28.3.08

Sojización y desertificación: ¿retenciones ambientales?

"Los nutrientes que se van con los granos no los paga nadie, sin embargo, cada vez que un agricultor quiere fertilizar mineralmente su campo debe pagar a las compañías un precio de fertilizante cada día mas caro", para el investigador Walter Pengue, consultado por ComAmbiental, este es el mayor déficit de la política agraria del gobierno. Por ello, a las consecuencias sociales del monocultivo sojero que lleva a la expulsión de campesinos y los problemas sanitarios para los contaminados con agrotóxicos, se suma un grave problema ambiental como es la desertificación de las tierras.

La misma preocupación tenía en su momento el director de Conservación del Suelo y Lucha contra la Desertificación de la Secretaría de Ambiente Nacional, Octavio Pérez Pardo, quien afirmaba que, según referencia un artículo de este medio, "lo que se exporta en potasio, nitrógeno y fósfero que la soja extrae del suelo, sería mayor a las ganancias, teniendo en cuenta que los productores no devuelven los fertilizantes a la tierra". Esta es una problemática desconocida por gran parte de la opinión pública.


Así, como expresa el presidente de Funam Raúl Montenego: "Qué duro es comprobar que muchos productores, gobiernos y ciudadanos no saben que los suelos solo son fabricados por los bosques y ambientes nativos, y nunca por los cultivos industriales". "El avance del modelo sojero, iniciado durante el menemismo y acentuado en esta década, significa un desierto verde y contaminado, sin agricultores y ciudades saturadas de familias expulsadas de las zonas rurales", es la reflexión del Movimiento Nacional Campesino Indígena".

El pensamiento de Montenegro no está alejado de lo escrito en Crítica por el diputado kirchnerista Miguel Bonasso: "Puede que el lector no alcance a imaginar cabalmente lo que esto significa, de qué manera influye para que la Argentina, otrora uno de los países más fértiles de la tierra, sea crecientemente desertificada por el monocultivo (la fiebre de la soja) y contribuya, de manera protagónica, al proceso de cambio climático, a la destrucción cada vez más acelerada de nuestro hemisferio y del planeta".

"Retenciones ambientales". Pengue, especialista en economía ecológica del Grupo de Ecología del Paisaje y Medio Ambiente de la UBA, explicó que podría hablarse de "retenciones ambientales". Esto es, "parte de la captación de la renta ambiental que se llevan gratis del país y, como medida resarcitoria, paliativa, de gestión y redistribución hacia el mismo sector, con lo que se podría promover una gestión más sostenible", según escribió en su momento en el artículo "El vaciamiento de los pampas" para Le Monde Diplomatique.

El experto está a favor de las retenciones, pero no del modo en que están planteadas, según le manifestó a ComAmbiental, "puesto que el gobierno solo se basa en una politica coyuntural de altos precios y rentabilidad interna, pero debería analizar el tema con una visión de sustentabilidad de los recursos, y manejar estos fondos para ello y no para su propia caja". En este sentido: "Los fondos de los recursos del suelo pueden ayudar a reconstruir un verdadero y sostenible sector rural".

Tierras. Pengue agrega: "Si no se arregla el problema de la tierra, en manos de quienes sigue estando y no se discute el tema de fondo, que es una reforma agraria integrada, poco se dirá del nudo crucial de la situación". Esto es: "Muy pocos se apropian de una renta que pertenecería a muchos, si se dieran posibilidades para que muchos pequeños y medianos agricultores, y hombres sin tierra, accedan al recurso.

Una política de ordenamiento territorial no tiene que incluir solo a los pequeños productores que quieren salir de la sojización, como es el discurso de la FAA, sino a las familias campesinas del interior profundo, muchos de los cuales ya fueron expulsados de sus tierras por los intereses del monocultivo. La generación de alimentos planificada debe obedecer a un patrón de desarrollo sustentable, que conserve sobre todo el valor nutricional que nos ofrece nuestro suelo.

