30.3.10

¿Solo una Hora para el Planeta?

Pasada la campaña de La Hora del Planeta, que se celebró en nuestro país con foco en el obelisco, es momento de hacer un balance de esta iniciativa. Para la Fundación Vida Silvestre Argentian (FVSA), punto local de la iniciativa global de la WWF, se trató de dar un mensaje de unión en todo el mundo para concientizar a los gobiernos, las empresas y los ciudadanos sobre la gravedad de la problemática.

Por su parte, las críticas apuntaron a diferentes aspectos, como diluir la responsabilidad de los verdaderos reponsables y, principalmente, ser solo una campaña de comunicación que habría servido para "reverdecer" la imagen del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Un vocero de este gobierno, en diálogo con ComAmbiental, mencionó que la actividad debe ser entendida como un llamado de atención y que la Ciudad es la única en el país que tiene un plan de lucha contra el cambio climático.

28.3.10

Hora de prender una vela por nuestro Planeta

Como un ritual posmoderno, cientos de personas se acercaron al obelisco para celebrar La Hora del Planeta, el evento global organizado por la WWF que tuvo su capítulo local gracias a la Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA), en alianza con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Cuando a las 20.30 las luces del monumento se apagaron por sesenta minutos, las velas ardieron en protagonismo ante la mirada reflexiva de los presentes.



Por supuesto que muchas críticas pueden realizarse a esta iniciativa, pero un aspecto positivo debe remarcarse. Luego del gran fracaso que significó en diciembre del año pasado la Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático en Copenhague, el acontecimiento de ayer, que contó con el protagonismo de la sociedad civil, pone una luz de esperanza en la oscuridad del problema al que muchos contribuimos: el consumismo.


Glocalización. "La idea en esta hora es concientizar a la gente, a los gobiernos y a las empresas que entre todos podemos hacer algo para que esto cambie", expresó ante ComAmbiental Martín Font, responsable de Comunicación de la FVSA. Otras ciudades se sumaron este año: La Plata, San Fernando del Valle de Catamarca, Santa Fe, Rosario, Mendoza, Bariloche, Simoca (Tucumán) y Ushuaia estuvieron desde la partida apagando monumentos simbólicos y difundiendo la propuesta.

La iniciativa dio su primer paso hace tres años en Australia y este año ya participaron más de 120 paises: "No importa en qué país vivís, porque todos vivimos en el mismo PLANETA", fue una de las consignas de la campaña. “La Hora del Planeta es la oportunidad para que la comunidad global exprese, en una sola voz, su preocupación por el cambio climático”, sintetizó el director ejecutivo de LHP, Andy Ridley.

En casa. Para la Fundación Vida Silvestre, "el hecho de apagar la luz durante una hora NO tiene como objetivo ahorrar energía. Es un acto simbólico, que genera un espacio para pensar en el Planeta y en las consecuencias del accionar humano". Según informó Font, este año se registraron casi 20 mil personas en Argentina: "La idea es que la gente se prenda, que se dé cuenta que estamos consumiendo nuestro mundo, que es uno solo y que hay que cuidarlo con cada una de las acciones que uno pueda".

Entre los muchos tips que se pueden hacer en familia, se mencionó cambiar las lámparas comunes por las de bajo consumo, pero en general el ahorro se puede aplicar también al cuidado del agua, ya que todo está conectado. "Estamos haciendo un uso excesivo de los recursos naturales, en este momento necesitaríamos 1,3 planetas para poder cubrir el consumo que hacemos", agregó el representante de FVSA.

Participación con opinión. Muchas familias se acercaron a disfrutar de las velas encendidas, como el caso de Elizabeth quien le contó a ComAmbiental: "Nos gustó, es una forma de enseñar a los chicos". "Hicimos más las personas comunes que las empresas, nosotros hicimos remeras para los chicos en el jardín para que tomen conciencia pero parece que ellos prefieren tener su cartel iluminado que colaborar", criticó Hernán a las publicidades que siguieron brillando por su no-ausencia.

La red social Facebook fue uno de los espacios privilegiados donde los interesados pudieron difundir la propuesta, aunque el balance para los internautas fue agridulce ya que no vieron la convocatoria que hubieran esperado. Federico González fue uno de quienes comentó en nuestro espacio en ese sentido: "Hubo mucha falta de comunicación, pero enseguida se va a dar cuenta la gente".

Difundir la esperanza. En general, también en el Obelisco quienes más participaron fueron "los convencidos", es decir, quienes ya están concientizados sobre la problemática ambiental. Para que la campaña logre el objetivo de sumar voluntades, en un tema tan complejo de resolver como es el consumismo, hará falta sin dudas el compromiso mayor de la comunicación y de la educación en los niveles formal e informal.

