27.6.08

El argumento socioambiental en el debate por el uso de la tierra

No es sencillo, permanecen silenciados, pero lentamente la amplia visibilidad del conflicto agropecuario permite emerger su voz. El martes no los escucharon siquiera los diputados de varios bloques de la oposición pero ayer lograron afirmar una posición independiente contraria a las cuatro las entidades de "el campo": son los movimientos campesinos e indígenas que buscan manifestar su opción por otro uso de la tierra.

Hoy al menos una funcionara oficial los avaló en su discurso, la secretaria de Ambiente Romina Picolotti expresó que la expansión de la sojización: “No sólo es un enorme daño para el suelo sino para los pueblos originarios que viven en esa zona y que están siendo expulsados. Son 140 mil pobladores cuya cultura depende de los bosques naturales”. Para Perfil se trató de una "demonización de la soja" mientras que para Página 12 fue una exposición de los "daños ambientales" producidos por el monocultivo.

La quinta posición. Este último matutino es, como de costumbre, el que más informa acerca de la posición de los pequeños productores, quienes ya habían expuesto desde el comienzo su postura contraria al lockout y los cortes de ruta. Hoy Página 12 publicó en el artículo "El campo era otra cosa" el testimonio de Osvaldo Lovey de las Ligas Agrarias de Chaco, quien expresó que "apoyamos el esquema de retencioens móviles pero con reintegro" y de Beatriz Centeno, campesina jujeña que manifestó: "Nada que sale de lasoja queda en neustros pueblos".

En un recuadro se manifiesta la iniciativa en la que "el 90 por ciento de los movimientos campesinos e índigenas" participa de la conformación de una mesa coordinadora que permita representar a "150 mil pequeños productores dedicados a la producción de alimentos y a cultivos regionales". Para Lovey: "Este segmento de productores es el que tiene las mejores condiciones para asegurar la soberanía alimentaria. En otros países son los que generan los mayores volúmenes de alimentos. En la Argentina, en cambio, estamos abandonados a nuestra suerte".

Desde el Foro de Agricultura Familiar habían definido: “No estamos en contra de nuestros compañeros, sí de los que hacen agronegocios. La agricultura familiar es la diversidad de la producción, la diversificación y no el monocultivo. La tierra tiene que ser un bien social, para que en el Conurbano puedan cultivar y vivir como lo hacían muchos productores en sus pueblos de origen”. En este artículo de Página 12, se narra la crónica de cómo varios diputados no siguieron a esta otra voz del campo, pidiendo con nerviosismo tratar solo el tema de las retenciones.

Economía ecológica y ambiental. Para Carlos Vicente de GRAIN puede aplicarse la metáfora del síndrome de Estocolmo, ya que hay quienes actúan como secuestradores que enamoran a sus rehenes: "son las grandes corporaciones del agronegocio que tienen maniatada a toda la sociedad argentina". El GRR agregó: "Las evidencias técnicas de las últimas década indican que al ritmo del crecimiento de la agricultura actual, en apenas una generación nos quedaremos sin tierras agrícolas, es decir, con suelos incapacitados de seguir produciendo alimentos en calidad y cantidad para nuestro pueblo".

En un profundo documento, este grupo argumentó sobre la necesidad social de pensar en el ecosistema suelo, tan importante como el de los bosques, en donde la fertilidad se produce a través de la convivencia de nutrientes, con lombrices y microorganismos que la agricultura química amenaza. Por su parte, Picolotti precisó el pasivo ambiental de la sojización, como Página 12 se encargó de indicar: "por deforestación el pasivo alcanzó a 763.200.000 dólares; por erosión de suelos 852.800.000 dólares; por extracción de nutrientes, 1.283.773.820 dólares; y por la captación de carbono un monto de 1.562.400.000 dólares".

La sociología. En un reciente artículo en La Vaca, Norma Giarracca, del Grupo de estudios de Sociología Rural de la UBA, explicó el nacimiento del modelo del agronegocio que introduce la lógica financiera: "La semilla transgénica, modificada para resistir a los herbicidas, se siembra y luego se fumiga el campo con glifosato, un agroquímico que arrastra con todas las malezas y también con toda la biodiversidad, menos con la soja. La labranza cero lleva a que se necesiten muchísimos menos trabajadores por hectárea. Sin pagar mano de obra, contratando servicios a determinada escala de producción, son cultivos que rinden muy bien. Los chacareros y productores que venían de la época del endeudamiento, de precios internacionales muy bajos, entran en el modelo".

