17.4.17

Barrick Gold o Ley de Glaciares

El cuarto derrame sincerado por la corporación Barrick Gold en San Juan vuelve a señalar la emergencia en el yacimiento Veladero. Al mismo tiempo, el panorama se hace complejo por la entrada de capitales chinos que pondrán nuevos intereses en juego. En este contexto, el gobierno nacional pretende reformular la Ley de Glaciares, por la cual podrían suspenderse los proyectos mega-mineros en San Juan.
INFORME ESPECIAL
Por Laura Borsellino
Para ComAmbiental

"Fuera Barrick" dicen hasta las piedras. Imagen: Autoconvocadxs del Territorio.


El cuarto derrame sincerado


El jueves 30 de marzo la minera canadiense Barrick Gold informó al Gobierno de San Juan que el martes de esa semana se había producido otro derrame en sus instalaciones. Es el cuarto incidente de este tipo en la mina Veladero, propiedad de la empresa canadiense, desde el año 2015, cuando se produjo el mayor accidente minero de la historia Argentina, a causa del derrame de millones de litros de solución cianurada y otros metales pesados al río Potrerillos, lo que contaminó también otros cuatro cursos de agua

El Ministerio de Minería de San Juan, a través de un comunicado público, informó que el incidente consistió en el desacople de cañerías ubicadas sobre un canal de contención que transportan “solución rica”, lo que ocasionó el derrame hacia un camino lindero. El material que se conoce como “solución rica” contiene metales pesados y es tóxico, ya que es “el que va de la pila de lixiviación a la planta de tratamiento, cargado con mercurio, oro, cobre y plata disueltos por la solución cianurada con que se regó la pila”, según se recordó en la Revista Cítrica. Desde el Ministerio sanjuanino sostienen que el derrame “no afectó a personas ni cursos de agua y fue contenido por personal de la empresa” y que “al detectarse dicha situación se iniciaron trabajos para reparar la cañería y reingresar el material desde el dique de contención al Valle de Lixiviación”.

Si embargo, se conoció un informe que demuestra que la empresa brindó a las autoridades nacionales una explicación muy distinta al relato que ofreció a los medios, al público y al Gobierno de San Juan. Según este reporte del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, se constataron fallas de seguridad en el valle de lixiviación, que es donde se separa la roca del oro y la plata a través del uso de una solución con cianuro y varios metales pesados [situación difundida por este medio en 2015]. 

Este nuevo informe ya advierte acerca de la “solución rica” que salió del valle de lixiviación hacia un camino perimetral. Y este dato no es menor, ya que en los perímetros de la mina el suelo no es impermeable. Se resalta que "los suelos superficiales subyacentes presentaban indicios de afectación, lo que quedó de manifiesto por las concentraciones anómalas de plata que se detectaron en las mediciones". Lo que aún se desconoce es cuánto líquido se filtró y si llegó a las napas. Barrick Gold asumió 15 mil litros, pero la empresa ya ha mentido sobre las verdaderas cantidades y consecuencias de los derrames anteriores, comunicando serios incidentes como problemas insignificantes.

A consecuencia de este nuevo derrame, el Gobierno de San Juan tomó la decisión de suspender otra vez las actividades de la mina pero el Juez Federal Sebastián Casanello considera su cierre definitivo a raíz de los continuos “incidentes” contaminantes registrados. Además, tanto Veladero como la Mina Pascua Lama, también propiedad de Barrick Gold, estarían realizando actividades en zonas tanto glaciales como periglaciales

Según el reconocido abogado ambientalista Enrique Viale, el Juez Casanello ha sido el único que ha intentado investigar a fondo, a pesar de que su trabajo es constantemente obstruido por la Corte Suprema de Justicia, que reduce la competencia de Casanello y “garantiza la impunidad de Barrick Gold”. Mientras, los vecinos de Jáchal reclaman no sólo el cierre de la mina sino la inmediata remediación ambiental de la zona

Una empresa china se suma al mega-saqueo


El Gobernador de San Juan, Sergio Uñac, intenta negociar con la minera canadiense las condiciones para mantener la mina en funcionamiento, aunque seguramente no le será conveniente exigir demasiado. Según el ejecutivo sanjuanino, la minería es una de las mayores actividades laborales de la provincia y la misma empresa tiene otro proyecto gigantesco en marcha. Y como si esta situación no fuese lo suficientemente complicada, en los últimos días se conoció que Barrick Gold acaba de vender a la empresa china Shandong Gold el 50 por ciento de sus acciones para gestionar el proyecto Pascua Lama (que intenta desarrollarse en territorios de Chile y Argentina), destinado a la extracción de oro a gran escala.

Esta sociedad con la empresa china pretende intensificar la búsqueda de reservorios del metal tan preciado en el llamado "Cinturón de Oro El Indio", área que comprende parte del Valle del Cura (San Juan) y la región de Coquimbo (Chile), donde ya se ha instalado un campamento de exploración al que se accede a través de un camino que Barrick construyó desde Veladero, lo que abaratará los costos logísticos de trabajo para la empresa.