"Apaga la luz, enciende la esperanza", con esta consigna se difundió la convocatoria de La Hora del Planeta. "Prendéte al apagón", fue otro de los lemas que indicaba que en todo el mundo se iba a utilizar menos electricidad para darle un respiro a nuestra atmósfera: un gesto simbólico de preocupación que debería encaminarse hacia una mayor ocupación sobre el tema.


Ver también el artículo de opinión:
"¿Solo una Hora para el Planeta?".

24.3.10

Memoria: Derecho a un Ambiente Saludable

Por Eduardo Soler

Hoy nos encontramos conmemorando un nuevo aniversario de la peor Dictadura Cívico- Militar que sufrió la Argentina, iniciada un 24 de marzo de 1976. Por eso es el Día Nacional de la Memoria, como homenaje a los 30 mil desaparecidos del terrorismo de Estado, pero también por otros actos que están cercanos a ser crímenes de lesa humanidad, como la instauración de un modelo de exclusión social que subsiste hasta la actualidad.

En su libro "Memoria Verde, historia ecológica de la Argentina", Antonio Brailovsky y Dina Foguelman invitan a pensar en el concepto de "fases de desarrollo", como "etapas de organización en las que el modelo de país difiere sustancialmente una de la otra". En dicha obra de 1991, indicaban que nos encontrábamos en la etapa de "modernización periférica", comenzada justamente en 1976, y que hoy podemos pensar en su continuidad.


Por supuesto, mucho ha cambiado, y justamente en una carta por el día de la Memoria, el premio nóbel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, describe los avances en la política de derechos humanos, pero señala que ello es patrimonio del pueblo y no de un gobierno. Así, el presidente de SERPAJ (Servicios de Paz y Justicia) asegura en una carta abierta que "la lucha por los derechos humanos no es algo de un pasado acotado, son parte integral del presente".

En uno de los pasajes, el SERPAJ se pronuncia:

"Cuestionamos la continuidad de un modelo de concentración de la riqueza y saqueo instaurado por la dictadura militar (...). No podemos olvidar los graves problemas que el pueblo debe enfrentar, como son los emprendimientos mineros a cielo abierto, a manos de grandes corporaciones transnacionales que no sólo disponen de prebendas extraordinarias, también contaminan el agua y afectan la salud de nuestros pueblos. El veto presidencial a la ley de protección de los glaciares, ilustra esta complicidad.
La permisividad con la devastación de los recursos naturales no renovables, así como el apoyo a un sistema agroalimentario que ha perdido diversidad y soberanía alimentaria, con el consiguiente encarecimiento de los alimentos de consumo popular, contribuye al empobrecimiento. Un devastador proceso de expansión de las fronteras agropecuarias para atender a los mercados externos, ha destruido montes y bosques nativos, y expulsado y despojado a campesinos y pueblos originarios de sus tierras".

En Memoria Verde, se plantea que el modelo de 1976, en realidad, "vuelve a pensar en un país agroexportador" y considera que ya en esa época se produce el proceso de "modernización agraria", que no es más que la "introducción de la soja" a la par de un "proceso de concentración". Sabemos que con el menemismo se acentuó esta tendencia, con la soja transgénica y la minería trasnacional de exportación, en lo que Maristella Svampa denomina para la Argentina de hoy un "modelo extractivista".

Por ello, en la conferencia de prensa en el Congreso contra la mega-minería, muchos expresaron su preocupación de que los derechos humanos se refieran sólo a las víctimas de la Dictadura. Así, para la socióloga Norma Giarraca hoy debemos decir: "Basta de represión por la lucha por la tierra, el agua, los cerros mineros. Basta de indígenas, campesinos muertos y gente de todas las edades salvajemente golpeada, criminalizada. Vinculemos la lucha por los derechos humanos de ayer y las de hoy".

Y por ello la Asamblea El Algarrobo de Andalgalá manifestó hoy:
"Es necesario después de saber decir DERECHOS HUMANOS, saberlos poner en práctica, saber que los derechos humanos no pueden ser sólo parte de un mismo discurso por años, saber que los derechos humanos también alcanzan a la necesidad de salida urgente de la pobreza e indigencia, que estos también amparan el derecho legítimo de cada pueblo a vivir en un medio ambiente sano con aire y agua pura. A los derechos humanos se los pone en práctica, se los hace carne y realidad en acción directa al pueblo".

Por otra parte, Yiyo Galíndez de la Asambla SocioAmbiental de Catamarca, había denunciado en medios locales que uno de los representantes de Minera Alumbrera, figura como agente informante entre 1976 y 1980 en la Universidad Nacional de Tucumán. Según el comunicado, la empresa contaminante estaría acogiendo "en su seno representativo y operativo, a gente vinculada directamente al terrorismo de Estado durante la Dictadura Militar".