La especialista ya había expresado que "los últimos dirigentes de FAA –Bonetto y Buzzi– se equivocaron y desoyeron críticas que hacen los ambientalistas, la agroecología, Vía Campesina, entre otros, al nuevo modelo neoliberal para el campo, bajo el supuesto de que con él `salvarían´ al sector". Y explicó en su artículo sobre el Grito de Alcorta: "El capitalismo concentrador no acepta en sus producciones de punta la pequeña propiedad como pasaba hace casi un siglo. Sólo bajo las coordenadas de otro modelo agrario, para la soberanía alimentaria, y sin las fabulosas ganancias actuales, podrá sobrevivir como sector y reconciliarse con otros sectores subalternos del campo argentino".

Su última reflexión debe ser tenida en cuenta: "Creo que desde una posición progresista no hay que pedir retenciones, sino un cambio del modelo sojero. Ellos crearon un Frankestein, se hicieron socios de un monstruo que les hizo creer en la idea del desarrollo. El gobierno dice que con las retenciones enfrentan a la soja, pero el Estado y el agronegocio son socios. Si el gobierno los grava es para convertirse en socio de sus ganancias. Hay que volver a la idea de producir alimentos, porque en este país hay diez millones de personas sin alimentos".

¿Cuestión de dinero? Otra de las noticias de hoy consistió en que la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA) intimó a las empresas exportadores el al fisco de 650 millones de pesos de retenciones mal liquidadas. El monto es una parte de los 1.447 millones de dólares que según la denuncia de los diputados Claudio Lozano y Mario Cafiero por "defraudación al fisco practicada por los exportadores y pagada por los productores", que es parte de la especulación del modelo de los agronegocios.

Para el Consejo Asesor Indígena: "Desde hace más de tres meses venimos asistiendo como meros espectadores a una confrontación entre el Gobierno y sectores del capital agropecuario que debería incluirnos en primer término, ya que la pelea de fondo es por el acceso y el reparto de las multimillonarias ganancias que extraen del territorio ancestral indígena (...). La defensa de nuestro territorio ancestral la hacemos y seguiremos haciendo desde esa cosmovisión, en la que no es posible escindir la vida del pueblo de la de los recursos naturales; mucho menos el suelo, el subsuelo, el espacio aéreo y sus respectivas rentas que ofenden y mansillan al wall mapu".

Por todas las voces expuestas, es necesario analizar la complejidad que encierra el conflicto de "el campo" que implica analizar cómo y para qué se va a utilizar el ecosistema tierra como un bien social. El argumento socioambiental implica aplicar un criterio de justicia que responda a una agricultura con campesinos para la soberanía alimentaria y la salud de la población.

Ver también: 17/4/08 - Día de los campesinos, la otra agricultura
Ver recuadro: La posición del Taller Ecologista

La posición del Taller Ecologista de Rosario

En Rosario, la ciudad donde se produjo el gran acto de los ruralistas durante el día de la Bandera, también existen otras voces críticas al modelo de los agronegocios. Para Elba Stancich, coordinadora del Taller Ecologista, una de las prioridades del gobierno nacional debería ser la de "discutir qué modelo de desarrollo rural pretendemos para Argentina" donde "la reglamentación de la Ley de Bosques tiene que ser parte de esta discusión".


El conflicto con el campo se redujo a un sí o no por las retenciones móviles, pero poco se ha profundizado en cuál sería el modelo productivo agropecuario para nuestro país. El mismo amerita una discusión sobre qué mecanismos debieran aplicarse para que la tierra sea un bien social y no meramente especulación financiera como es actualmente; hacia dónde nos lleva la introducción de organismos genéticamente modificados, la pérdida de nutrientes, el aumento de fertilizantes y aplicación de pesticidas.

Hay muchos productores, minifundistas, pequeños y medianos que producen alimentos sanos, sienten arraigo por la tierra y desarrollan una relación armónica con la naturaleza. Sin embargo no existen políticas para potenciar este tipo de producción, que es la que asegurará la soberanía alimentaria, al contrario del complejo económico que constituyen los agronegocios.

Ver el artículo principal: El argumento socioambiental en el debate por el uso de la tierra

25.6.08

El famatina a Cielo Abierto

Por la pantalla van pasando los rostros de una de las luchas más inspiradoras del país, allí en la tierra donde alguna vez peleó Facundo Quiroga: eso fue lo que atrajo la cámara de Carlos Ruíz para difundir en el documental Cielo Abierto, Explotación Minera en el Famatina, La resistencia un Pueblo que frenó a la Barrick Gold. Y todo esto ya es decir mucho sobre una de las problemáticas ambientales más importantes, la prioridad para los pueblos de la Cordillera de los Andes.



El viernes pasado se realizó en el Goethe Institut una de las presentaciones de la película estrenada en diciembre del año pasado para dar inicio a una gira por los pueblos afectados por la minería a cielo abierto con utilización de cianuro. El largo narra el proceso por el que los vecinos de Famatina y Chilecito toman conciencia de los peligros que produce esta actividad, de la búsqueda de información por los medios posibles y de la decisión de entrar en acción para defender su principal "bien social", el agua que es escasa en esa región semiárida.