Ver también: La soja de las trasnacionales y los pequeños productores
Agricultura sustentable ¿hasta cuándo? Notas e informes, por Walter Pengue

La soja de las trasnacionales y los pequeños productores

Mientras la televisión hace posible la política instantánea, en donde sin que haya tiempo para la reflexión las repercusiones de un discurso son instantáneas, la complejidad de la problemática comienza a ser abordada por agrupaciones socioambientales. En general, existe una fuerte crítica al modelo sojero, y se señala además que el gobierno se mantiene favorable a las grandes corporaciones exportadoras.

"Qué duro es ver que el gobierno nacional y los ruralistas luchan entre sí cuando son cómplices necesarios del país sojero", así de contundente fue el presidente de la Fundación para la defensa del Ambiente (FUNAM), Raúl Montenegro, en su artículo "los rehenes de Monsanto". Para el Grupo de Reflexión Rural (GRR) , "cualquier política tributaria que se establezca, en los marcos del actual modelo de agro exportación y de producción de commodities, no hace sino fortalecer la tendencia a mayores cultivos industriales, a la vez que añadir riquezas a los que más tienen, los pooles y las Corporaciones".

La Fundación Proteger realizó una fuerte crítica del modelo sojero, al tiempo que realizó una interesante recopilación de artículos de especialistas sobre la temática. Esta ONG, que recordó el vinculo de este monocultivo con la deforestación, manifestó también que "en la región sojera, la agricultura familiar y los pequeños productores prácticamente han desaparecido, mientras continúa la migración rural hacia los asentamientos carenciados de las grandes ciudades", por lo que se trata de un tipo de agricultura que genera pobreza.


¿Retenciones? Según Lapolla, como ya señalamos, "el gobierno ha decidido tomar medidas que desalientan la expansión del monocultivo de soja transgénica forrajera". Por el contrario, Jorge Rulli, integrante del GRR y periodista de Horizonte Sur (programa que se emitiría por última vez este domingo), expresó en su última editorial que el kirchnerismo no tiene una política agraria, sino que "el modelo instalado por el menemismo en los años noventa, se ha mantenido pese al tiempo transcurrido".

Y amplió: "Muchos años en que se permitió que las corporaciones y exportadores representaran al Estado cobrando al productor un tributo a las exportaciones que en realidad y según el espíritu de la Ley, les estaba destinado a ellas". Su argumentación coincide con la manifestada en el diario Crítica por Martín Caparrós, en cuyo artículo sostiene que el gobierno podría haber dejado afuera de las retenciones a los pequeños chacareros de menos de 200 hectáreas, que son dos tercios de los productores agrarios pero poseen solo el tres por ciento de las tierras.

En el mismo sentido, para Rulli, ellos son víctimas, porque "debieron optar entre sus tambos o entre sus prácticas tradicionales de producción, y la Soja como único cultivo rentable", como pudo escucharse en los testimonios de algunos manifestantes. Así, "no encontraron otro modo de sobrevivir que sumarse al modelo imperante, y todos parecieran tener un único liderazgo y ese liderazgo esta en la más alta escala de los Agronegocios".

Así es que para el GRR: "Las políticas actuales, acrecientan las prácticas de una agricultura industrial sin agricultores ni población en el campo. Las mayores retenciones a la Soja devienen paradójicamente, de esa manera, en una mayor sojización". La misma conclusión, pero de manera más calma, fue adoptada ayer por el periodista Nelson Castro, cuando advirtió que en el discurso las intensiones de la presidenta eran las mejores, pero que en la práctica lo hecho hasta ahora profundizó la concentración de la producción en vez de diversificarla.

¿Qué modelo? Así, como destacó Proteger: "La superficie sembrada de soja en 2007, con una nueva cosecha récord, alcanzó las 16.000.000 de hectáreas. También la tasa de desmonte de bosques nativos llegó, según índices oficiales, a superar varias veces el promedio mundial". Montenegro criticó también a los manifestantes porteños, pero por otras razones que la presidenta: "Que duro es recordar que esas cacerolas relucientes, esos estudiantes movilizados y esas familias temerosas del desabastecimiento no salieron a la calle cuando los terratenientes de este siglo XXI expulsaron a familias y pueblos enteros para plantar su soja maldita".