No sería la primera vez que se une contaminación con represión, ya que en la localidad jujeña de Ledesma sucedió la "Noche del Apagón", como se recuerda la cruel represión vinculada con la empresa azucarera, en la que terminó desaparecido el intendente del pueblo. En el 2005, su esposa Olga Arández murió de "bagazozis", luego de luchar por la memoria de su marido y contra el ingenio por emisión de contaminantes por desechos de caña de azúcar, que terminó con una orden judicial para el saneamiento de la industria.

Por ello, el año pasado la Unión de Asambleas Ciudadanas expresó durante su reunión en Jujuy: "Derechos Humanos y derechos a un ambiente sano van de la mano. Ledesma viola ambos derechos hace un centenario". Y el comunicado agregó: "Minería a cielo abierto, monocultivos (de soja, caña, maíz, etc), agrocombustibles, contaminación urbana y criminalización de la protesta fueron los temas centrales en la discusión, como manifestaciones concretas de un mismo modelo hegemónico".

Claro, por fortuna no todo sigue igual, y aunque la criminalización de la protesta es un peligro que debe cuidarse, la vida en democracia permite organizar las demandas en defensa de los derechos ambientales, consagrados en la Reforma Constitucional de 1994. Así lo expresó Silvana Buján, miembro de la RENACE, en un seminario sobre cultura sustentable: "Debemos aprovechar que estamos en una democracia que permite hacer muchas cosas", a través de la movilización y de las demandas judiciales.

Queda, por lo tanto, mucho por hacer, pero también un camino posible que transitar: para ello se hace necesario apuntar al corazón del modelo extractivista, que produce el saqueo y la contaminación de los principales bienes naturales, entre ellos el agua dulce, del que esta semana también celebramos su día. Porque el derecho a un ambiente sano es uno de los principales derechos humanos, y también es una forma de darle derechos a la madre naturaleza.

21.3.10

“La crisis del agua es la crisis de la vida”

Diferentes actividades se desarrollan en torno al 22 de Marzo, Día Mundial del Agua. Este año, la ONU le dedica especial énfasis a la calidad, impulsando a que los gobiernos asuman medidas para prevenir y remediar la contaminación de los cursos hídricos.



En la Argentina, proteger la calidad del agua implica tratar varias deudas ambientales pendientes. Solo por mencionar algunas: sanear cuencas como el Matanza-Riachuelo, promover la pesca sustentable, salvaguardar los glaciares y los humedales e impulsar el tratamiento de los efluentes industriales y cloacales, entre otras.

20.3.10

El desafío de (re)crear la cultura ambiental

¿Existen propuestas de gestión creativa para el medioambiente? Esta pregunta se encargó de responder el seminario "La cultura de la sostenibilidad", organizado por el Centro Cultural de España en Buenos Aires (CCEBA) la semana pasada. En ella participaron numerosos expositores organizados en tres jornadas: Bases teóricas y metodológicas, enfoques temáticos y propuestas creativas.



"La creatividad se tiene que fundar en los aspectos teóricos", sostuvo Marina Mantini, coordinadora científica del Programa de Excelencia en Gestión Cultural del CCEBA. En este artículo, algunos de los pensamientos que circularon en tres días donde se pudo trabajar las ideas de la sustentabilidad, aún con las dificultades de que la dimensión cultural que puede ser minimizada a lo artístico o fragmentada de la gestión integral.


Pensamiento crítico. "Hay que analizar las contradicciones de los mensajes y de las acciones", expresó durante la primera jornada Héctor Sejenovich, economista ambiental. Para la bióloga Dina Foguelman: "Es muy difícil tener una postura equilibrada" y por ello explica que ha prevalecido un "discurso catastrofista" porque "si sos ecologista no podés tener un discurso tibio, te vas al extremo para generar un consenso sobre la existencia del problema".

A esta visión, el investigador español Ignacio Santos contrapuso la postura expresada en el libro "Cómo vivir bien sin cargarnos el planeta" y fundamentó que "el 75 por ciento de la huella ambiental se basa en elecciones individuales". Por su parte, el escritor Antonio Elio Brailovsky se encargó de diferenciar estas cuestiones prácticas de las cuestiones críticas: "son temas de derechos humanos y tienen soluciones sociales, requieren que nos arremanguemos como ciudadanos".

La periodista ambiental Silvana Buján se encargó a su turno de destacar que tenemos anteojos que no nos permiten observar la realidad problemática en la que estamos sumergidos: "Veamos que estamos viendo mal". Y agregó: "Me preocupa la patita de los anteojos que dice ¨soy un simple ciudadano, no puedo hacer nada¨. Un militante con argumentos tiene mucho poder. Debemos aprovechar que estamos en una democracia que permite hacer muchas cosas".