24.6.08

Hambre cero: desafío socioambiental

El hambre no es novedad pero sí la forma en que propone combatirla el Centro de Desarrollo Comunitario (CDC) de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA. Esta institución busca profesionalizar la lucha contra el hambre hasta su erradicación, considerando al problema no solo como la escasez de alimentos, sino también como la falta de equidad en el acceso a los recursos naturales, a la capacitación y al derecho soberano de la autodeterminación.

Entre las paradojas del conflicto agrario, el aumento mundial del precio de los alimentos y el debate sobre agrocombustibles y soberanía alimentaria, estudiantes y profesores universitarios de la UBA generan espacios de aprendizaje-servicio como una manera de crecer y ayudar.

20.6.08

Noticias del conflicto agropecuario

En este breve post, referencias de artículos periodísticos con algunos párrafos interesantes para comprender con más profundidad el conflicto agropecuario. La expectativa es esperar si realmente se discute el modelo del monocultivo sojero imperante en los últimos años de la economía nacional.


Página 12: Piden pan, no les dan
“Si las entidades no quieren desabastecer, tienen cómo hacerlo, porque pueden identificar cada cargamento por la Carta de Porte que acompaña al trigo, que detalla el nombre del molino y destino; la harina que sale del molino para consumo es identificable por el remito o factura que detalla el destino final. Y si tienen desconfianza, levantando la lona del camión pueden observar las bolsas y ver cuál es su destino por las leyendas obligatorias que impone el importador. No hay forma de confundirse. ¿Quieren desabastecer o no? Pedimos que digan la verdad”, señaló, contundente, Alberto España.

Clarín: El desabastecimiento golpea más en el interior: faltan alimentos, nafta y gas
Hasta ahora las cadenas hablaban de faltantes de algunos productos -básicamente aceite, harinas, carne y lácteos- que podían cambiarse por otros. Sin embargo, ayer, desde la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), Juan Vasco Martínez comentó que la preocupación crece porque "los cortes de ruta se han radicalizado". Por eso, advirtió que si persiste la protesta, este fin de semana habrá góndolas vacías.

Página 12: La CTA debate por el campo
“A mí me provocó malestar que Federación Agraria se haya aliado con las corporaciones que tienen las manos manchadas con la sangre de nuestros compañeros. Hace falta discutir más con quien articulamos”, aseguró a PáginaI12 la chaqueña Belén Rodríguez, secretaria de Juventud de la CTA Nacional. La propuesta de estos dirigentes es hacer participar del debate a movimientos campesinos como Mocase y Mocafor, que también tienen vínculos con la CTA y parecieran estar quedando afuera de la discusión parlamentaria. Para ellos las retenciones no son un problema porque no exportan. Por lo general, producen hortalizas y ganado para consumo propio y apenas pueden comercializar el excedente. Sin embargo, el modelo sojero no les resultó indiferente sino absolutamente ruinoso. “Muchos grandes empresarios los desalojaron violentamente de sus tierras para imponer el monocultivo. Por lo tanto, ahora también quieren discutir el modelo agrario y garantizar la soberanía alimentaria”, afirmó Rodríguez.

Crítica: ¿En qué estructura social agraria piensa el Gobierno?
Precios de venta, rindes, costos y rentabilidades se hallan directamente determinados por las diferentes escalas productivas que disponen los productores agrícolas, de manera que a valores actuales un pool de siembra mediano (10.000 ha) que hace soja de primera en el centro-sur de Santa Fe puede obtener un margen neto (descontada la renta de la tierra y los gastos de estructura) por hectárea de u$s211, mientras que un productor de 1.000 ha oscila en u$s125 y un chacarero de 100 ha sólo obtendría unos 40 dólares por hectárea. Así, mientras en algunos casos sería necesario reducir la alícuota del 35%, en otros existe capacidad de tributar aun por encima de los porcentajes actuales.

Página 12: En el Congreso, retenciones y algo más
Si bien la agenda del lunes será abierta, a la cabeza estará el proyecto del Ejecutivo, la ampliación de las facultades de la Oncca para que tenga la capacidad de comprar y garantizar precios plenos a los productores y sancionar la conformación de monopolios y oligopolios en la cadena agroindustrial. También se trataría una ley de arrendamiento, proyecto impulsado por Eduardo Macaluse que toma como base una iniciativa de la Federación Agraria. Y por sugerencia de Alberto Cantero (Frente para la Victoria), titular de la Comisión de Agricultura, también se propondrá tratar la Cuota Hilton, un plan nacional para el desarrollo agropecuario (Plan Dafo) y la creación de un fondo de transferencia de 1200 millones de pesos por año para impulsar la ganadería, el sector avícola, frutas, hortalizas y lechería.

