29.6.10

¿Conservar o progresar? Esa no es la cuestión

Aves Argentinas realizó una jornada con el título "Bicentenario y Biodiversidad" donde especialistas de la conservación repasaron 200 años de los ambientes naturales del país. Al mismo tiempo quedaron planteados dos debates álgidos.



Primero: en la agenda pública argentina "la conservación está en un segundo plano". ¿De qué manera se puede sensibilizar a la ciudadanía y a los decisores políticos, aprovechando que 2010 es el Año internacional de la Biodiversidad? Segundo: hay un proyecto de ley de reparación histórica que propone la restitución de tierras a comunidades indígenas. ¿Los primeros territorios afectados serán de las reservas naturales?

13.6.10

Un concurso en que ganamos todos

ComAmbiental organizó el concurso "Tiempo para la Reflexión Ambiental" a través de Facebook. Las dos personas con mayor participación, María Cadevila y María Florencia Boffino, ganaron un ejemplar de Uselo y Tirelo de Eduardo Galeano y Memoria Verde de Antonio Brailvosky, respectivamente.


Video de Miriam Medina Fernández, referido por María Cadevila.

Desde el Día de la Tierra hasta el Día del Ambiente, seguidores y amigos de ComAmbiental pidieron tres deseos por la Madre Tierra. Aquí repasamos las opiniones y los recursos compartidos en la web para que el efecto no acabe en una fecha preestablecida y se alimente cada día, todos los días.


10.6.10

Gualeguaychú: ¿el corte es un medio o un fin?

Por Eduardo Soler.

La decisión de ayer del gobierno nacional de formar parte de la causa judicial contra los ciudadanos de Gualeguaychú que participan en el corte del Puente San Martín es una de las derivaciones más importantes luego del fallo de La Haya. Para el oficialismo, liberar la ruta ayudará en la negociación por el monitoreo conjunto. Desde la Asamblea, plantearon que no van a dejar la ruta y se sienten traicionados por el kirchnerismo. ¿Cuáles serán las consecuencias de esta estrategia de judicialización?

El debate se había trasladado hace una semana a la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, en donde hubo posiciones encontradas sobre el caso de Gualeguaychú y las interpretaciones sobre su movilización. En este artículo, se brindan algunas ideas sobre un punto del que no se habla lo suficiente: ¿el corte es un medio o un fin? Es decir, ¿no será que se está discutiendo demasiado del corte de ruta? ¿Esto contribuye o perjudica al objetivo de la propia Asamblea?


Lecturas del fallo. En el último artículo de ComAmbiental sobre el tema, se mencionaba que la Corte de la Haya había desconocido los avances del derecho ambiental. El gobierno uruguayo se sintió satisfecho porque en el fallo no se estableció que su país hubiese lesionado las "obligaciones sustanciales" del Tratado del Río Uruguay porque el gobierno argentino no pudo demostrar que la pastera contaminara. Mientras tanto, desde la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA se lamentaron de que la Corte "no consideró contundentes o pertinentes" las investigaciones realizadas. Esto fue así porque no pudieron acercarse más allá del límite fronterizo, y esto es importante tenerlo en cuenta hacia el final de esta nota.

Mientras tanto, para la Asamblea de Gualeguaychú, el fallo no hizo más que demostrar que Montevideo había violado el Tratado internacional, al no haber informado y actuado en forma consulta. Por ello, entienden que la planta Orion (ex Botnia) es "ilegal" porque nunca tuvo el permiso desde Buenos Aires. Por otra parte, la Corte de la Haya nada dijo acerca del corte de ruta, porque lo consideró un tema fuera de su jurisdicción. Para el grupo dirigente de los asambleístas, se trata de no dar el brazo a torcer, pero: ¿qué significa esto? ¿Por qué debería escucharse las voces disidentes dentro de Gualeguaychú?