En declaraciones retomadas por Crítica, Eduardo Buzzi de la Federación Agraria Argentina, se refirió al discurso presidencial: "No es el mismo tono, en este mensaje nos legitima a los pequeños y medianos productores y dice que no va a haber el mismo tratamiento". Del mismo modo, aclaró que "no somos ni gorilas ni golpista ni vamos a ser funcionales a los dos mil tipos que manejan el negocio de las soja", descreyendo así de la supuesta política de ayuda al pequeño productor contra la concentración.

"Qué duro es observar cómo se extingue el campesino que convivía con el monte, y cómo lo reemplaza una gran empresa agrícola que empieza irónicamente sus actividades destruyendo ese monte", siguió en sus reflexiones Montenegro. Así, para Pino Solanas en Página 12: "Los Cargill, Dreyfus, Bunge y Born, A.D.I.T y otros, son los que mandan, fijan el precio y se apropian innecesariamente de una millonaria renta que ha llegado hasta un tercio del total".

Desde nuestra humilde posición, creemos que si es cierto que el gobierno busca, como dice en su argumentación, frenar la sojización del campo, debería hacerlo con una política integral a largo plazo que considere a los pequeños productores y a los campesinos de los montes. Tal vez sea una oportunidad histórica para generar una verdadera distribución del ingreso, donde se realice un ordenamiento territorial para el mejor uso sustentable del suelo, en el camino de la soberanía alimentaria a través de una producción diversificada.

25.3.08

El paro del campo y la política ambiental

Desde hace unos días puede verse por televisión el corte simultáneo de varias rutas por miembros de diversas organizaciones rurales, en protesta de las nuevas retenciones a las exportaciones de ese sector. La noticia merece un análisis hasta ahora poco explorado: desde una perpectiva socioambiental o desde la economía ecológica, donde las reflexiones sobre el uso de la tierra son vitales para el desarrollo sustentable de un país.

El Movimiento de Campesinos de Santiago del Estero (MoCaSE) salió a aclarar su posición en contra del llamado "paro del campo": "Ellos han traicionado el proyecto de producción de alimentos diversificados en Argentina, ellos han venido al Chaco argentino con armas en las manos para desalojarnos", advirtieron. A su vez, la organización rubricó un artículo elaborado por el ingeniero agrónomo Alberto Lapolla, en el que se critican los intereses de la oligarquía en el modelo latifundista de soja transgénica y con agrotóxicos, contexto en el cual la medida de las retenciones es una herramienta valedera.

Largo plazo. En la revista Veintitres, Marcelo Zlotogwiazda planteó: "Desde el Gobierno se argumenta que la mayor presión tributaria busca “desojizar” un poco al campo (la soja ocupa más de la mitad del total de tierra sembrada en el país) e incentivar la sustitución por trigo, maíz u otros cultivos y actividades que habían sido desplazados, lo que aumentaría la oferta de alimentos que sí se consumen internamente y eso serviría de contención inflacionaria. El argumento es válido y la excesiva sojización no es un tema intrascendente; pero en todo caso es un objetivo a mediano y largo plazo".

Mientras que el artículo parece quitarle importancia al mediano y largo plazo, desde la política ambiental es eso lo que debería exigírsele al Estado. Sí se le puede criticar al gobierno que la medida no esté acompañada de una política integral: "Lo lógico es que el Estado las capture [las ganancias adicionales]. Pero debe usarlas en función de financiar un plan nacional de desarrollo agropecuario, no para resolver sus problemas de caja", así lo expresó el diputado Claudio Lozano en una entrevista de la misma revista.