17.6.08

"Crisis del campo" y desarrollo sustentable

Artículo editorial

En primera instancia, parece que la gran visibilidad del conflicto agropecuario logrado en base a los cortes de ruta en varios puntos del país le resta posibilidad de atención a otras problemáticas. Pero la circunstancia también es una oportunidad para la reflexión, especialmente sobre el sistema político que puede conducir las demandas y el ordenamiento del uso del territorio.

Así, los piquetes de las clases medias rurales no deberían ser permitidas por la sociedad, en tanto que las protestas de los pobres nunca tuvieron un apoyo significativo y la duración de las medidas de fuerza implica un riesgo de desestabilización. Sin embargo, también el gobierno tiene una responsabilidad suprema en la realización efectiva de la democracia.


No hay que olvidar que la proliferación de la metodología de los cortes de ruta para obtener visibilidad debería ser razón de una fuerte crítica a los medios masivos, especialmente la televisión. Es su lógica en la cobertura de los temas de agenda los que motivan en buena parte que haya que realizar un acto grandilocuente y espectacular para que las cámaras se acerquen a escuchar los reclamos.

Desde la perspectiva ambiental, la participación política es fundamental, pero ésta debe ser informada y conciente, teniendo en cuenta que los grandes medios tienen intereses muchas veces ocultos. Por ello, la perspectiva de una diversificación del sector es imprescindible para pensar en una resolución más consensuada de las problemáticas nacionales.

El desarrollo sustentable implica integrar las variables ambiental, económica y social, por lo que los principios de la Agenda 21 implican construir una democracia con genuino consenso. Para ello, debe haber mecanismos institucionales que posibiliten este involucramiento de los individuos como ciudadanos, que trascienda el mero acto del voto.

No puede haber sustentabilidad si existe una fuerte incertidumbre que no es afrontada mediante la planificación participativa de las comunidades, como es el caso de la minería. El ordenamiento territorial es un instrumento indispensable para organizar una agricultura que asegure la soberanía alimentaria del pueblo a través del apoyo efectivo a los campesinos amenazados por la sojización.

Evidentemente, la imagen de la leche derramada no invita a otra cosa que lamentarse por la injusticia que parece ser sistemática a este modelo socioeconómico. El predominio irracional del mercado en la distribución de recursos hace prevalecer el interés monetario por sobre los motivos humanitarios como el derecho al alimento.

Queremos plantear que hubiese sido saludable que hayan existido protestas por parte de los productores agropecuarios cuando se obtenían divisar por la exportación cuando persiste la desnutrición en buena parte del territorio. Evidentemente, es necesaria la participación estatal para la distribución de la riqueza que viene en buena medida de la tierra, cuyos beneficios corresponden a toda la nación.

Eso no implica que deba discutirse la forma en que interviene el actual gobierno, pero se debe ser también respetuosos en la forma de comunicar estas diferencias. Es claro que esto parece más una utopía que una propuesta pero la reflexión sobre la ética de las acciones es la única forma en que se puede imaginar un futuro mejor, cercano al desarrollo sustentable.

Entonces, habrá que ponerse a discutir las cuestiones importantes, como el debate sobre los pools de siembra de Horacio Verbitsky de Página 12 y Jorge Rulli del Grupo de Reflexión Rural. Si es cierto que los grandes terratenientes persisten, habrá que ver no obstante si el ingreso de las corporaciones de los agronegocios no modifica la realidad en la que brilló la oligarquía hacia nuevos modelos de gerenciar la economía del campo.

"No es hambre el problema de Argentina, sino la injusticia distributiva de riqueza de un país que puede nutrir, con sus exportaciones de alimentos, a 300 millones de personas", opinó el profesor Christian Ferrer en otro artículo de Página 12. El pensador de las tecnologías agregó: "Ahora importa exportar soja para los chanchos chinos o transformar al maíz en biocombustible, un insumo vital para dueños de automóviles, es decir una tecnología cotidiana que está entre las principales causas de muertes en calles y rutas de todo el mundo".

Realmente deben aplaudirse las tribunas que aportan testimonios profundos para el diálogo de saberes necesario para instituir un nuevo modo de organización social. Creemos que las ONGs ambientalistas también deben incorporarse a esta discusión sobre el país que pretende proyectar el Bicentenario para que un siglo después quienes vivan esa época puedan mirar con orgullo a sus predecesores.


10.6.08

El desmonte, una película que nadie quiere volver a ver

Crítica abierta de la 3º Consulta Ambiental

En la cartelera de los problemas ambientales, la deforestación continúa entre los titulares más grandes, casi tanto como los dos millones y medio de hectáreas de bosques nativos que se perdieron en la última década. Pero si se hiciera un documental para difundir el tema (que por cierto es necesario, como lo es en el caso de las mineras, y del que podría comenzarse con la difusión de material audiovisual de Greenpeace), aquella no sería la imagen más importante.

