22.3.16

Agüita sin cianuro

En el Día Mundial del Agua, el pueblo de Jáchal en San Juan sigue en la incertidumbre de saber que sus ríos fueron contaminados con cianuro por la minera Barrick Gold. Mientras las fuentes de agua potable de la comunidad son afectadas, el nuevo gobierno nacional profundiza la política de fomento a la mega-minería, eliminando las exiguas retenciones que pagaban estas corporaciones. En casos así, no hay conciencia ciudadana que alcance en no derrochar el agua de red, si las propias reservas son intervenidas en origen.

Imagen de la campaña "Agua para Jáchal". 


La contaminación

Fue la noticia ambiental del año pasado, con consecuencias hasta hoy. Aunque no sea lo recomendable para fortalecer el periodismo ambiental, en este caso el "catastrofismo" se impone por los propios hechos. Millones de litros de solución con cianuro, volcados en los ríos del oeste de San Juan, califican para poner en alerta a la población. Y más cuando empresas y gobiernos actúan para ocultar el hecho.

El derrame fue el 13 de septiembre pero recién luego de que se filtrara no el cianuro, sino la información a los medios, Barrick Gold reconoció el hecho. Pero lo hizo a cuentagotas. Primero eran 15 mil litros, luego 224 mil, después un millón de litros. Mientras que las últimas indagaciones de noviembre podrían llevar la cifra a cinco millones de solución con cianuro.

Por su parte, el peritaje elaborado por el Departamento de Delitos Ambientales de la Policía Federal Argentina confirma que en San Juan hay cinco ríos contaminados. Tomando como referencia la Ley de residuos peligrosos 20.051, el informe menciona que se encuentra "acreditada la contaminación en los ríos Potrerillos, Jachal, Blanco, Palca y Las Taguas, en virtud de hallarse sustancias tóxicas fuera de la reglamentación".

Si bien no puede confirmarse que las cifras correspondan al último gran derrame, ello no deja de eximir a la empresa Barrick Gold, sino que en todo caso pone en evidencia el carácter contaminante de la megaminería. Según los peritos oficiales: "Todas las muestras analizadas, ya sean líquidas o sólidas, evidenciaron presencia de cianuro total". También se encontraron otros metales pesados, en niveles fuera de la ley y por tanto riesgosos para la vida.

Frente a este panorama, hace diez días el gobierno de San Juan impuso una multa de 145 millones de pesos a la empresa Barrick Gold. Fue luego de un sumario administrativo por la responsabilidad empresarial en el derrame de cianuro. Sin embargo, el gobernador Sergio Uñac se empeñó en resaltar que "San Juan no está retrocediendo en cuanto al desarrollo de la actividad" sino que "se la está protegiendo y potenciando". El sábado visitó el acampe de Jáchal, anticipándose al Ministro de Ambiente.

La reunión

El primer contacto de asambleístas de Jáchal con el Ministro Bergman fue durante una audiencia hecha en Buenos Aires el primero de marzo. Allí se decidió que el funcionario haría una visita oficial para el 15 de marzo, pero el compromiso fue cancelado el mismo día. Por eso recién una semana después de la fecha prevista se llevó a cabo el encuentro, efectuado ayer en San Juan.

La reunión tuvo varios momentos de tensión, sobre todo por la compañía que trajo Bergman al acampe de los asambleístas. El diputado Eduardo Cáceres, del PRO (oficialismo nacional), es un reconocido impulsor de la megaminería. Y de hecho también de "liberar" a las empresas de las exiguas cargas impositivas que tenían. Por ello la medida del Presidente Mauricio Macri, de eliminar las retenciones mineras, se desprende de sus promesas de campaña. Un ahorro que servirá para pagar la multa por el derrame millonario.

No hay brecha política que sea más grande que el saqueo extractivista, por eso Cáceres viajó junto al gobenador Uñac a Canadá, para promocionar los "recursos mineros" de San Juan al país de donde viene Barrick Gold. Tal vez para que dejar en claro que la multa no es un castigo a la actividad, sino un paliativo por el daño ocasionado. No por la contaminación en sí misma, sino el daño político por el cual ahora la población sanjuanina está reaccionando frente al engaño de la "minería sustentable".

La posición de la Asamblea de Jáchal es todavía más clara: "Nuestra vida y el agua de nuestro pueblo no valen 145 millones de multa a la Barrick. Cierre, remediación y prohibición". Por ello esta vez las palabras de Bergman parecen no alcanzar, en tanto sólo puede prometer "minería con control de la ley para respetar el medio ambiente". Los aforismos no funcionan frente a una contaminación que no es sólo simbólica sino real y tangible.

Frente a esta situación de alarma, la preocupación principal es por el agua. En los primeros días luego del derrame, la Justicia local ordenó a Barrick Gold proveer a los pobladores de agua segura, pero esta medida fue revocada a los pocos días. Por ello se organizaron colectas solidarias entre los pueblos cordilleranos. Y en los últimos días, se solicitó que investigadores de la UBA realicen un estudio detallado de la salubridad del agua de la zona. Es lo único que piden: Agüita sin cianuro.

UAC. En Jáchal está convocado el 26° encuentro de la Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC) del 24 al 27 de marzo. Se tratará la situación local, a seis meses del derrame de cianuro, y otras problemáticas del país. Por agua sin cianuro ni glifosato.


Leer también:
ComAmbiental: La peor sospecha sobre Barrick Gold (septiembre 2015)
No a la Mina: Noticias sobre San Juan.

1 comentario:

Angeles Ramirez dijo...

VISITA DE SERGIO BERGMAN A JACHAL (videos)

http://eldiariodehoy.com.ar/videos/video/visita-de-sergio-bergman-a-jachal/