Cultura, Arte, Diseño. "El artista tiene el rol de ser perturbador, puede serlo a través de la responsabilidad o también de la belleza". Esta fue la declaración de principios de Fernando Farina, uno de los impulsores de la "Bienal del Fin del Mundo", en donde uno de los artistas, luego de proponer con ironía "dinamitar el glaciar para que los turistas se lleven la foto que buscan" terminó por "rendirse ante la imponencia del glaciar".

Una de las charlas que dejó un pasivo bastante importante fue la de Eduardo Araújo, que presentó la Ciudad del Saber de Panamá. Aunque el título de la charla era la "gestión cultural del medioambiente", la planificación ambiental fue por un lado y la estrategia cultural por otro, en la cual a su vez no quedó plasmada la frase "hay muchos más productores culturales que artistas".

Por su parte, una de las presentaciones más sugerentes fue la que ofrecieron los integrantes de Diseño Sustentable. En ella Rodrigo Valdivieso explicó que en el proceso de diseño se juega buena parte del impacto que puede generar un producto y enfatizó que se trata de pensar todo el ciclo, incluido el transporte y el uso, no solo el momento del reciclado, que es lo único que se suele tener en cuenta.

Cultura y Ambiente. Mantini se encargó de hacer un balance provisorio del seminario, que se entrelazó con su proyecto de investigación "La dimensión cultural en los problemas ambientales como herramienta de cooperación al desarrollo". "La nueva cultura de la sostenibilidad debe caracterizarse por un entendimiento común (...) que ofrezca los criterios mínimos posibles para hacer converger las elecciones en la dirección de sostenibilidad ambiental y dejar abierto el máximo espacio posible a las diferencias entre las ideas y sus interacciones", destaca uno de los párrafos principales.

En definitiva, se trata de reflexionar en la importancia de lo cultural en la definición de los conflictos socioambientales, como quedó plasmado en un documento de la Carta Cultural Iberoamericana. Y a su vez incorporar esta dimensión en la planificación para la resolución de estas problemáticas, en donde también "el proceso es un fin" donde la gestión cultural, para Mantini, debe abarcar conocimiento, experiencia y goce.


Fuente de la imagen: Centro Cultural de España en Buenos Aires.

17.3.10

Megausina de carbón: energía que oscurece

La semana pasada, miembros de Greenpeace aparecieron en El Calafate con carteles que protestaban "Carbón o Glaciares". Lo hicieron cuando la Presidenta de la Nación participaba de la apertura de sobres para la construcción de la línea de transporte eléctrico de alta tensión Pico Truncado-Río Gallegos-Río Turbio.



Esta obra es la que justamente acompaña la polémica megausina de carbón que se está construyendo en Santa Cruz. Se la fomenta a contramano de las tendencias mundiales que promueven las energías limpias a fin de disminuir los gases que generan el cambio climático.

16.3.10

Andalgalá llegó al Congreso

Integrantes de la Asamblea El Algarrobo de Andalgalá, junto a intelectuales, ONGs y diputados, se presentaron hoy en una sala del Congreso de la Nación para hacer escuchar sus demandas por el conflicto con la minera Agua Rica. Entre las acciones planeadas, se realizarán juicios políticos al intendente de dicha localidad catamarqueña, ministros del gobierno provincial y las autoridades judiciales que son responsables de la represión de hace un mes.



Además, Arturo Flores, uno de los voceros de la Asamblea de Autoconvocados de Andalgalá, informó que se presentó un proyecto de ordenanza para prohibir la minería a cielo abierto en el departamento. A su vez, su hermano Aldo, se mostró confiado con esta iniciativa, pero escéptico ante el plebiscito que aprobó el Concejo Deliberante, ya que "es un peligro porque pueden aumentar las presiones contra los vecinos".


Acompañamiento político. La convocatoria estuvo organizada por siete organizaciones sociales, como la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas (AAdeAA), el colectivo Voces de Alerta y la ONG Conciencia Solidaria. Detrás de la mesa principal, acompañaban de pie distintos diputados nacionales, como la mayoría del interbloque de Proyecto Sur, SI y Libres del Sur, y representantes del Partido Socialista y el ARI en la Coalición Cívica.

Ante la demanda del público presente, los legisladores aseguraron que darían un nuevo impulso parlamentario a las leyes que buscan prohibir la mega minería a cielo abierto. Además, destacaron que se trata de una lucha que no puede llevar adelante un solo partido, sino que necesita del trabajo en conjunto, por lo que quedó abierta la posibilidad de un acuerdo político sobre la temática minera.