Jorge Cappato de la Fundación Proteger realizó una brillante síntesis argumental del proceso social que implican los desmontes en el norte del país. El actor principal, plasmado en el boom sojero, adquirió mayor visibilidad recién con la crisis agropecuaria originada en un lockout contra las retenciones móviles a la exportación de granos, tanto que el dirigente Alfredo De Angeli mereció el terminator de oro para la Asociación Piuke.

Resta ahora redescubrir al protagonista, a la verdadera persona de la tierra: el wichi que vive en y por el monte de Chaco, o el campesino que resiste con su familia en Santiago del Estero. Las organizaciones ambientalistas son en ese marco personajes secundarios, importantes porque trabajan para ayudarlos, y lograron el año pasado que el gobierno sancione la Ley de Bosques Nativos.


Sin embargo, mientras en cada escenario se preparan, o no, para implementar la norma a través del ordenamiento territorial (que debería extenderse a otras regiones como remarca vida Silvestre) la realidad sigue superando a la ficción. Algunas topadoras siguen fuera de la ley destruyendo silenciosamente, desprotejiendo a la tierra en momentos en que la conciencia sobre el cambio climático nos anticipa la crónica de una tragedia anunciada, donde la fiebre del planeta pondrá en peligro la vida humana.

Más importante, los campesinos siguen sin conseguir su merecido reconocimiento de propiedad y están con la soja hasta el cuello. En tiempos de temor por la posible falta de alimentos y en el que en Argentina mueren por desnutrición ocho chicos por día (más allá de que la crisis principal es de distribución y no de producción), no utilizamos con sabiduría el suelo para asegurarnos que la naturaleza trabaje para la vida y no para el negocio.

Más importante todavía, las poblaciones sobrevivientes de wichis piden entre lágrimas, como otras etnias indígenas, poder conservar su forma de cultivar, su forma cultural. Piden poder preservar su hogar, que es el monte, del que el bosque es su guardián, y donde conviven con el yaguareté, con el loro, con su historia y con sus artesanías de quebracho.

Porque diversidad ecológica significa diversidad cultural, como ya lo enseño alguna vez Edgar Morin, y todas ellas pertenecen a la madre tierra. No quieren estar encerrados, quieren aprender pero no que los eduquen, que los tengan que civilizar, porque saben que la barbarie se parece más a un mundo contaminado y corrompido que se puede ver por televisión, y al que FUNAM siempre denuncia.

Hasta ahora la película no tiene un final feliz, de esos que nos gustan a todos, salvo para unos pocos al que le interesa otro verde, cuando la hoja se transforma en papel. Entonces, que la segunda parte de este docudrama nacional sea buena, depende de que el espectador se transforme en actor, que al terminar de observar el texto del otro lado de la pantalla se convierta en un participante informado.

Porque el cumplimiento de la ley de bosques no se garantiza con la reglamentación del gobierno, sino con el involucramiento ciudadano: ese el cambio político más importante, la democracia participativa que FARN promueve. El desarrollo sustentable es una cuestión ética, no solo con las generaciones del futuro, sino con las del presente a las que el crecimiento económico no las representa, y donde la esperanza reside en la protección del monte.

Pablo Gavirati / ComAmbiental.

Ver también: Proteger el territorio

6.6.08

Cambio climático: problema mundial, ¿acción local?

El día Mundial del Medio Ambiente recuerda la fecha en la que comenzó en 1972 la Convención de Estocolmo, marco que daría lugar a la creación del Programa de las Naciones Unidas (PNUMA) para el Medio Ambiente y que instalaría definitivamente esta temática en la agenda internacional. En la actualidad, es el cambio climático el fenómeno que evidencia con mayor fuerza este desafío global, y donde todas las naciones poseen una responsabilidad común pero diferenciada.

Tanto es así que el PNUMA adoptó como lema en este 2008 el "Deja el hábito, hacia una economía libre de carbono" para hacer hincapié en las acciones cotidianas que cada uno puede adoptar para hacer su contribución a bajar la emisión de gases de efecto invernadero. En este contexto, la secretaría de Ambiente de la Nación presentó el primer calculador de la huella de carbono argentina, que mide a través de una serie de preguntas el aporte de cada uno según el transporte que utilice o el consumo de aparatos eléctricos, entre otras cosas, y trate de reducir las toneladas emitidas por año.


Huella de carbono. “El argentino promedio emite 5,71 tn de carbono al año” dice la gacetilla que elaboró la oficina gubernamental para presentar la nueva herramienta. El proceso no es tan sencillo porque implica que cada uno haga cálculos sobre su consumo pero la planilla utilizada permite conocer el resultado en forma inmediata y el ciudadano responsable puede tener conciencia de que cada acción implica un impacto, por pequeños que sean.

