4.1.07

Un año especial para el ambientalismo

El 2006 dejó mucho que reflexionar para el movimiento ambientalista argentino. Fue sin dudas el año que mayor exposición pública tuvo la temática, consecuencia del "Efecto Papeleras" que significó la mediatización y la politización de algunas problemáticas de larga data. Al mismo tiempo, la situación real y concreta no mejoró. Para el 2007 hay un gran potencial para solucionar conflictos claves como la minería, el desmonte o la contaminación.

“Terminamos un año más en el que los problemas de fondo siguen sin afrontarse, en el que las estrategias se proponen sólo para el corto plazo y en el que, una vez más, hemos perdido la posibilidad de encaminar seriamente algunas de las tantas discusiones pendientes en materia ambiental”, criticó duramente al gobierno Greenpeace en un editorial reciente. La exigencia es, según su visión, que se cumpla con la palabra de que el ambiente es una política de estado.

Sucede que los políticos se están enfrentando con nuevas demandas de las que tienen poca experiencia para saber cómo responder: no se trata del corto plazo o los distritos electorales, sino de la planificación de un desarrollo sustentable para las futuras generaciones de la región. Con esta perspectiva, aquí analizamos una serie de temas que aparecieron en la consulta ambiental que ComAmbiental realizó en ocasión del Día del Medio ambiente, lo que sucedió este año y las perspectivas para el 2007.


BOSQUES:
Es uno de los temas más importantes. En diciembre, la Ley de Presupuestos Mínimos para la Protección de los Bosques Nativos que impulsa Greenpeace, entre otras organizaciones, fue aprobada en general pero no pasó el debate punto por punto. Los intereses en juego son grandes, en especial los de la fiebre sojera, un negocio que significa ingresos para pocos en poco tiempo; y en menor medida de pasteras y madereras. La ONG denunció la presión de diputados de Formosa, Salta y Misiones en contra de la ley.

"La norma establece diez criterios ecológicos y categorías de conservación que apuntan a planificar las actividades forestales, agrícolas y ganaderas evitando la fragmentación y degradación del bosque nativo y establece como prioritario cuidar a los bosques que actualmente ocupan y utilizan las comunidades indígenas y campesinas", explicó Greenpeace remarcando la vertiente tanto ambiental como social del proyecto.

Por su parte, la Fundación Vida Silvestre (FVSA) manifestó que es una buena oportunidad para un "debate serio y honesto". A su vez, opinó que "no debería tratarse de la misma manera al desmonte y al aprovechamiento forestal sustentable (...). Es deseable promover el aprovechamiento sustentable pero evitando poner restricciones a la actividad forestal en bosque nativo. En cambio, sí se debería evitar y controlar fuertemente la conversión de bosque nativo".

En definitiva, es un área clave porque repercute en graves problemáticas, tanto a nivel global, con el cambio climático, como regional, con la pérdida de la biodiversidad autóctona y los desequilibrios ecológicos que, según los especialistas, hacen más frecuentes y peligrosos los fenómenos de las inundaciones. Aquí puede observarse si la verdadera voluntad del gobierno es actuar con conciencia ambiental.

PLANIFICACIÓN URBANA:
El tema no aparecía en la agenda hasta que la construcción de grandes torres como en el barrio porteño de Caballito despertó el rechazo de los vecinos. Ellos denunciaron que una especulación inmobiliaria fomenta más viviendas "expulsivas" (sólo para familias con alto poder adquisitivo) sin tener en cuenta que la infraestructura para la distribución de electricidad, agua potable y cloacas no se amplía y entra en colapso.

Por otro lado, la contaminación sonora y la gestión de residuos son otros de los desafíos que las urbes deberán atender en 2007. Al respecto, ya se propuso descuentos en el peaje para los automovilistas que viajen acompañados y así disminuir el flujo y el ruido del tránsito vehicular. También la Ciudad de Buenos Aires dio luz verde a la Ley de Basura Cero, que predica la separación de residuos en origen y la participación coordinada de empresas, gobiernos, cooperativas de cartoneros y la comunidad para reducir paulatinamente la basura; propuesta que el ARI intenta trasladar al nivel nacional.

MINERÍA:
Las protestas contra la minería, después de la lucha del pueblo de Esquel, es una de las banderas del ecologismo de base, en especial en la región cordillerana. Si bien la temática volvió a la luz este año en gran medida por el Efecto Papeleras, los ambientalistas históricos saben que esta problemática tiene un potencial contaminante mucho mayor que cualquier pastera. En especial si se trata de minería a cielo abierto, con utilización de cianuro, generación de drenaje ácido y peligrosos mineraloductos, como es común en las empresas transnacionales.

