22.2.07

Entre protestas y denuncias, pasó otra audiencia del Riachuelo

Mientras fuera de Tribunales habitantes de la cuenca Riachuelo se manifestaban mostrando el estado actual del agua contaminada, dentro del edificio la secretaria de Ambiente nacional Romina Picolotti explicaba los avances del plan de saneamiento. Otros vecinos denunciaron también el accionar de las empresas para intentar obtener una opinión pública favorable. La salud sigue sin ser atendida aunque se preparan programas de educación.

Ante la pregunta de los jueces, Picolotti trató de defenderse al repetir una y otra vez que "recién van cinco meses y el plan es de diez años" pero aún así dejo insatisfecha a la Corte Suprema de Justicia, entidad que vela por el cumplimiento de la sentencia, en la tercera audiencia pública de la causa que se realizó el último martes. La funcionaria debió admitir que no hay planes en marcha para controlar la situación sanitaria de los pobladores afectados por la contaminación.

21.2.07

Cortos online por una conciencia ecológica

El grupo argentino Giboon ganó el "Primer concurso internacional online de cortos por la cultura de la sostenibilidad" y se hizo acreedor de €4.000. El trabajo galardonado consiste en una animación llamada "Watercat" que, mediante un juego de palabras e imágenes, apunta al uso racional del agua.

Pueden verse también las demás obras participantes del certamen creativo organizado por la Dirección General de Cultura del Gobierno de Aragón y la Fundación Ecología y Desarrollo con la colaboración de la Fundación Norte. Diferentes formas de comunicar el mismo deseo: tengamos todos un ambiente saludable.

18.2.07

Medio ambiente y el colmo de la judicialización

Hecha la ley "para" la trampa.

Sector privado y sociedad se enfrentan en tribunales. En medio, el derecho a un ambiente sano y el derecho mismo. ¿La ley se pone al servicio de quién? Analizamos los casos de la minera Meridian Gold versus la Asamblea de Esquel y la constructora Koad S.A. versus organizaciones barriales de Caballito. Una alerta para repensar qué significa para las empresas la responsabilidad social.

La semana pasada dos causas judiciales sobresalieron entre las noticias. El martes 13 asambleístas del No a la Mina de Esquel asistieron, en un tribunal porteño, a una audiencia de conciliación con la corporación multinacional Meridian Gold. No hubo acuerdo. Es que la compañía demandó a seis de los asambleístas (dos de ellos periodistas) por difundir la grabación de una reunión privada en la que pergeniaba una campaña de lobby para revertir el plebiscito del 2003 en que la ciudadanía de Esquel dio un rotundo NO contra la extracción minera a cielo abierto con cianuro.

La Agencia La Vaca relató la lucha que, fundamentalmente desde 2003, lleva la comunidad esquelense contra los emprendimientos mineros potencialmente contaminantes. También dio un perfil detallado de los asesores de comunicación -ligados a las esferas de poder- con quienes se habían reunido responsables de Meridian Gold y publicó fragmentos de dicha reunión que constituyen el meollo de la demanda.


Los delitos en cuestión, según describieron La Vaca y Anred, tienen que ver con la "violación de secreto":
-conducta "contraria a los usos comerciales honestos" (Ley 24.766)
-apoderamiento indebido "de una carta, de un pliego, de un despacho o de otro papel privado, aunque no esté cerrado" (Art. 153 del Código Penal), que puede ser sancionado con "prisión de 15 días a seis meses".

La misma agencia de noticias también dialogó con Gustavo Macayo, uno de los vecinos demandados que pudo venir a la audiencia:
LV: -Resulta una paradoja que la demanda pretenda penalizar a quienes difundieron un plan secreto para manipular a la Asamblea.
GM: - No sólo a la Asamblea, sino a toda la población de Esquel. Si uno escucha las grabaciones se da cuenta de que no sólo quieren incidir en la gente sino además en todas las figuras políticas relevantes: diputados, senadores, jefes de partidos políticos, algunos funcionarios cercanos al gobernador y al Presidente, a los que son las líneas más cercanas al ejecutivo provincial y nacional.

Según IPS Noticias, Daniel Sabsay, de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) justificó a los vecinos: "Se defienden como pueden de una estrategia de compra de voluntades". En 2005, FARN fue tercero en la causa iniciada para detener el proyecto minero y constató incumplimientos de la empresa en materia de evaluación de impacto ambiental y participación ciudadana. A pesar de eso, al parecer la estrategia de la empresa los incluía en una posible campaña para revertir la situación.

Mientras se desarrollaba la audiencia, en Esquel los vecinos hicieron un escrache a las oficinas de la minera: distribuyeron folletos informativos, colocaron banderas, protestaron creativamente contra la corrupción y transmiteron en radio abierta los audios que motivaron el litigio.