"Tenemos planteado ya un proyecto de ley que deroga el código de minería, nos podemos inspirar en las 6 provincias que ya prohibieron la actividad a cielo abierto", expresó Jorge Cardelli de Proyecto Sur. A su turno, la diputada Fernanda Reyes de la Coalición Cívica recordó que hace dos años presentaron un proyecto para reformar la ley de inversión minera, pero que la Comisión de Minería que integra "solo quiere hablar con los empresarios".

Victoria Donda, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, expresó que va a acompañar los pedidos de juicio político y lamentó que mientras el gobierno se apropia de la bandera de los derechos humanos permite la represión de niños. Estuvo también presente Marta Maffei, diputada de mandato cumplido que presentó la ley original de preservación de glaciares, quien llamó a utilizar todos los instrumentos para despertar al pueblo argentino.

Voces de apoyo. El encuentro tuvo la presencia del premio Nobel Adolfo Pérez Esquivel, quien manifestó: "Hay que ver la situación estructural de todo esto. Aquí hay muchos diputados, quiero pedirles que elaboren una nueva ley de minería que evite el saqueo". A su vez, la investigadora Maristella Svampa planteó: "Nos sigue costando mucho meter el tema en la agenda pública. Andalgalá es un caso testigo, convive con una mina hace 13 años. Ellos ya tienen la experiencia".

"Este 2010 podemos festejar otro Bicentenario, porque es además el año de la Biodiversidad", expresó Norma Giarraca, una de las impulsoras de Voces de Alerta, y llamó a hacer redes, convocando también a Carta Abierta para formar un "escudo humano que pare la represión en el interior del país". Además, festejó la presencia de los asambleístas en el Congreso: "Los gobernadores empiezan a preocuparse cuando el tema llega al corazón de la democracia".

Por su parte, consultado por ComAmbiental, Enrique Viale (AAdeAA) manifestó que los pedidos de destitución y juicio político "se van a presentar ya". Y puntualizó que en el caso del intendente de Andalgalá José Perea se presenta en el Concejo Deliberante, para el juez de Control de Garantías Rodolfo Cecenarro y de la fiscal Marta Nieva se remite al Tribunal de Enjuiciamianto de Catamarca, y para el Ministro de Gobierno y Justicia Provincial se recurre a la Cámara de Diputados de Catamarca.

La lucha continúa.Svampa celebró que el 25 de mayo se realizará un plebiscito vinculante sobre Agua Rica y recordó la experiencia exitosa a través de la lucha pionera de Esquel en el 2003. Sin embargo, los asambleístas no fueron tan optimistas: según Aldo Flores hoy el secretario de Minería de la Nación convocó a los concejales para que no se inmiscuyan en el tema minero, una política de Estado para el kirchnerismo.

En diálogo con ComAmbiental, el asambleísta expresó sus preocupaciones, teniendo en cuenta el accionar de la empresa minera de actuar como estado paralelo, ya que "con el plebiscito van a inundar de promesas y eso es peligroso porque la gente puede aflojar". De todos modos, Flores destacó que "igual si se hace vamos a luchar" y puso mayores esperanzas en el proyecto de ordenanza, logrado con la firma de 400 vecinos, para prohibir la minería a cielo abierto en Andalgalá.

Aldo se mostró muy satisfecho con la solidaridad recibida y expresó: "No es una lucha de Andalgalá, sino de todo el pueblo argentino; estamos contribuyendo a defender la tierra, el derecho a la vida es lo más importante". "Mi hija tiene 14 años, la golpearon; es duro pero no fue en vano", contó Arturo entre lágrimas y aseguró: "No van a pasar, nunca los vamos a dejar pasar".


Imagen: Una muy concurrida conferencia de prensa en la Sala José Luis Cabezas de la Cámara de Diputados de la Nación.

14.3.10

¿Fisuras en la represa Yacyretá?

Circula en internet un video inquietante: la represa argentina-paraguaya Yacyretá tendría parte de su hormigón erosionado y con peligro de derrumbe. Algunos medios hicieron ola sensacionalista del agua que llegaría a inundar Buenos Aires si el gran embalse colapsase. En tanto la entidad binacional inició una denuncia penal contra los ambientalistas que difundieron las imágenes.



Aunque la veracidad del material sigue en debate, hoy, en el Día mundial de Acción contra las Represas, diferentes voces hacen un llamado de atención sobre los verdaderos costos de domar a los ríos. En un comunicado, ponen en el foco del debate la política energética llevada a cabo por el Gobierno Nacional.

12.3.10

¿Qué vale más: el agua o el oro?

En el mediodía de hoy, el Obelisco fue un punto de referencia para expresar la solidaridad ambiental. A partir de la convocatoria de OSABAIRES (Organizaciones SocioAmbientales de Buenos Aires), un grupo de militantes se congregó para difundir la resistencia contra la megaminería a través de una intervención pública que llamó la atención de los ciudadanos porteños.