En este tema es donde se descubre la mayor interna dentro del gobierno nacional. Por un lado, la secretaria de Ambiente Romina Picolotti trata de presionar para lograr mayores controles a la actividad. Por el otro, el poderoso Ministerio de Planificación, a través de la Secretaría de Minería de Jorge Mayoral, defiende los intereses de las provincias mineras, muchas de ellas con gobernadores exmenemistas, como San Juan o La Rioja, que participaron en la sanción del código minero con grandes beneficios para las empresas extranjeras.

La resistencia a estos negociados es mayor donde hay una actividad económica sustentable en juego, como es el turismo en Esquel o la producción de vinos en Mendoza. Pero más allá de eso, lo que el gobierno debería tener en cuenta es que los emprendimientos utilizan una gran cantidad de agua, que no solo hace casi imposible la producción agrícola tradicional, sino que pone en peligro la vida en zonas con un frágil ecosistema, en su mayoría semiárido.

ENERGÍA:
El tema energético está atravesado por la misma interna que la minería, o en realidad deberíamos decir que tal conflicto no existe, porque a pesar de que le correspondería, la secretaría de Ambiente no osó emitir opinión alguna sobre la política del sector controlado por Julio De Vido. Pero lo peor del caso es que el país está sumido en una grave crisis energética estructural, con una matriz compuesta en un 90% por hidrocarburos y reservas que solo durarán algunas décadas.

Una crisis que el gobierno no asume como el Ministerio de Planificación no planifica, sus acciones son a corto o mediano plazo, dirigidas a salvar las urgencias. Así se entienden todas las medidas tomadas por el gobierno, como seguir apoyando Yacyretá, la energía nuclear de Atucha II, la central de gas combinado y recientemente una ucina carbonífera. Se fomenta una energía no solo contaminante, que en muchos casos contribuye al cambio climático, sino no renovable. Por eso la crisis es profunda, y solo se resuelve fomentando a gran escala una verdadera alternativa con energías limpias y renovables.

En este aspecto, el de desarrollar una política energética sustentable, trabajan muy bien las ONGs. Greenpeace desde siempre propone aprovechar el potencial de viento que existe en la Patagonia, que por ahora solo se desarrolla en pequeña escala. FVSA presentó un plan para el ahorro de energía con medidas de eficiencia que involucra un buen uso de los electrodomésticos. El Taller Ecologista de Rosario propuso un novedoso proyecto de energía solar casera para el calentamiento de agua que los municipios pueden implementar. Será cuestión de que el gobierno los escuche y trabaje en serio por la energía del país y la región.

PAPELERAS:
Sin dudas, fue el tema más mediático del año, que llevó a las tapas de los principales medios por varios días una problemática ambiental. Esto trajo como consecuencia lo que desde hace meses llamamos en ComAmbiental "Efecto Papeleras", que incluye dos caras distintas:

-Por un lado, significa una mayor difusión de la temática ambiental. Muchos de los aspectos que se narran en esta misma nota tuvieron una cobertura mucho mayor que en cualquier otro momento histórico del país, como "rebote" informativo de la lucha de la Asamblea de Gualeguaychú. De alguna manera, esto construye una proto agenda ambiental que puede influir en la política del gobierno para solucionar los problemas.

-Por otro lado, sin embargo, esto conlleva una conflictiva mediatización y politización de los conflictos ambientales. Es decir que la constante comparación con la lucha contra las pasteras lleva a ciertas simplificaciones, e informaciones sin demasiada rigurosidad o profundidad para buscar el lado vendible del tema. A su vez, los medios tienden a ver solo el aspecto político o económico de un problema, dejando de lado la compleja perspectiva ambiental.

En resumen, del tema se habla más pero todavía no con la mirada ambiental. En este mismo sentido, ya en el caso particular de las pasteras del Río de La Plata, vemos como fenómenos preocupantes la nacionalización del conflicto por parte de la Asamblea Ciudadana, así como también una casi lógica militarización por el lado de Uruguay. La lucha ambiental supuso siempre una conciencia planetaria que poco tiene que ver con el patriotismo, y es peligroso que esto suceda.

A decir verdad, la posición del gobierno argentino está en la misma lógica que lo descripto. Se ocupó del tema cuando pasó a tener importancia política, y lo hace desde un discurso de la soberanía nacional. Si esto no fuera cierto, no se entendería como todavía no se implementó un plan de producción limpia para la industria papelera argentina, como presentó Greenpeace. Es este el debate que debería saldarse si es que, como suponemos, el país va a seguir consumiendo papel como en el resto del mundo.