Por otra parte, si bien está aclarado en la sección automóviles la división por el número de pasajeros, no lo está en el caso del consumo de servicios, por lo que el mecanismo es más eficaz para averiguar la huella de una familia. Raúl Montenegro de FUNAM hizo una crítica más profunda a la secretaría de Romina Picolotti: "Difunde `huellas del carbono´ para el Día del Ambiente, no las dramáticas `huellas de la degradación´ que comprometen nuestro futuro como país".

Mala vibra. Por su parte, Perfil publicó "Picolotti quiere saber qué argentinos calientan más", un título que lo dice todo sobre su enfrentamiento con el gobierno pero poco sobre el objetivo de la herramienta. Para La Nación, ya no hay más excusas, porque "En materia climática, el `¿yo?, argentino...´ no va más" y en ella se destaca que la adaptación del calculador argentino tiene en cuenta la matriz energética del país, mejor que la de Estados Unidos por tener más energía hidroeléctrica.

Sin embargo, Greenpeace presentó sus paneles solares y advirtió, como hizo en nuestra consulta, que "Argentina cuenta con la peor matriz energética de la región ya que depende en casi un 90 por ciento de los combustibles fósiles". Así, el lema del director de Cambio Climático argentino Nazareno Castillo de "crecer desacoplando la curva de crecimiento de la de carbono" se aleja del horizonte si no se promueven las energías limpias y se da impulso a la eficiencia energética.

"¿Qué incidencia real tienen las acciones individuales?", preguntó con perspicacia un periodista de FM La Tribu a un representante de este blog. Para ComAmbiental, no solo son necesarios los cambio como consumidores, por ejemplo con el caso de las lámparas de bajo consumo, sino como ciudadanos, para realizar una participación informada que movilice la agenda política en favor del desarrollo sustentable. Otro de los reclamos que tendría que pedirse al gobierno es una diplomacia activa para que las naciones desarrolladas cumplan con los protocolos internacionales contra el calentamiento global.

En este sentido, hubo una voz optimista: "Después de las elecciones de noviembre, el rol de Estados Unidos va a cambiar radicalmente (...). Va a pasar de ser un país que arrastra los pies y se hace el tonto a ser un líder en las cuestiones que tienen que ver con el medio ambiente”, es la opinión de Osvaldo Sala, argentino que trabaja en al Universidad de Brow, recogida por Perfil. De todos modos, uno de las soluciones mencionadas, aconsejada también para el país, es polémica para algunos y preocupante para otros, los biocombustibles.

¿Y los desmontes? Es un dato de relieve, porque justamente Castillo mencionó en un artículo de Página 12 que una de las medidas adoptadas por el gobierno es la ley de biocombustibles. Ante el señalamiento de las objeciones por parte del periodista, la respuesta fue desmovilizadora: "Desde el punto de vista de la emisión directa de gases de efecto invernadero, los biocombustibles son positivos con respecto a los combustibles fósiles. Es cierto que la perspectiva es otra si se trata de seguridad alimentaria o del avance de la frontera agropecuaria".

Es tan cierto que las principales organizaciones ambientalistas denuncian que es mayor el daño que el beneficio de los agrocombustibles, y por ello es necesaria la implementación de la ley de bosques que según admitió el funcionario todavía está siendo reglamentada. "Por tercer año consecutivo la deforestación aparece como principal problema en nuestra encuesta, en relación con la expansión del cultivo de soja. Es que la sojización, ahora en la agenda pública, para los ambientalistas es un tema prioritario desde hace años", manifestó ComAmbiental en un recuadro de Página 12.

Política de Estado. "Lo ambiental debe ser un eje estructural que vaya a la economía y toda la política del país", resumió Pablo Gavirati de ComAmbiental en una videonota de Clarín digital. Por ello, como bien se puede analizar de la producción integral de La Voz del Interior, Picolotti solo puede quedarse en la expresión de deseos y la explicación del problema porque, como menciona Rafael Kopta de la Fundación Acude, hace falta "primero, decisión política", desde el más alto nivel gubernamental, para que se cumpla la Ley de Bosques.


Este es por lo tanto el mayor desafío que debe encarar el gobierno, hacer efectiva la moratoria al desmonte y fomentar el ordenamiento territorial en las provincias, por sus efectos concretos y como medida ejemplar para que todos los argentinos puedan involucrarse y hacer el cambio que está a su alcance. La matriz energética también es importante para establecer la base en la que cada argentino puede actuar, no es lo mismo consumir menos electricidad procedente de una central de carbón que los mismos KW generados en un parque eólico.