Así, los Gobiernos nacional como provincial se esfuerzan en publicitar a la actividad minera como impulsora de economías locales y fuente de trabajo para las provincias justificando los riesgos ambientales que esta actividad extractiva supone. Sin embargo, los números reales que se reflejan en los informes sobre minería no dan cuenta de tales beneficios.

El informe sobre la "política minera de Cambiemos" realizado por FARN (Fundación Ambiente y Recursos Naturales), coordinado por Pía Marchegiani, brinda mayores datos para analizar la situación. Allí se destaca que “Argentina se ubica hoy como el productor N° 13 mundial de oro, N° 20 de cobre y N° 10 de plata. Del total de las exportaciones mineras argentina, el 96% se corresponde a la minería metalífera, compuesta por un 67,6% de oro, 13,8% de cobre, 12,8% de plata y el 5,8% de otros, pero la minería representa sólo el 6,1% de las exportaciones argentinas”. 

Además, el material se exporta en bruto, sin procesar, por eso la actividad minera en la primera década del siglo XXI representa sólo un 3,4% del PBI (año 2009) y según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), el sector de explotación de minas y canteras empleaba en el año 2016 tan sólo al al 0,42% de la población en el sector privado.

Con la reciente aparición de las empresas chinas interesadas en invertir en estos emprendimientos, se complican aún más las posibilidades de exigir el cierre de las minas a cielo abierto. China es un importante aliado comercial de la Argentina con varios megaproyectos en marcha y habrá que ver hasta dónde son capaces de llegar los jueces y mandatarios gubernamentales para hacer cumplir a las empresas las leyes vigentes anteponiendo el resguardo de la salud medioambiental y los derechos de la población afectada a los intereses comerciales de las corporaciones internacionales.

Van por la Ley de Glaciares


Las perspectivas no son las mejores ya que la minería ha sido declarada como una actividad estratégica del país por el Gobierno de la coalición Cambiemos. Incluso en Diciembre de 2016, la misma FARN emitió un comunicado alertando sobre la intención del Gobierno de modificar la reglamentación de la Ley Nacional de Glaciares N° 26.639. Esta ONG, junto a Greenpeace Argentina y la Asociación de Abogados Ambientalistas, tuvieron acceso a un borrador que según comunicaron, expresa que la intención estatal es avanzar en la limitación de la aplicación de la ley de glaciares modificando las definiciones y decisiones ya tomadas

La discusión gira en torno de la definición del ambiente periglaciar, como se denomina a las zonas que rodean los glaciares. Este proyecto, de ser aprobado, flexibilizaría el criterio utilizado para delimitar las zonas vedadas a la minería. Sin embargo, este plan aún debe enfrentarse al rechazo de las organizaciones ambientalistas y las comunidades afectadas, que hace años vienen luchando en contra de las empresas mineras y ya se encuentran en estado de alerta ante la posibilidad de que se siga avanzando sobre áreas protegidas

Según un informe de FARN, la “nueva ley” contemplaría cambios sustanciales, entre los centrales se encuentran: a) la decisión de inventariar glaciares mayores a una hectárea cuando la ley no establece dichos límites; b) la exclusión de glaciares de escombros de la definición de ambiente periglacial, cuando la ley incluye al área con suelos congelados que actúa como regulador de recurso hídrico; y, c) imponer un estudio de significancia hídrica para los glaciares de escombros, como forma de determinar la relevancia hídrica de dichos cuerpos, cuando la ley no establece dichos requisitos.

Debido a la sanción de la Ley N° 26.639, de 2010, se ordenó un inventario de glaciares en el territorio argentino que estuvo a cargo del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla), un organismo técnico dirigido por científicos del Conicet. Del inventario sólo se realizó una pequeña parte, y además, es sumamente cuestionado ya que incluso desde el Ministerio de Ambiente se reconoce que empresas como Barrick Gold están asentadas sobre ambientes periglaciares. En estos ambientes ya relevados aparecen al menos 77 proyectos mineros, y de esos, 44 se encuentran emplazados en ambiente periglaciar. El único de ellos que está activo actualmente es la Mina Veladero en San Juan, altamente resistida por los pueblos aledaños.

A partir de las denuncias y la resistencia comunitaria del pueblo de Jáchal a la mina Veladero y a causa de los derrames producidos por esta empresa, la justicia argentina ya ordenó a principios de este año el allanamiento del Ministerio de Ambiente en busca de documentación sobre proyectos mineros en el país. Este procedimiento permitió comprobar que existen 25 proyectos previstos a desarrollarse en los próximos 8 años y que de estos, 7 están en potencial conflicto con la Ley. El Gobierno argentino insiste en promover el desarrollo minero, a pesar de que es ampliamente rechazado por la gran mayoría de la sociedad y de que todo lo que deja en el país es devastación socio-ambiental y conflictividad social.

Mientras tanto, desde los llamados "Autoconvodxs por el Territorio" se realizaron diferentes actividades desde la semana pasada con el lema "A Barrick la echamos entre todos". Con manifestaciones artísticas buscando informar a los pobladores y a turistas de la zona se realizaron cuatro jornadas de protesta. "Luchamos por otro modo de vivir y aquí estamos, demostrando que nadie nos venció y que seguiremos más fuertes que nunca", expresaron.

Leer también:

No hay comentarios.: