28.7.10

Energías renovables: la producción de hidrógeno

En el marco de las V Jornadas de Capacitación Ambiental Metropolitana —que tuvieron lugar los días 28, 29 y 30 de junio en la Ciudad de Buenos Aires—, se realizó en el ITBA la jornada “Tecnologías y ambiente”. Las dos charlas inaugurales giraron en torno a la sustentabilidad de las nanotecnologías y de la energía en base a hidrógeno.



El primer expositor fue el licenciado Ricardo Lauretta con su ponencia “Utilización de hidrógeno como energía alternativa”. En dicha exposición, se plantearon puntos clave para la comprensión del problema que suscita el crecimiento de las ciudades y su impacto en el medioambiente en relación a su alto consumo de energías no renovables.

15.7.10

Glaciares: Diputados aprobó el proyecto Bonasso- Filmus sin el FpV

En medio de una ola de frío polar, la Cámara de Diputados aprobó por 129 votos contra 86 el proyecto de Ley de Presupuestos Mínimos para la Preservación de Glaciares y Ambiente Periglaciar del diputado Miguel Bonasso, que incorporó algunos artículos del proyecto que venía con media sanción del Senado. A pesar de que la noticia del día era el acuerdo alcanzado con el senador Daniel Filmus, el bloque oficialista no acompañó la iniciativa de consenso pero aseguró a través de su jefe de bancada que el poder ejecutivo no vetará la Ley que salga del Congreso.

La discusión principal de la sesión que duró más de 9 horas versó sobre el concepto de "ambiente periglaciar" presente en artículo 2, que incluye los suelos congelados integrados en el ecosistema del glaciar, en donde hoy se estarían desarrollando emprendimientos mineros. A su vez, se puso énfasis en que el Congreso Nacional tiene la facultad de sancionar esta ley de presupuestos mínimos, que sienta las bases de protección que deben cumplir todas las provincias, a pesar de las leyes que algunas sancionaron esta semana.


Historia de un consenso. Hasta hace unas semanas, el panorama se había definido según la sesión conjunta de las comisiones de Recursos Naturales y de Minería de Diputados. En esa reunión, se había aprobado un dictamen de mayoría del diputado Bonasso, con el apoyo de la mayoría de los bloques opositores, que era una copia de la Ley 26418 de Maffei vetada por la presidenta Cristina Fernández. Por su parte, el dictamen de minoría era el que apoyaba la media sanción del Senado, que había firmado Filmus, del Frente para la VIctoria.

Sin embargo, luego de haberse cruzado duramente en un debate televisivo, en los últimos días hubo un acercamiento el lunes entre los presidentes de la Comisión de Recursos Naturales y Ambiente de Diputados y Senadores. El acuerdo entre Bonasso y Filmus buscó lograr un proyecto de consenso integrando los aspectos más positivos de cada uno, pero en el tratamiento sobre tablas los legisladores oficialistas no acompañaron esta iniciativa. Sí lo hicieron algunos bloques aliados del kirchnerismo, como el de Nuevo Encuentro.

Bonasso argumentó a favor del nuevo proyecto al decir que "protege más las fuentes de agua" al combinar lo mejor de los dos proyectos: por ejemplo, se incorporó la explicitación de que el glaciar es un "bien de carácter público" y se incluyó a los glaciares de mediana y baja montaña. Por otra parte, se mantuvo la definición del concepto de ambiente periglaciar, que incluye no solo los glaciares de escombro sino también al "área con suelo congelado que actúa como regulador del recurso hídrico". Así, el artículo 2 tendría luego una votación más ajustada, con 114 votos positivos.

Cuando todo parecía indicar una sesión más armoniosa, el jefe de la bancada oficialista Agustín Rossi celebró el acercamiento pero planteó una moción de orden para suspender el tratamiento por 15 días por pedido de diputados de su bloque. "Yo no tengo por qué hacerme cargo de los problemas internos del Frente para la Victoria", expresó Bonasso para rechazar este planteo. Hacia el final de la sesión, Rossi rechazó de plano el acuerdo por falta de tiempo, aunque aseguró que la presidenta le había comunicado que no vetaría ninguna ley que saliera del Congreso.

Proyecto de País. Las discusiones en la Cámara de Diputados se centraron en la consideración sobre la minería a cielo abierto, a pesar de que algunas intervenciones pedían "no mezclar" las cosas. Para los detractores del proyecto votado, se pueden preservar los glaciares como fuente de agua dulce sin afectar los intereses de las mineras. Para los impulsores, como la diputada Fernanda Reyes, fue el veto de la presidenta quien introdujo a la actividad minera en una ley que apunta a defender el agua.

Durante la sesión, los diputados del Frente para la Victoria de San Juan manifestaron que el proyecto aprobado es una condena al atraso. Según este discurso, se estaría volviendo al unitarismo donde se entrometen en los asuntos propios de cada provincia, que son los primeros interesados en proteger las aguas en una región semidesértica. El diputado Juan Carlos Gioja llegó a decir que con la minería "se usa el agua, se purifica y se vuelve al río"; también se defendió el uso del cianuro, aunque se acaba de prohibir por la Unión Europea.

Sin embargo, los defensores del proyecto aprobado justificaron la potestad del Congreso de la Nación de determinar los presupuestos mínimos en materia ambiental porque se trata del "agua de todos los argentinos". Además, criticaron la sanción de "leyes express" de glaciares por parte de las legislaturas provinciales que serían muy permisivas con las empresas mineras. En la última semana, aprobaron normas Jujuy y La Rioja, y ayer mismo horas antes del debate, fue la provincia de los Gioja la que sacó su ley.

Durante la larga sesión en la Cámara de Diputados, quedó pendiente profundizar sobre el modelo de desarrollo que se quiere, el proyecto país que se acompaña, porque los intereses de la mega minería van más allá de lo que esta ley de glaciares puede tocar. Pero también es atendible el discurso final de Rossi, donde llamó a discutir "si le decimos no a la minería, cuál es la alternativa que ofrecemos" porque "es más cómodo preservar lo que está lejos". Sin dudas, es cierto que resulta imprescindible planificar el desarrollo regional del interior del país.

El futuro de la Ley. "Me comuniqué con la presidenta, y le pidió que le transmitiese que cualquiera sea la decisión no va a vetar el resultado que tome el Congreso de la Nación", expresó también Rossi. Con esas palabras, intentó defender al gobierno de la denuncia con connivencia y tráfico de influencias con la minera Barrick Gold, luego de que Fernández apareciera fotografiada junto con el presidente de la compañía, Robert Munk, durante su viaje a Canadá.

"No cumplieron el acuerdo", se quejó a su turno Bonasso, quien se lamento por haber perdido la oportunidad para un "acuerdo histórico". Igualmente se incluyeron los cambios generados por consenso con Filmus, quien se comprometió a apoyar el proyecto en el Senado, donde volverá la discusión luego de que se complete la media sanción de hoy. Sin embargo, la perspectiva no es tan buena, porque allí las provincias tienen más poder y está claro que el Frente para la Victoria tiene un franco abierto donde se juegan muchos intereses, no solo los de preservación de glaciares.

Para más información, ver los reportes de NCN y Parlamentario.

5.7.10

Vicente López en defensa del Verde

La lucha de los vecinos de Vicente López que se oponen a la construcción del "Vial Costero" llegó en los últimos días a uno de sus puntos más altos. Las escenas de tensión recorrieron varios medios, cuando la policía reprimió a quienes defendían al "Bosquecito" del Paseo de la Costa frente a las topadoras que marcaban el camino de la controvertida obra financiada por el gobierno nacional.



El conflicto socioambiental tiene una gran carga de rebelión cultural, como quedó demostrado ayer en el II Festival artístico "Por el Río". Es que el Bosquecito fue plantado por los vecinos en una jornada de concientización ecológica promovida hace 15 años por la propia Municipalidad de Vicente López, la misma que hoy quiere destruirlo para promover un gran negocio inmobiliario.


Una historia de contradicciones. El Vial Costero se remite a las vísperas de la Navidad del 2004, cuando el Consejo Deliberante aprobó la modificación del código de construcción del Partido, según recapituló uno de los organizadores. Dos años más tarde, también se modificó la línea de ribera para permitir construcciones más cercanas al Río de La Plata, y luego hubo un convenio entre la Provincia de Buenos Aires y el Municipio.