4.6.08

3º Consulta Ambiental: La deforestación sigue siendo el problema ecológico más importante de la Argentina

5 de junio - Día Mundial del Medio Ambiente. Nueve organizaciones ambientalistas del país participaron en la tercera consulta realizada por ComAmbiental. En medio del conflicto agropecuario, la demanda de frenar el monocultivo de soja se une a la necesidad de contar con una política ecológica integral.


El noventa por ciento de las organizaciones no gubernamentales consultadas por ComAmbiental volvió a considerar por tercer año consecutivo a la deforestación como la principal prioridad de la agenda socioambiental. Esto ocurre en un contexto en que el gobierno debe implementar la Ley de Bosques Nativos, que aún espera su reglamentación a pesar de haber sido sancionada en noviembre del año pasado.

“Ahora la prioridad debe centrarse en los procesos de ordenamiento territorial de los bosques en cada provincia”, afirmó Juan Carlos Villalonga, director político de Greenpeace. Sin embargo Raúl Montenegro, presidente de la Fundación para la Defensa del Ambiente (FUNAM), desconfió de que la norma pueda frenar los desmontes: “Es una ley de papel pese a sus buenas intenciones”.

El director de la Fundación Proteger, Jorge Cappato, tiene una visión amplia de las consecuencias del “boom de la soja y los agrocombustibles”, tema de gran actualidad. “Desmonte, agotamiento de los suelos, cambios en las cuencas hídricas, inundaciones y sequías, destrucción de la agricultura familiar, expulsión de población rural hacia los asentamientos pobres y ya colapsados de las grandes ciudades y, por lo tanto, más tensión social e inestabilidad política”, es la película completa.

Según Diego Moreno, director de Conservación de la Fundación Vida Silvestre, la urgencia es la “conservación de bosques y otros ecosistemas frente al avance de la frontera agropecuaria”. La Fundación Ambiente y Recursos Naturales, a través de su responsable de prensa, Federico Sangalli, resumió el objetivo a seguir: “Agricultura y ganadería sustentables, con especial atención en el ordenamiento ambiental del territorio”.

La política será ambiental o no será. “Para que el gobierno pueda tener un rumbo, debe tener que poder tomar las decisiones y no dejar que las tome el mercado”, manifestó Alejandro Yanniello, coordinador de la Asociación Ecologista Piuke. Desde su perspectiva, ejes como los agronegocios o la minería deben integrarse en un cambio profundo: “La política no debe preocuparse por el medio ambiente, la política debe ser ecológica en el siglo XXI”.

Luego de aparecer como una de las principales prioridades en el 2006 y desaparecer de la percepción el año pasado, la política ambiental resurge como un enfoque integral para el setenta por ciento de los consultados. En palabras de Elena Lucca, presidenta de la Asociación Agenda 21 Nordeste, se debe estructurar una línea política para la gestión de los recursos “basada en una ideo-logia de principios ambientales”.

“Si no fortalecemos la institucionalidad pública ambiental no podremos encarar ningún proyecto serio de ejecución de políticas”, incluyendo a los gobiernos locales, coincidió Eduardo Sosa, presidente de Oikos Red Ambiental. En el mismo sentido, Cappato considera relevante “una mayor transversalidad de lo ambiental y lo social en todas las instancias de decisiones” a la vez que una “mayor participación ciudadana informada y vinculante”.

Agua de río mezclada con mar. Las otras prioridades de las que debería ocuparse el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner están relacionadas con el agua. La minería es una actividad que la agrede en dos sentidos, por la gran extracción de este recurso escaso y por el peligro de contaminación por los residuos del cianuro, pero aún así “el mercado demanda oro para uso superfluo y debemos darle oro”, lamenta Yanniello.

La conflictividad de los megaemprendimientos mineros es para Sosa una “cuestión de dignidad”, ya que aún las empresas siguen beneficiándose con “privilegios adquiridos durante la década pasada”, a pesar de un reciente procesamiento de uno de los directivos las trasnacionales. Montenegro considera que se debería “prohibir toda nueva actividad minera metalífera y de uranio a cielo abierto en las altas cuencas hídricas” así como “revisar las autorizaciones existentes”.

“Trabajar en la conformación y funcionamiento de los comité de cuenca de todos los ríos interprovinciales”, es el objetivo que se plantea Leandro Altoaguirre, de la Asociación Alihuen. Para FARN, la “contaminación de las cuencas hídricas” debe solucionarse con una política de Estado, como lo demuestra el caso ejemplar de Matanza – Riachuelo.

La sobrepesca preocupa también a las organizaciones: es grave el caso del río Paraná, donde la sobreexplotación dirigida a la exportación está poniendo en peligro del ecosistema. Lo mismo ocurre en el océano atlántico, donde la crisis que atraviesan las ciudades portuarias debe superarse mediante la “planificación de la actividad pesquera a largo plazo, incluyendo la sustentabilidad de la actividad y del recurso”, según mencionó Moreno.