¿De víctimas a culpables? Lo primero que hay que decir es que el gobierno argentino tendrá muchas dificultades para explicar su política. Aún no pueden saberse las consecuencias de su estrategia de judicialización, en la cual la represión no se hace en forma de violencia física, pero pone en el horizonte un peligro real. Sobre todo, si se interpreta la decisión kirchnerista mediante la línea de criminalización de la protesta que ya es usual frente a las asambleas contra la mega-minería. Entre las acusaciones a ciudadanos de Gualeguaychú, se encuentra el "homicidio culposo", la "apología del delito" y hasta la "sedición".

Justamente, los conflictos territoriales son los más agudos dentro de la protesta social. Aún más que los hechos presentados por el periodista Mario Wainfeld en donde el kirchnerismo habría puesto en duda su línea de no reprimir. En este sentido, la presencia de la gendarmería en Andalgalá (Catamarca) por el corte de ruta a los camiones de la minera Agua Rica y la más reciente represión en Mosconi (Salta) contra dirigentes de la UTD por sus demandas frente a la petrolera no tuvieron la repercusión merecidas. La judicialización, de este modo, no permite el debate sobre los modos de vida locales y de desarrollo regional.

Debates sobre el movimiento social. El politólogo Vicente Palermo lanzó una predicción muy controvertida: los "vecinalistas" se quedaron en un "callejón sin salida" y por ello plantearía una "fuga hacia adelante", en donde la "posibilidad de represión crearía un espacio político nuevo" para la Asamblea. La declaración fue durante una edición de los "desayunos de coyuntura" del Instituto de Investigación Gino Germani. Para la investigadora Gabriela Merlinsky debe ponderarse más el escenario de "incertidumbre y desconfianza" frente a las actuaciones de los gobiernos argentino y uruguayo. También llamó a prestar más atención a la discusión del modelo productivo.

Hubo sí coincidencia en que faltó un "liderazgo deliberativo" para conducir la movilización. Palermo, a su vez, apuntó que el gobierno kirchnerista "primeró apoyó y luego se abrió". Por otra parte, más allá de las posibles críticas sobre su mirada maquiavélica de la Asamblea, es cierto que puede prestarse atención sobre el "compromiso de la legitimidad de una herramienta de desobediencia civil". Esto coincide con la lectura del jurista Roberto Gargarella, también presente en el encuentro, para quien la Asamblea "quedó limitada a la metodología" del corte de ruta, aún cuando se remarque la clara irresponsabilidad del oficialismo.

El corte como una mala estrategia. Desde ComAmbiental se ha hablado del "Efecto Papeleras" para mencionar la mediatización del conflicto socioambiental a través de la gesta de Gualeguaychú. En el 2006, el corte de ruta tuvo su efecto positivo por poner instalar el tema en los grandes medios, pero también supuso la primacía de la lógica política-nacional por sobre la lógica ambiental-regional. Pero si en ese momento existía aquella tensión, hoy por hoy parece que la continuidad del corte es perjudicial para la causa ambiental.

Es decir, si bien es cierto que el corte asegura una máxima repercusión mediática del conflicto, también es muy cierto que el costo de esta táctica es que cada vez más se debate de todo -de diplomacia, de causas judiciales- menos que de ambiente y de modelos de desarrollo. Eso sin contar que siempre la nacionalización conspiró contra un posible diálogo de los pueblos, atributo indispensable para hablar de una gestión de la cuenca del río Uruguay. En ese sentido, cabe destacar lo escrito por IPS: "Para REDES-Amigos de la Tierra, el bloqueo del puente y el malestar que causó en Uruguay `consolidaron el apoyo de la opinión pública a la empresa´ Botnia".

Reflexiones finales. Podría decirse que el corte de ruta remarcó y subrayó la frontera de modo tal de nacionalizar el conflicto. El gobierno se sumó a esta causa bajo la modalidad de la judicialización, un enfrentamiento entre Argentina y Uruguay. Pasado el fallo de La Haya, un "punto de inflexión", el adversario se volvió aliado, y viceversa. Pero lo que no cambió fue la política de judicialización, la falta de diálogo político. En ese sentido, tal vez el mayor desafío para la Asamblea de Gualeguaychú es no caer en este juego donde el tema principal de discusión es el corte de ruta. Aferrarse a esta forma de protesta confunde su identidad como "piqueteros" más que como "ambientalistas", sobre todo en Montevideo.

