30.3.15

Ecología Política del Glifosato en Argentina

El reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que clasifica al glifosato como cancerígeno permite evaluar cómo se logró que este agroquímico sea utilizado en el país. En la salida del conflicto por la resolución 125, se dio a conocer que la introducción de la soja transgénica en 1996 durante el gobierno menemista se hizo por intervención directa de Monsanto. Sin embargo, ese mismo 2009 un informe realizado bajo la gestión kirchnerista concluye que el glifosato tiene "bajo riesgo para la salud humana y el ambiente", citando explícitamente estudios patrocinados por la misma compañía estadounidense. En las últimas décadas, la sojización no se detuvo sino que en todo caso fue objeto de disputas al interior del modelo del agronegocios, incluyendo el relativo acercamiento del gobierno con la Federación Agraria. Y hace un mes, la Presidente anunció inversiones para producir un glifosato íntegramente nacional.


INFORME ESPECIAL
Por Eduardo Soler
/
La empresa modelo de "el modelo", YPF; produce su propio glifosato.

11.3.15

"Le sacan territorios a los indígenas para entregárselos a las multinacionales"

Comunidades indígenas de Formosa marcharon por las calles de Buenos Aires. Entregaron petitorios en la Corte Suprema de Justicia, en el Congreso Nacional y en la Casa de Gobierno. Si no hay respuesta en 72 horas, cortarán la avenida 9 de Julio por tiempo indeterminado.

Por Darío Aranda
Para ComAmbiental


Movilización Qopiwini en el centro porteño. Foto: Resistencia Qom

10.3.15

Desastres Ambientales

"Un tsunami que cayó del cielo". "Un rayo que encendió las llamas". Hace tiempo que los otrora "desastres naturales" ya no pueden definirse como naturales. Las inundaciones que asechan el centro del país y los incendios que sufre la comarca andina deben entenderse como tragedias ambientales. En este artículo sintetizamos los argumentos principales para cada caso, destacando la movilización social contra la ausencia de política estatal.

Esquema del (des)progreso del desastre ambiental.

Mientras los diarios y las pantallas aparecen monopolizados por un caso policial, otros asuntos que revelan una injusticia más profunda ocuparon buena parte del territorio nacional. Sobre todo, las inundaciones que afectaron el centro del país, no casualmente el "corazón sojero" en donde creció la deforestación, como en Córdoba. Al mismo tiempo, los focos de incendio en el noroeste de Chubut afectaron más de 35 mil hectáreas de valiosos bosques nativos en tierras atractivas para el mercado inmobiliario. No hay conexión directa entre los afectados por los desequilibrios del agua y del fuego, pero en ambos casos pobladores denunciaron las responsabilidades humanas, y más precisamente de intereses económicos, detrás de sus propias tragedias.

Por ello, hablamos de "desastres ambientales" para explicar las tragedias que se producen por la falta de equilibrio en las relaciones entre sociedades y naturalezas provocadas por un sistema económico que en nuestro país se caracteriza por el consenso extractivista.

3.3.15

Un país cómodo o el consenso extractivista

En su último discurso de Apertura de Sesiones Legislativas, la Presidente Cristina Fernández obvió la problemática ambiental de un modo contundente. Pero más allá de la responsabilidad del gobierno, tampoco la oposición política mayoritaria se preocupa por cuestionar el modelo extractivista. Más bien, el consenso de fondo entre los partidos políticos nacionales incluye el sostenimiento del agronegocio sojero, la megaminería, el fracking y la energía nuclear, entre otros puntos.

ANÁLISIS
Por Eduardo Soler