CONTAMINACIÓN HÍDRICA:
La degradación de los cursos de agua es un serio problema que pone en peligro la vida del planeta. Como toda problemática ambiental existe un alto grado de interconexión con otros conflictos, y en nuestro país esto es notoriamente visible con las pasteras y las mineras. Igualmente, toda empresa que no actúe en forma responsable con el medio puede generar un gran daño en los cursos de agua, como se puede ver en el Riachuelo y el Reconquista, los ríos más contaminados del país que reciben los desechos de distintas industrias de Buenos Aires.

En este sentido, una de las noticias más importantes del año, no solo a nivel ambiental, fue el fallo inédito de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que obligó a los gobiernos nacional, provincial, porteño y municipales a sanear el Matanza-Riachuelo y atender la salud de los habitantes de la cuenca. En el proceso, la FARN tomó la voz de las asociaciones ambientalistas, tratando de hacer cumplir la medida judicial.

En este punto puede observarse también que hablar de ambiente sano no significa descuidar los aspectos sociales sino todo lo contrario, porque la contaminación ataca a los sectores más vulnerables. Pero la crítica mayor que puede hacerse fue que justamente la medida se tomó luego de la intimación de la Corte. Prueba de esto es que todavía no se tomaron medidas para recuperar la segunda cuenca más contaminada y reclamada del país: el Reconquista.

Perspectivas para un año electoral

Frente a este panorama: ¿El 2007 será un año de elecciones donde los problemas clave podrán empezar a solucionarse o más bien solo serán atendidos los temas más populares y con rédito en las urnas? Todavía no es posible saber si dentro del gobierno ganará una verdadera política ambiental basada en un sincero compromiso o si solo se tratará el tema desde el discurso para atender a las nuevas demandas. ¿Existirá el ekologismo?

De todas formas, no hay que dejar de lado que, en buena medida, así funciona la política. Allí puede buscarse un balance positivo del año, con la mayor difusión de la temática y la primera marcha ambiental a Plaza de Mayo. En ese sentido, es también tarea del periodismo fomentar una opinión pública con conciencia ecológica, es decir, que esté informada de las consecuencias de no actuar en armonía con el medio ambiente. Desde el Estado, sería importante fomentar la educación ambiental así como dialogar más con el tercer sector.

Y desde el gobierno lo que se debería entender es que el desarrollo sustentable no se trata de una cuestión superflua, sino que implica parámetros ambientales, sociales y económicos de largo plazo, que ninguna buena política puede dejar de observar. Este artículo intentó hacer un recorrido por los principales desafíos del año próximo, en gran parte compartidos con las organizaciones ecologistas. Ya con meses de experiencia, el 2007 será un buen año para evaluar la gestión de Picolotti.

TEMAS: Política ambiental , Periodismo Ambiental



2 comentarios:

Anahí LLanes. dijo...

Esperemos que el 2007 sea un año clave para resolver las deudas ambientales que tiene Argentina.

Un saludo al equipo de Comuncación Ambiental.

Josep CAmps dijo...