"Quieren convertir esto en otro Puerto Madero", se quejó uno de los vecinos que se acercó ayer al Paseo de la Costa. "A lo que queda del Paseo", acotó otro, porque lo cierto es que este espacio verde ya no es el mismo del que fuera proyectado para toda la comunidad, cuya construcción comenzó en 1999, siguiendo las bases del proyecto ganador de un concurso del año 1993.

El origen del Bosquecito fue recuperado por los vecinos, al enviar a los medios un aviso de 1995 en la que la Municipalidad llamaba a la comunidad a "una gran plantada de árboles" en memoria de los ex-combatientes de Malvinas. Otro antecedente puede incorporarse: la ampliación de la autopista Panamericana, que generó la protesta de la comuna en la década de 1990 porque la obra ponía en peligro los árboles que estaban en las laderas.

Increíble o no, todas las ideas y vueltas sucedieron durante el mandato de un mismo intendente, Enrique "Japonés" García, quien ya superó las dos décadas en el poder. De hecho, en una entrevista del 2007 a La Nación, García explicitó que su principal obsesión en este sexto mandato es la costa: "Vamos a hacer también algo muy parecido a Puerto Madero. Haremos un shopping, un polideportivo, una nueva estación ferroviaria, hoteles cinco estrellas".

De hecho, según denunció a InfoBan el concejal Walter Rojas (Bloque SI), presidente de la comisión de Ecología de Vicente López, por las obras del Vial Costero se está inclumpliendo la ordenanza 71/94. La misma prohibe la tala en el partido y remite justamente al tiempo de la ampliación de la Panamericana, cuando el intendente encabezó la protesta y llegó a atarse a uno de los árboles, que finalmente fueron transplantados.

Los espacios en disputa. Entre los argumentos de los vecinos, uno de los principales es que Vicente López cuenta con una proporción muy baja de espacios verdes: la Organización Mundial de la Salud establece diez metros cuadrados por habitante, una cifra que el Municipio no alcanza, más aún si se limita el Paseo de la Costa. Por eso, señalan que el cambio de actitud de García tiene que ver con que existe un gran negocio inmobiliaria en la costa.

El Vial Costero es una avenida de cuatro carriles que ocuparía unos 30 metros de ancho a través de todo el partido de Vicente López, unas 40 cuadras en paralelo a la Avenida Libertadores. Las agrupaciones vecinales advirtieron que no serviría para facilitar el tránsito, ya que no tendría continuidad con la Ciudad de Buenos Aires y con el Partido de San Isidro, sino que se limitaría a desagotar a la nueva población que viviría en las torres de la zona, "cortando al medio al Paseo de la Costa".

Pero este espacio verde no es lo único que está amenazado por el Vial Costero, que ya lleva unos 800 metros construidos. Según destacó hoy Página 12, existen cien familias del barrio El Ceibo que están en el trazado de la avenida, quienes tienen derecho sobre el terreno ocupado. También corre peligro el campo de deportes municipal número 3, donde se encuentra una pista de bicicross, que había protagonizado ya la sección "Proteste Ya" de CQC en el año 2008.

La situación actual es de tensión permanente, porque existe un campamento de resistencia frente al avance de las obras viales, con la posibilidad de una nueva intervención policial. En el medio, por supuesto, hubo repercusiones políticas, con las declaraciones de la presidenta Fernández quien llamó a "no poner palos en el camino del progreso", y la participación en los negocios de Carlos de Narváez, hermano de Francisco. Hoy la protesta cuenta con el apoyo multipartidario de Proyecto Sur y la Coalición Cívica.

Ante esta situación, la semana pasada se cursó una acción de amparo, patrocinada por la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas y la Fundación Ambiente y Recursos Naturales, que todavía no encontró respuesta de la Justicia. Las principales demandas ante los gobiernos local, provincial y nacional tienen que ver con las irregularidades en la evaluación de impacto ambiental, como la falta de una instancia de participación ciudadana para decidir el destino del espacio público.

Para más información, ver el blog de Unidos por el Río en Vicente López.