"Eso es cierto, el agua vale más que el oro", se escuchó comentar a un hombre que caminaba con su madre por Corrientes cruzando la avenida 9 de Julio. Metros atrás, una dramatización en la que un exaltado "Peter Cianuro" vociferaba "¡el oro, el oro!" frente a una balanza que se inclinaba -con justicia- a favor del agua fue una forma creativa de generar conciencia ecológica y social.



OSABAIRES. Para Laura Álvarez, integrante de OSABAIRES, el resultado de la actividad fue "muy positivo, mucha gente se acercó a ver qué hacemos, a estar en contacto, a pedir información". De este modo, se logró el objetivo de "sacar a la luz la contaminación que generan las mineras y la represión del gobierno", así como "expresar nuestro apoyo a la Asamblea de Andalgalá".

Muchas de las organizaciones participantes de este colectivo forman parte de la UAC (Unión de Asambleas Ciudadanas) y la idea es construir un espacio donde puedan articularse las luchas locales del Conurbano con el resto de las problemáticas que genera el "modelo de contaminación y saqueo". En el Gran Buenos Aires, ponen el foco en la contaminación de los ríos, los basurales y el desalojo, entre otros conflictos socioambientales.

Asimismo: "Las convicciones en las que se basa este nuevo espacio Regional y l@s participantes que la integran, se pueden sintetizar en un espíritu de horizontalidad, debate y consenso en las acciones comunes", según puede leerse en la convocatoria al 2° Encuentro de OSABAIRES realizado el año pasado. También, promueven la "prescindencia de estructuras jerárquicas de conducción" y el "distanciamiento de los partidos políticos" para mantener la autonomía asamblearia.

Performance. "Peter Cianuro", uno de los protagonistas de la jornada, encaraba a los transeúntes: "Estoy un poco perdido, busco el Río de la Plata, me falta contaminar"... También los afiches provocaban la toma de posición: "Agua Pura para todos o Agua Rica para la Minera Canadiense", mencionaba uno, con ironía, en referencia al proyecto que quiere implementarse en Catamarca.

Y justamente hoy se dio a conocer la posibilidad de un Referéndum en Andalgalá para saber la opinión de la comunidad sobre el proyecto minero. Sería un hecho muy importante, trascendental, si tenemos como referencia la primera gran victoria del pueblo de Esquel a través de una consulta popular por el" No a la Mina" en el 2003.

Así, en el medio del anonimato de la Gran Ciudad, del tránsito apurado y de las obligaciones de la rutina, una transgresión fue posible. Un llamado de atención, de lucha contra la indiferencia, una convocatoria a ser solidarios, una invitación a participar y la convicción de que el agua vale más que el oro.


Ver también:
"El pueblo movilizado: eso es lo único que sirve"
Andalgalá resiste la represión minera
Postales de fin de año

8.3.10

Sustentabilidad con ojos de mujer

Hoy se celebra el Día Internacional de la Mujer para reivindicar sus derechos y reconocer su esfuerzo, solidariamente a los del hombre, y no en subordinación. A partir de 1992, las Naciones Unidas fomentan programas, como la Agenda 21, que incluyen propiciar la igualdad de oportunidades entre ambos géneros, tanto para que accedan a la educación, la salud o al trabajo, así como para que sean protagonistas en la toma de decisiones. Estas metas también comprenden el campo ambiental.


Especialistas destacan ciertas características bio-psico-sociales de la mujer que la predisponen para desarrollar un rol fundamental en el cuidado del ambiente. Esto no significa que el hombre deba eximirse de esta tarea, sino más bien comprender y valorar que se trata de un derecho y una necesidad de solución compartidos.

7.3.10

Svampa: "Ser ambientalista es una necesidad"

"Asistimos a la expansión de conflictos socioambientales que diseñan una nueva cartografía de las protestas en el continente", sostuvo la reconocida investigadora del CONICET, Maristella Svampa. La declaración se produjo en la conferencia de cierre del II Encuentro Internacional "Teoría y Práctica Política en América Latina. Nuevas derechas e izquierdas en el escenario regional", organizado por las Universidades Nacionales de Mar del Plata y de General Sarmiento.