Sin embargo, como menciona Lapolla, el dato más importante es que "el gobierno ha decidido tomar medidas que desalientan la expansión del monocultivo de soja transgénica forrajera". Como sabemos, el avance de la frontera agropecuaria se realizó principalmente por la extensión de este cultivo, en muchos casos a través del desalojo de pequeños productores y también de la deforestación -hecho, este último, que se busca frenar con la Ley de Bosques Nativos.

La medida entonces podría colaborar en el destierro de lo que Lapolla denomina "la lógica `simple´ de la `mayor tasa de ganancia en el menor tiempo y con cualquier costo ambiental y social –total no lo pagamos-´ que utiliza nuestra sempiterna parasitaria y estéril oligarquía terrateniente". La discusión debería darse entonces en este plano: ¿Queremos desarrollo sustentable -y a largo plazo- o crecimiento coyuntural?

Calidad de producción. Hacia el final de su artículo, Zlotogwiazda escribe que "está la protesta –el típico discurso de la Federación Agraria Argentina- de los que subrayan las diferencias entre poderosos y débiles dentro del sector sojero. No es lo mismo la rentabilidad de un campo muy fértil de Rojas o Pergamino o la de una gran compañía elaboradora de aceite, que la de unas hectáreas en zonas marginales y mucho menos productivas del norte del país".

Es cierto como dice el periodista que estas diferencias siempre existieron, pero lo que debería recalcarse también es que estas distancias son naturales y obedecen a las características de las ecorregiones. Muchas de las tierras "menos productivas del norte del país" lo son en parámetros agropecuarios, pero servían bien al monte nativo que sostenían, antes de que la deforestación los eliminara, y que sustentaban la economía rural que defiende el MOCASE.

Así, según Lapolla, "impulsar la sojización depreda la mano de obra y la pequeña y mediana producción, además de devastar al ecosistema y a la salud humana". En cuanto a los efectos ambientales, que repercuten en parámetros socioeconómicos, plantar soja en el norte, en terrenos no aptos más que con ayuda de agroquímicos, podría significar la desertificación de tierras aptas para otro tipo de vegetación.

Rechazo. "En lugar de enfrentar a la SRA [Sociedad Rural Argentina] y CARBAP [Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa], denunciando la concentración y brutal extranjerización de la tierra, unidas a la destrucción de un modelo soberano de producción de alimentos y su reemplazo por un modelo factoría productor de forrajes baratos para la exportación, la Federación Agraria Argentina se une a los terratenientes y multinacionales granarias que se adueñan hoy de la renta agraria en lucha contra las retenciones". De esta forma se refirió Lapolla a la organización que coordina los cortes.

Según el Mo.Ca.SE, "miles y miles de familias campesinas y pequeñas producciones de la Argentina no damos representatividad ni a la FAA ni a la CRA [Confederación Rural Argentina]". Es de esperar que las organizaciones ambientalistas definan su posición sobre la política agropecuaria dado que es considerada el eje del crecimiento de la Argentina y afecta a temáticas tan importantes como la deforestación y la desertificación que pueden ser irreversibles.

22.3.08

Agua para reflexionar

¿Qué es el agua? ¿La valoramos, la cuidamos? En el Día mundial del Agua, entremezclado con tiempos de Pascua, proponemos mirar en el agua, bucear en su reflejo, para dejar que confluyan sentimientos, recuerdos, autocríticas y propuestas sinceras.


Viaje hacia el interior
Si con un cerrar de ojos pudiésemos percibirnos como gotas de agua, viajando por todo el país en forma de lluvia, río, napa, glaciar, vapor, nieve, granizo, nube y mar... ¿Qué veríamos? ¿Con cuántas y con cuán diversas gotas nos encontraríamos?

20.3.08

Fallo ejemplar contra la contaminación del agua

Hoy se celebra el Día Mundial del Agua con el slogan "El saneamiento importa" impulsado por la UNESCO para tomar conciencia y promover acciones referidas a la recolección y al tratamiento de los desechos urbanos e industriales. En este marco, resulta oportuno resaltar un fallo inédito en la provincia de Buenos Aires que reconoció la contaminación con cromo y plomo del agua de red que abastece a los municipios de San Martín, Vicente López, San Isidro, San Fernando y Tigre.

