarrollo sustentable no se trata de una cuestión superflua, sino que implica parámetros ambientales, sociales y económicos de largo plazo, que ninguna buena política puede dejar de observar. Este artículo intentó hacer un recorrido por los principales desafíos del año próximo, en gran parte compartidos con las organizaciones ecologistas. Ya con meses de experiencia, el 2007 será un buen año para evaluar la gestión de Picolotti.

TEMAS: Política ambiental , Periodismo Ambiental