La presentación del pasado viernes, que llevó el título "Movimientos sociales y gobiernos latinoamericanos: entre el giro ecoterritorial y el neodesarrollismo" propuso un nuevo eje de análisis político, centrado en las contradicciones de los gobiernos progresistas a partir de la continuidad de la economía productivista. Para la socióloga: "La expansión del modelo extractivo exportador en toda América Latina viene de la mano de los altos precios de los commodities".

video

Continuidades. "La obsesión por el desarrollo recorre el pensamiento latinoamericano", así sintetizó Svampa la idea predominante en las elites de que nuestro continente debe seguir las mismas recetas que los países centrales, es decir, los "desarrollados". Y para ello, tendríamos un tesoro del que se puede disponer para hacer crecer la economía: "En América Latina la cuestión ambiental está muy mal tematizada (...); existe la creencia de que éste es un continente dotado de recursos muy ricos que son inagotables"

Sin embargo, la experiencia histórica demuestra que la continuidad del modelo extractivista de exportación de "recursos naturales" (minerales o agrícolas) no nos llevó al "progreso" sino que la desigualdad social es un dato que se suma a los crecientes pasivos ambientales. Esto se explica, para la investigadora, por el concepto de "acumulación por desposesión" de David Harvey, en el que existe un nuevo imperialismo a través del cual los países del Norte satisfacen sus demandas de recursos naturales y los países del Sur padecen una "distribución desigual de los conflictos ecológicos" a partir de la "expansión de las fronteras productivas".

En este sentido, cabe señalar que no existieron diferencias sustanciales entre las derechas y las izquierdas, en tanto ambas están imbuidas por este "imaginario del desarrollo" que genera "relatos unificadores". "Más allá de los contextos políticos los imaginarios juegan mucho, en el sentido de que obstaculizan la posibilidad de pensar las consecuencias que trae un determinado modelo de desarrollo", explicó Svampa.

Transformaciones. En el marco de este escenario de continuidad que puede retrotraerse hasta la colonización para llegar al neoliberalismo, existen sin embargo rupturas en este siglo XXI. Para la socióloga argentina: "Los movimientos sociales crearon nuevas demandas que fueron procesadas de modo diferente por los gobiernos" de la región, como demuestran los casos más conservadores de Uruguay, Argentina y Chile y los más progresistas de Bolivia y Ecuador.

Así, se produce una "convergencia entre el lenguaje socioambiental y la matriz comunitaria- indígena" que provoca una ruptura: "se construye ese otro lenguaje en donde la cuestión de ser o no ser ambientalista no se plantea como opción sino más bien como una necesidad ante el avance de un modelo que amenaza con las condiciones de vida y pone en cuestión el pacto intergeneracional".

Uno de los casos más ejemplares es la mega-minería trasnacional, que no hace más que generar a la vez una explotación tanto social como ambiental, a la que se le oponen asambleas donde emerge un "ethos militante más autonomista". Del mismo modo, el avance del modelo extractivista en los pueblos de la Cordillera pone en peligro los modos de vida tradicionales, que en el caso de las comunidades andinas puede condensarse en el "Buen Vivir" en contraposición al deseo de "vivir mejor" que alimenta el consumismo.

Síntesis. En definitiva, para Svampa, existe una "dificultad de procesar la cuestión ambiental en el marco de gobiernos donde el discurso industrialista es muy fuerte". En el caso de Argentina, "hay una continuidad escandalosa del modelo de apropiación por despojo del que no se habla", como en el caso del veto a la Ley de Glaciares y la represión a la protesta en Andalgalá.

Es nesario, entonces, "subrayar la curiosa paradoja que se da en América Latina" en la que "un escenario rico para pensar de manera diferente las relaciones entre economía y sociedad" se contrapone con "la dinámica de explotación que adoptan los distintos gobiernos que hoy caracterizan a la región". Se trata, sin dudas, de un desafío para los investigadores, a la vez que de los propios movimientos sociales que luchan para lograr que el discurso ambientalista se ponga en práctica.

Svampa profundiza en la importancia del imaginario desarrollista.
Video: Mar del Plata, viernes 5 de marzo (ComAmbiental).

3.3.10

Cuando se mueve el piso

Por Paloma Salerno (ComAmbiental)
Los noticieros se estremecieron hoy con un nuevo temblor en las regiones de Chile donde el fin de semana pasado un fuerte terremoto y un tsunami hicieron estragos. La angustia colectiva es comprensible ante tal catástrofe natural que todavía no acaba, pero al mismo tiempo los medios de comunicación -particularmente los televisivos- no contribuyen a remediar el malestar.



La crónica comenzó con un alerta de tsunami que luego fue retractado. Cientos de personas se movilizaban asustadas desde la costa hacia el cerro, en vehículos o a pie, ayudándose entre sí sobre todo para auxiliar a los ancianos. El corresponsal de Telefe Noticias parecía fiel discípulo de José de Ser, porque con vos agitada sumaba más congoja a la situación, quizá por propio temor o quizá por saciar el morbo de la audiencia.


1.3.10

El ambiente, un tema excluido del discurso presidencial

La apertura de las sesiones ordinarias del Congreso Argentino fue el escenario ideal para que la presidenta Cristina Fernández estableciera la políticas centrales de su gobierno para este año. Si así fue, dejó en claro los objetivos de crecimiento económico y reducción de la pobreza pero le faltó uno fundamental: no hubo palabras para el cuidado del medio ambiente, el otro pilar imprescindible para alcanzar un genuino desarrollo sustentable.