El fallo. La causa se inició tras la aparición de numerosos vecinos enfermos y muertos por cáncer. Los exámenes médicos daban a entender que había cromo en el agua y la fuente de la contaminación, según dictaminó el Tribunal del Trabajo nº 1 de San Isidro, era una industria de cromado de metales en Munro, instalada por encima de un caño principal de AySA.

16.3.08

Transferencia tecnológica japonesa para el ahorro energético

El gobierno nacional tomó conciencia a partir de la presidenta Cristina Fernández de la necesidad de la eficiencia energética propagada por el movimiento ambientalista.

Es que la medida no sirve solo en la lucha contra el cambio climático, sino que también permite un ahorro económico a ser considerado por el alto precio de los hidrocarburos. En este marco favorable, la Organización Japonesa para el Fomento del Comercio Exterior (JETRO) busca difundir la transferencia tecnológica desde el país asiático hacia argentina.

Este fue el tema principal de un seminario realizado el pasado miércoles en el INTI coorganizado por la Fundación Okita, cuyo director Virgilio Tedín Uriburu afirmó que es un "tema extremo importante" del que Japón tiene experiencia desde la crisis del petróleo de 1973. Presente, el subsecretario de Energía de la Nación Luis Beuret manifestó que "la única solución está en considerar la energía como un bien escaso".

Se difunde la política de las 3R de Japón

En noviembre del año pasado, la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) comenzó un nuevo programa de becas dirigida a organizaciones de la sociedad civil. Así fue como jóvenes representantes de la Cooperativa El Ceibo, el Centro Fueguino para el Desarrollo Sustentable, Ecoclubes y Generación Par practicaron un curso intensivo de 18 días que transmitieron al público en la Jornada Reducir, Reusar y Reciclar (3R) realizada el pasado jueves.

Japón había presentado en la Cumbre del G8 del 2004 la Iniciativa 3R "con el objetivo de reducir la cantidad de residuos que se generan, reutilizar los materiales en la medida de lo posible y reciclarlos cuando éstos no puedan ser reutilizados". Como parte de la difusión de su experiencia en contaminación, el país del este asiático tiene entre sus objetivos de cooperación internacional proporcionar información sobre su gestión de residuos.

15.3.08

Para no repetir la experiencia de contaminación en Japón

Un desarollo económico acelerado que no tuvo en cuenta la contaminación ambiental. Esto fue lo que le pasó al Japón de la reconstrucción de posguerra, esta es la historia que no debe volver a repetirse en Argentina, que también comienza una fuerte recuperación de su aparato productivo. Para ello es necesario aprender acerca de esta experiencia, con una mirada crítica de las soluciones culturales y tecnológicas que se aplicaron, y este fue el objetivo de la Jornada "Reducir, Reusar, Reciclar" organizada por un conjunto de instituciones.

La actividad se realizó el jueves pasado en el auditorio de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales, cuya directora del Instituto de Estudios e Investigaciones Ambientales, María del Cármen Galloni, expresó que lo importante es estar "en el camino de la recuperación ambiental". La presidente de la Fundación Espacios Verdes (FEV), también coorganizadora de la Jornada, expresó por su parte que el país nipón tuvo que sobrevivir en la posguerra, y que esa acción sin posibilidad de reflexión fue la que ocasionó la página negra en la historia ambiental.

5.3.08

Después de los incendios en la Patagonia

Otra vez la naturaleza, a través de la lluvia, tuvo que colaborar para enmedar el mal acto de algunos hombres. Ahora la situación reclama justicia, y para ello se detuvo a un sospechoso de haber provocado los incendios intencionales que afectaron gran parte del bosque andino patagónico del noroeste del Chubut. De las tres mil hectáreas que se quemaron durante una semana en la zona, un cinco por ciento corresponde a la jurisdicción del área protegida, según informó el gobierno provincial.