PARA ALCANZAR LA SOSTENIBILIDAD
A comienzos del siglo XXI la visión hacia el futuro de nuestro camino como habitantes del planeta se hace cada vez más y más opaca. Cada día transcurrido nos acerca de forma lenta pero inexorable hasta el punto crítico, donde el reloj de la cuenta atrás para la capacidad de recuperación de nuestro planeta, empiece a funcionar sin poder detenerse.
Es tiempo de empezar a poner en práctica las soluciones con las que contamos, revisarlas, mejorarlas si es posible ejecutarlas.
AMPARAR: UN DEBER FUNDAMENTAL
Los seres humanos hemos sido impulsados de manera natural hacia nuestra multiplicación, para poder llegar algún día, a colonizar por completo a nuestro amplio y extenso planeta para poder desarrollarnos plenamente como especie. Naturalmente, imaginar un derecho de amparo completo (cama, ropa y comida) ha sido hasta hoy, un ejercicio inimaginable.
La sociedad materialista o consumista, causante de los problemas sociales y medioambientales actuales, es una sociedad surgida de manera espontánea y sin control. Todavía hoy, al crecer, pensamos que necesitaremos ganar dinero de alguna forma para vivir. Esta premisa, latente todavía desde nuestros orígenes como ciudadanos, ha marcado al conjunto de la ciudadanía desde siempre, donde para todos, disfrutar de la vida, implica la necesidad de obtener unos ingresos para poder comer, vestir o dormir y en definitiva para vivir. Para todos, el trabajo es el medio necesario para poder alcanzar los objetivos; formar una familia o independizarnos. Pero este no es el objetivo de todos. La falta de alternativas para poder vivir, junto a la necesidad de obtener ingresos, han causado, ya desde nuestros orígenes, la aparición de una sociedad hostil, incómoda y lacrada de enfermedades, guerra, pobreza, opresión, desigualdad, terrorismo, marginación, delincuencia, emigración, muerte y prostitución, que no han hecho más que enaltecer y elevar la importancia del vil metal hasta límites insospechados.
LA PATRIA POTESTAD
En el año 445 a.C. al no ver con buenos ojos las actividades desarrolladas por los menores, los patricios romanos promulgaron la ley de la patria potestad. Una ley que invitaba a los padres, a dar cama, ropa y comida a sus hijos menores de edad. Con esta ley muchos obtendrían la condición indispensable para evadirse de lo arduos trabajos y tareas que a menudo se les encomendaba realizar siendo menores y un incentivo probablemente también muy útil a la hora de favorecer los niveles de alfabetización de la ciudadanía.
En definitiva, una ley (patria potestad) portadora de libertad, pero de una libertad muy pobre, breve y casi nula, pues al concluir, también desaparece con ella.
CLIMA Y DEMOGRAFIA
A pesar de las numerosas enfermedades que nos afectan y del alto índice de mortalidad en los países con menos recursos, la demografía continúa aumentando. Evidentemente los estudios planteados sobre la población para del futuro, junto a la cercana emigración forzosa por el aumento del nivel del mar y de las zonas desérticas, implicarán sin duda la imposibilidad de abastecer a la población entera. También es previsible, que debido a los efectos de la fuerte contaminación en la atmósfera, los riesgos de padecer nuevos episodios epidémicos producidos por la exposición directa al sol como por la inspiración de nuevas bacterias y toxinas acumuladas en las áreas más pobladas, serán muy probablemente un factor muy significativo que afectará a nuestras tasas de mortalidad.
LA UNICA SOLUCION POSIBLE
Todo ello tiene una solución; exprimir y potenciar nuestro derecho de amparo. Promulgar un derecho de amparo continuo y completo para las personas que decidan vivir sin trabajar.
Para recolectar los frutos de una libertad hoy por hoy todavía por descubrir, necesitamos un derecho de amparo más acorde con las necesidades humanas. Los seres humanos hemos nacido para ser libres. A diferencia de los animales, no necesitamos reproducirnos constantemente para preservar nuestra especie. Sin un derecho de amparo como con un derecho de amparo solo hasta los dieciocho, todos estamos destinados a trabajar para encontrar nuestro hueco en la vida. Hasta hoy, sin alternativas y sin libertad, hemos llegado a conocer, con el paso del tiempo, el mundo actual tan humanamente deteriorado, materialista y contaminado que, hoy por hoy, es misión de todos tratar de resolver. Así pues, con un derecho de amparo más amplio, muchos ciudadanos/as podrán optar por desarrollar una vida laboral pasiva. Así, además de frenar los índices demográficos, también conseguiremos reducir los niveles de destrucción y de contaminación derivados de nuestro sistema de consumo actual.
LA FAMILIA
El aumento considerable de la población implica que cada vez más los ciudadanos mayores se queden solos. Al alcanzar la mayoría de edad, los jóvenes se independizan afectando en algunos casos seriamente la estructura familiar para siempre. Con un derecho de amparo adecuado, la estructura familiar se vería ampliamente reforzada y los lazos entre padres e hijos fortalecidos de manera notable. Los padres podrían ejercer mucho más tiempo de padres y los hijos que permanezcan con ellos, aportar al espacio familiar el mismo calor, complacencia y bondad inculcado por los propios padres. Un bienestar que se traducirá, en una mayor esperanza de vida, en el aumento de la salud y en alcanzar una vida y vejez más saludable para todos.
La reforma del derecho de amparo o ley de la patria potestad actual, es para mí, y espero que también lo sea pronto para ustedes, la única fórmula válida necesaria para que, espero que pronto, podamos conocer los frutos de una libertad necesaria y todavía inédita y el punto de partida para conocer el planeta sano, civilizado y sostenible que todos deseamos.
De todos nosotros depende.

Más información http://www.leypaz.com