No se habló, por ejemplo, de la Ley de Glaciares para limitar la mega-minería y cuidar nuestras fuentes de agua limpia, por la que reclamaban afuera un grupo de manifestantes de Diálogo por el Ambiente y Proyecto Cambio Climático. Más bien, la temática ambiental estuvo presente en la ausencia: en lo no dicho de la infraestructura energética que implica un gran pasivo en contaminación e impacto ecológico.

Así, el saqueo de los bienes y servicios naturales sigue siendo una externalidad de la política económica, tanto en el país real como en el virtual... En este artículo, un análisis de los principales puntos del mensaje desde la perspectiva socioambiental, una comparación con el discurso kirchnerista del 2007 y un foco en la situación de la Ley de Glaciares del diputado Miguel Bonasso.

El discurso y la ideología. "No todo crecimiento económico es virtuoso, debe generar empleo y combatir la pobreza", expresó la presidenta con razón, pero se olvidó de agregar que tampoco es bueno ese crecimiento si se hace a costa del patrimonio natural de la Nación. Y en ese sentido, como sabemos, la cifra del PBI -que creció un 63 por ciento del 2003 al 2008- no da la dimensión de un verdadero desarrollo sustentable, sino solo del flujo monetario.

Del mismo modo, Fernández mencionó que un grave error es que "no discutimos las cosas importantes: el modelo de país. Es cierto, la continuidad del modelo económico agro-minero exportador es evidente y la alta demanda de energía se hace también mayoritariamente de manera tradicional, como con grandes represas, combustibles fósiles y energía nuclear, condenando el papel de las energías limpias a un lugar marginal.

Asimismo, un punto central en el discurso de Fernández fue sostener que el mayor logro del proyecto kircherista fue que "los partidos políticos hicieron política y no fueron gerentes de las corporaciones". Un principio aplaudible, desde ya, porque el rol del Estado en la regulación de la economía es fundamental, pero no del todo sostenido en los hechos y en la práctica gubernamental.

Glaciares y minería. De hecho, esto fue lo que reclamaron los manifestantes en la cercanía del Congreso: el llamado "veto Barrick" a la Ley de Glaciares. Así se conoce a la decisión que tomó la presidenta Fernández en el 2008 sobre una norma que había sido sancionada con total consenso de ambas Cámaras, pero que fue objetada por las corporaciones mineras, en anuencia con los Gobiernos Provinciales socios del negocio.

En ese sentido, hoy se reafirmó que el diputado Miguel Bonasso insistirá con el proyecto original denominado "Protección de Recursos Naturales Estratégicos; Presupuestos Mínimos para la Preservación de los Glaciares y del Ambiente Periglaciar". En la tarea lo acompañará el bloque de centro-izquierda liderado por Pino Solanas, presente también en la manifestación.

Así, el proyecto original -presentado por primera vez por Martha Maffei- deberá competir con el nuevo proyecto presentado por el senador del Frente para la Victoria Daniel Filmus, que el año pasado obtuvo la media sanción de esa Cámara. Mientras tanto, Bonasso, sólo logró el apoyo de la Comisión para la cual fue re-elegido con el cambio de autoridades, la de Recursos Naturales de la Cámara de Diputados, pero es la que cuenta con el apoyo popular.

Panoramas. "La protección de un ambiente sano está en el centro de nuestra política de Estado", se permitía expresar en el 2007 el entonces presidente Néstor Kirchner: si se lo compara con el discurso de hoy, las diferencias son notables. En ese momento estábamos en pleno conflcto con las pasteras y el Uruguay, que hoy está lejos de resolverse pero que desapareció casi por completo de la agenda pública.

En esa oportunidad, hubo un apartado dedicado a la política ambiental, donde se prometió la Ley de Bosques, hoy sancionada pero aún en vías de implementación por las provincias, y se anunció la ejecución de un plan integral de saneamiento del Riachuelo, por el cual los vecinos de la Cuenca aún esperan. La continuidad es alarmante en el área del Ministerio de Planificación, aunque en el 2010 -protesta de Andalgalá mediante- no se haya hablado de las bondades del modelo minero.

Por último, la noticia política del día, la derogación del Fondo del Bicentenario, nos hace reflexionar en la cuestión de la deuda externa argentina, cuestionada por los mismos sectores de centro-izquierda. Es un importante debate pendiente discutir para qué quieren usarse los fondos liberados del presupuesto nacional, para que el crecimiento económico concentrado no siga generando una gran deuda ecológica para el pueblo argentino.


Fuente de la imagen: Tierra Limpia (ver usuario en Facebook)