Para la secretaria de Ambiente nacional Romina Picolotti, la detención significa que "se terminó con la impunidad de los que causan daños". Más allá del optimismo, deberá primero realizarse el juicio previo y esperar a que se realice una condena a quien haya sido culpable del crimen ambiental y preguntarse si la legislación impone sanciones justas a los responsables. La funcionaria había realizado la denuncia en la Unidad Fiscal de Investigaciones en Materia Ambiental (UFIMA).


La causa. La prisión preventiva fue decidida por el juzgado penal de Esquel y se refiere en principio a dos focos ocurridos cerca de la localidad de Cholila de los ocho que conformaron el incendio en el oeste patagónico. Según el fiscal de la causa en la que es querellante el gobierno de Chubut, el sospechoso tiene antecedentes penales y junto a otras dos personas habrían sido quienes comenzaron el fuego el pasado 24 de febrero.

El artículo 186 del Código Penal prevé penas de tres a diez años de prisión para quien realiza un incendio forestal en forma intencional, que se podría extender hasta quince años si se puso en peligro de muerte a alguna persona. Aquí, desde la perspectiva ecológica, podría reflexionarse que no se toma en cuenta el genocidio ambiental que produce la quema masiva de bosques nativos, con la destrucción de gran parte del ecosistema, además del recurso estratégico protegido por una ley reciente.

Al respecto, Ricardo Pereyra, intendente del Parque Nacional Los Alerces, afirmó: "Aunque afortunadamente no murió nadie, esto fue una verdadera catástrofe". En el mismo artículo, Clarín publicó que "según estiman los expertos, deberán pasar unos cincuenta años para que la zona luzca con la vegetación que tenía antes de que se iniciara el fuego".

Un proyecto de ley de fines del 2006 intentó modificar el tratamiento de estos delitos, basándose en una estadística del 2004 en la que se decía que del total del 41,8 por ciento de los incendios con causa conocida, solo el diez de cada cien era por causas naturales, mientras que el 61,5 era por negligencia y el 45 por ciento en forma adrede. Tal vez, podría analizarse si la ley debería ser más estricta en este último caso. A su vez, considerar la ejecución de una gran campaña de concientización para quienes inician incendio sin intención de hacerlo, complementada con sanciones más graves que el rango de un mes a un año que prescribe el artículo 189.

Prevención. Un informe de la Administración Parques Nacionales (APN) ya había establecido: "Déficit de precipitaciones y temperaturas extremas máximas superiores a las máximas mensuales absolutas, son una combinación explosiva para la difícil cuestión de los incendios forestales, tan comunes para esta época del año, en especial por la negligencia de la gente", según informó un cable de Telam.

En el mismo artículo, se mencionaba que la APN y el Plan Nacional de Lucha contra el fuego no contaban con los recursos necesarios para combatir incendios de grandes proporciones pero aún así desde el Estado no se tomó ninguna otra medida. ¿Se trató del incendio más importante de la historia del país? Aunque fuentes extraoficiales hablablan de siete mil hectáreas, cuatro más que la cifra oficial, incendios como el de hace dos años en Córdoba incluyeron a 30 mil hectáreas. Sin embargo, las especies de gran valor conservadas en los parques significan también una gran pérdida.

Bosques de la Patagonia. Cuando todavía ardían Los Alerces, otro Parque Nacional, el Lanín, comenzó a incendiarse, en este caso por causas naturales, según informó la administración del PNL y publicó el Río Negro. El fuego pudo detenerse recién ayer después de avanzar también sobre casi tres mil hectáreas. También el Parque Nacional Lago Puelo, en el norte de Chubut, sufrió un incendio de menor proporciones. Habrá que esforzarse por proteger al bosque nativo patagónico, por el bien de la vida y de la belleza natural.


Imagen: Boletín Parque Nacionales