¿Tribunales para acallar las movilizaciones?

Para la socióloga Maristella Svampa, consultada por IPS Noticias, la vía judicial "es una nueva forma de desalentar la protesta y de aleccionar a los que se movilizan". Quizás así pensaron los responsables de la constructora Koad S.A. que demandó a dos vecinos del barrio porteño de Caballito "por daños y perjuicios".

La acción se basa en que las protestas vecinales "contra la construcción de dos torres de 34 pisos en una manzana de casas bajas, que ya sufre el colapso de los servicios públicos, como ya ha reconocido el Jefe de Gobierno de nuestra ciudad" perjudicaron el negocio de la demandante. Como si reclamar la edificación planificada con el correspondiente estudio de impacto ambiental fuese delito contra el progreso.

No obstante, los vecinos de Caballito no se "asustaron" y darán una conferencia de prensa este lunes luego de conocer en detalle la demanda. Por fortuna para ellos, el año electoral suma opiniones políticas en su defensa, como la de la Procuración de la Ciudad y del partido socialista que criticaron " la actitud de criminalizar a los vecinos por las protestas contra las torres".

La comunicación: responsabilidad social de las empresas

La Agencia La Vaca difundió un informe sobre la minera en Esquel realizado por Business for Social Responsibility, "una organización sin fines de lucro que se dedica a ayudar a las empresas que la integran a alcanzar resultados exitosos respetando los valores éticos, las personas, comunidades y el medio ambiente".

En síntesis, la minera tuvo graves falencias para comunicar y responder eficientemente a las inquietudes de la comunidad local. Contradicciones, ambigüedades y silencios acrecentaron la incredulidad de la población hasta llegar al rechazo actual.

¿Acaso la situación no resulta familiar? ¿Cuánto de este estudio podría referirse a las constructoras de torres en la Ciudad de Buenos Aires? ¿No comparte similitudes con Botnia y la oposición de los asambleístas de Gualeguaychú? ¿Hasta dónde insistirán las empresas sin contar con la "licencia social"? ¿Acaso Botnia inaugurará su planta sin abrir diálogo con sus vecinos de este lado del río?

El cuidado del medio ambiente es la preocupación que despertó todos estos conflictos. No obstante, el peor de los riesgos que comparten no es la contaminación sino la degradación de la confianza. Sin ella, no existe futuro en común.

12.2.07

Biocombustibles: ¿una energía alternativa ambiental?

El presidente Kirchner reglamentó por decreto la ley que promueve la producción de biocombustibles. En un año electoral, la medida intenta amigar al gobierno con el sector agrario, acoplar la gestión a una imagen más ambientalista y brindar soluciones a la ajustada matriz energética nacional. Sin embargo, para los más críticos la ley tiene graves vacíos que vulneran la soberanía alimentaria, los bosques nativos y los pequeños productores rurales.

La reglamentación de la ley 26.093 dio luz verde para incentivar la producción de biodiesel y etanol. Según la misma norma, en 2010 estos combustibles derivados de materia orgánica (animal o vegetal) deberán integrar por lo menos el 5% de la nafta y el gasoil que se expenda en el país. De este modo se logrará disminuir la dependencia de los combustibles fósiles y aminorar, en cierto modo, las emisiones de gases de efecto invernadero.


El diario La Nación estimó que el decreto atraería a más de U$D 1.500 millones en inversiones durante los próximos años. No es para menos ya que implica la exención de tributos al combustible, la excepción del impuesto a la ganancia mínima presunta por 3 años, la amortización acelerada de bienes de uso, la devolución anticipada del IVA y otros beneficios.

Los cultivos de soja, maíz, girasol, sorgo y caña de azúcar tendrán entonces otro gran destino rentable además de la industria alimenticia. Asimismo, el Ministerio de Economía fomentará el cultivo del cáñamo y el tártago, "por ser cultivos de costo menor a los commodities tradicionales", adelantó Julio De Vido.

El Ministro de Planificación destacó también que "esta ley nos permitirá abrir nuestra matriz energética que era un problema en 2003", afectada por el paulatino aumento del precio del barril de petróleo a nivel mundial y el agotamiento de las reservas nacionales de crudo.

En materia laboral, la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno (AABH) avisoró la creación de 70.000 puestos de trabajo directos e indirectos. Su presidente, Héctor Huergo, "apadrina" la línea editorial del portal Especial Universia Biocombustibles que brinda información atinente desde el campo de la investigación, la universidad, el mundo de las finanzas, el cuidado del ambiente, los agronegocios, etc.

Hasta aquí, la ley parece prometer sólo buenos augurios. Sin embargo, voces críticas sostienen que la propuesta evade resolver cuestiones de fondo, atentando contra el desarrollo sustentable.

La otra cara

El portal entrerriano El Norte Digital publicó hoy La trampa de los biocombustibles. Pablo Ramos, autor del artículo, sostiene que "el estímulo a la producción de los biocombustibles significa más deforestación, más modelo agroexportador, más monocultivo, más agronegocios y más efecto invernadero".

Su postura se cimenta en interrogantes que siguen insatisfechos: "¿se va avanzar sobre la superficie ya dedicada a la alimentación para producir biocombustibles? ¿O se va a producir sobre las selvas y demás reservas forestales? [...] ¿Todo esto no va a generar más calentamiento global?".

Una nota del The Wall Street Journal traducida en Eco2site asevera que "aumentar la producción de combustibles provenientes de la agricultura, como el etanol, tensionará aún más los recursos de agua y tierra en todo el mundo". De allí la necesidad de planificar evaluando el impacto ambiental y también social de la ampliación del territorio cultivado.

Además, el valor de estos commodities en cuestión está sujeto a variables climáticas (cada vez más agrestes debido al cambio climático), cuestiones políticas y reglas del mercado global.
En el panorama actual, "el precio podría caer a valores donde no sería rentable producir [biocombustibles], o por el contrario, podría ser tan alto que nadie quisiera producir para la alimentación", explicó Ramos, encareciendo los alimentos y perjudicando así a los más pobres.

Por otro lado, los biocombustibles sólo serán útiles con el acuerdo de las refinerías y distribuidoras de nafta y gasoil, manejadas en nuestro país por grandes capitales transnacionales. Los pequeños productores agrícolas vislumbran pocas chances de negociación a menos que se organicen en colectivo y/o tengan el amparo de un organismo democrático activo.

Los incentivos económico-financieros son, desde esta perspectiva, apenas un paso hacia el desarrollo sustentable. La paulatina sustitución de fuentes de energía contaminantes debe estar acompañada por una política de ahorro y eficiencia, y una conciencia ambiental que proteja los intereses comunes de las generaciones presente y futuras.

Tal vez, el "combustible del futuro" sea solo una opción que recicle productos residuales de la agricultura, mientras se desarrollan las verdaderas fuentes alternativas como la eólica y la solar.

Artículos críticos a los biocombustibles:
BiodiversidadLA ¿Representan los biocombustibles alternativas ecológicas al petróleo? EcoPortal Biocombustibles para los adictos al petróleo: ¿la cura peor que la enfermedad?

Temas: Biomasa , Cambio climático , Agricultura , Crisis Energética

4.2.07

Cambia el clima cambia, y es por el hombre

El cambio climático llegó a las tapas de los diarios y al debate de los principales líderes políticos del planeta. Los registros meteorológicos llevaron al consenso científico en el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, donde se aseguró la responsabilidad del hombre en el fenómeno. Habrá que disminuir el daño en la atmósfera y prepararse para los "desastres naturales". Una acción que corre peligro si se buscan culpables y se deslindan responsabilidades.

"¡Qué loco está el tiempo!", puede decirse con más "razón". Es que el clima está cambiando y cada vez habrá más temporales agresivos, sequías, inundaciones o temperaturas extremas tal como ComAmbiental lo había mencionado.

En nuestro país, estas inclemencias perjudicarán la producción agrícolo-ganadera, habrá riesgos sanitarios en zonas hoy densamente pobladas y pondrá en jaque el suministro de energía -especialmente la hidroeléctrica- de acuerdo a lo que difundió Clarín con detalles económicos.

Sea por el informe del economista británico Nicholas Stern, por el documental del exvicepresidente norteamericano Al Gore o por la contundencia de las pruebas científicas, por primera vez los sectores de poder reconocieron a través del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático que este cambio global no es natural sino que está agravado por la actividad humana.

Según resaltó el portal ComunicaRSE, semanas antes, el Foro Económico Mundial tuvo entre los puntos más importantes de su agenda al cambio climático y la energía, demostrando la necesidad de concienciar a los líderes políticos de todos los países al respecto -sin distinguir entre "desarrollados" o "emergentes".

Ahora, más de 40 países piden la creación de una Agencia Ambiental de la ONU que tenga más competencias y presupuesto propio para promover políticas activas "más compatibles con el ambiente".

De hecho, el cambio climático demandará medidas en dos direcciones complementarias. En palabras de Carlos Mereson, ex secretario de Desarrollo Sustentable citado por Clarín, "nuestro país debe planear dos estrategias: la ofensiva, basada en acciones de mitigación de la emisión de gases del efecto invernadero, y la defensiva, con acciones de adaptación y contención de las consecuencias". Para lo cual algunos denuncian que la Argentina no está preparada.

TEMA: Cambio climático