Es decir, el medio se impone sobre el fin y se desplaza el verdadero debate, el de los modelos de desarrollo. Así, una radicalización de la protesta no pasaría por cortar más rutas, sino por discutir cuestiones sobre las formas de producción, sobre todo del uso del territorio, incluyendo los pinos en Fray Bentos y la soja transgénica en Gualeguaychú. Por otra parte, si se trata de un fenómeno que preocupa tanto a los gobiernos, bien podría usarse como elemento de negociación. La posibilidad del monitoreo conjunto, para que los científicos de la UBA puedan "demostrar" (en los términos legales) las emisiones contaminantes de la pastera, parece ser el camino más corto para el objetivo de la propia Asamblea: la clausura de la ex Botnia.

8.6.10

Pescando merluza, pescando problemas

"La merluza no está en peligro de extinción, los que pueden desaparecer son los pescadores". La frase es de Guillermo Cañete, coordinador del Programa Marino de la Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA), quien advierte que de seguir así: "En dos años no habrá más pesca de merluza". Es que este pez ha sufrido una grave sobreexplotación en los últimos años, sobre todo a partir de los permisos que el gobierno argentino entregó a la Unión Europea durante los años 90.



Por eso mismo, y aprovechando que la FVSA es miembro de la red internacional de la World Wide Foundation (WWF), también se planean acciones con la filial de España. Este país es el principal destino de exportaciones (32 por ciento) de la merluza que se extrae del Mar Argentino, dentro de las 200 millas que regula el Estado Nacional según la CONVENMAR. En el marco del Día Mundial de los Océanos, que se celebra hoy, la ONG llama a "poner la merluza en boca de todos", para estar alertas frente a esta problemática socioambiental que necesita una política sustentable.


4.6.10

El Día de la Madre Tierra y la Cultura Ambiental

Todos los días debería ser el Día del Medio Ambiente, pero está bien que al menos una vez por año haya un lugar en "la agenda" para que toda la sociedad se ocupe de su relación con la naturaleza. De eso se trata lo ambiental, de esa relación del ser humano con la Madre Tierra. Y por eso también suele ser la ocasión en que las organizaciones ecologistas preparan informes o actividades especiales.



Desde ComAmbiental, presentamos el relanzamiento del Tiempo por la Reflexión Ambiental, que comenzó el 22 de abril con el Día de la Tierra y concluye este 5 de junio con el Día del Medio Ambiente. Para permitirnos un momento más amplio de pensar y sentir, llamamos a prensentar los "Tres Deseos por la Madre Tierra", un muy humilde concurso que brindará premios simbólicos para los participantes destacados.



Esta actividad se realiza en Facebook, para aprovechar toda la potencialidad que tiene esta red social de poder interactuar a pesar de las distancias y ya varios han enviados sus mensajes. La propuesta busca también difundir el pedido para declarar los derechos de la Pacha Mama liderado por los movimientos socioambientales.

La convocatoria llama a vincular los derechos con deseos, en tres dimensiones: "Por la Tierra como elemento, como suelo de fertilidad; por la Tierra como territorio, como nuestro lugar en el mundo; y por la Tierra como Planeta, como hogar cósmico de todos". En definitiva, por la Tierra como Madre, como generadora de vida.

El "Tiempo por la Reflexión Ambiental" tuvo su inicio en el primer año del blog, también con los Tres Deseos por la Tierra. Y en esa oportunidad, también llamábamos a convocarnos por el "Mundial del Medio Ambiente", antes de que comenzara el evento más mediático del mundial de fútbol. Hubo también una experiencia más pequeña en el 2008.

En esta nueva edición del 2010, ya hay más de mil asistentes que se sumaron al tiempo de reflexión por nuestro ambiente, por la Madre Tierra. Desde este espacio se darán a conocer los trabajos más destacados de los participantes, para seguir sumando a la tarea colectiva. Se trata de seguir difundiendo la semilla de la conciencia ecológica y preparar tierra fértil para una nueva cultura ambiental.