Basura, veo en tus ojos y veo. Dos de las organizaciones con sede en la Ciudad de Buenos Aires pusieron en agenda un tema que no había sido mencionado en las consultas anteriores. En palabras de Villalonga, el crecimiento de residuos “está generando una situación de colapso en el área metropolitana”, lo dice en un contexto en que el gobierno de Mauricio Macri debe responder sobre la ejecución de la Ley de Basura Cero.

¿Cambia, todo cambia?. Greenpeace y Vida Silvestre (WWF), dos de las ONGs internacionales de renombre, coincidieron en jerarquizar los problemas de la infraestructura energética del país. En vísperas del Día del Medio Ambiente, el mal uso de la mala energía (ineficiencia en el consumo de hidrocarburos) sumado a la deforestación de los bosques, genera una de los más importantes desafíos políticos de todo el mundo: el cambio climático.

..................................
ACTUALIZACIÓN: Continuar la lectura con el artículo de análisis de la consulta:
El desmonte, una película que nadie quiere volver a ver


2006: 1º Consulta Ambiental
2007: 2º Consulta Ambiental

3.6.08

Minería: ¿una extracción sin retenciones frenada por la justicia?

Después de tantas malas noticias, o de noticias que no llegaban, porque las operaciones de las empresas mineras trasnacionales siguen provocando un saqueo ambiental y social en el oeste argentino, la semana pasada ocurrió un cambio. El procesamiento al vicepresidente de La Alumbrera, Julián Rooney, acusado de delitos de contaminación, marca una esperanza de que el freno a esta actividad que se consiguió en Esquel se extienda al norte.

El fallo de segunda instancia aplicado por la Cámara Federal de Apleaciones de Tucumán del 29 de mayo pasado se decidió por mayoría con los votos de los camaristas Ernesto Wayar, Graciela Fernández Vecino y Raúl Mender. Ricardo Sanjuan, quien fue el único que quiso seguir con el argumento de la falta de méritos, había sido quien presentó una denuncia penal a los manifestantes contra la minería, medida que ya fue desestimada por la Justicia.


El procesamiento del empresario se enmarca en la ley nacional 24.051 de residuos peligrosos que se aplica sobre su "generación, manipulación, transporte, tratamiento y disposición final" cuando se trate de residuos que tengan jurisdicción nacional, es decir, afecten a varias provincias. Este es el caso claro de Minera La Alumbrera, cuya extracción se produce en Catamarca pero cuyo mineraloducto, la forma de transportar su producción, causa contaminación en Tucumán, a causa de diversas roturas que afectan los cursos de agua.

Según resumió un artículo de Darío Aranda en Página 12 los "cuatro derrames tóxicos" que afectarían la cuenca del río Salí Dulce se suman a problemas crónicos en el dique de colas, que producen los problemas de drenaje ácidos ya explicados por ComAmbiental. El drama socioambiental de la minería en Catamarca fue bien retratado y difundido por el documental "Asecho a la ilusión", que se centra en la historia de Juana Flores y Manuel Casas, expulsados de su territorio por la contaminación.

Ahora el directivo puede esperar una condena de tres a diez años de presión, si se comprueba que Minera La Alumbrera contaminó "de un modo peligroso para la salud, el suelo, el agua, la atmósfera o el ambiente en general". "Rooney está procesado ahora por contaminación (daño ambiental) producido en el canal de desagüe DP2, en la ruta provincial 302, de la localidad de Ranchillos, adonde se vierten los efluentes de la planta de filtrado del concentrado de mineral del yacimiento Bajo La Alumbrera, en Catamarca", expresó un comunicado de la Red Nacional de Acción Ecologista (RENACE).

Este es un "caso testigo" y, según expresó Javier Rodríguez Pardo de RENACE a Página 12: "Sabemos que es sólo un paso, con una burocracia judicial que no sabemos cómo terminá", a esto se le suman los posibles contactos políticos que pueda tener el empresario. El fallo se produjo después de que vecinos de Tinogasta cortaran el paso a 17 camiones de La Alumbrera y de que luego estos vehículos interrumpieran el tránsito en la ruta, para volver a Chile después de seis días.

De esta manera, esta actividad económica que extrae recursos naturales no renovables para sacarlos del país sin pagar retenciones por el código minero menemista, confirmado por este gobierno, podría sufrir un revés. Se debe considerar que además de la contaminación denunciada, este tipo de minería es insustentable por la gran cantidad de agua que consume (4 millones de litros por hora), en zonas áridas o semiáridas donde se trata de un bien escaso y fundamental para la vida.

Ver más sobre La Alumbrera en La Vaca: El agujero Negro.