24.10.15

Represión sin veda

En la madrugada del tercer día de bloqueo a la mina de Barrick Gold en San Juan, la policía desalojó con violencia a los vecinos que protestaban luego del derrame de más de un millón de litros con cianuro. El hecho no tuvo repercusión en la agenda pública, a horas de las elecciones presidenciales donde el debate sobre la megaminería, y el modelo extractivista en general, se mantuvo casi ausente. En este contexto, la escalada represiva contra las poblaciones afectadas, hace días en Famatina y ahora en Jáchal, es una señal de preocupación. 

Por Eduardo Soler

"Gobernantes! Ha llegado la hora de los verdaderos patriotas". Imagen: Asamblea.

El extractivismo es violencia


El bloqueo al ingreso del camino hacia la mina Veladero de la corporación Barrick Gold fue apoyado por la Asamblea de Jáchal No se Toca. Se había iniciado en la tarde del miércoles 21 de octubre, en el camino a Tudcum, a 70 kilómetros del pueblo de Jáchal. Durante la jornada del jueves aparecieron las típicas patotas "pro-mineras", intimidando a los vecinos y -cual rompehuelgas- dificultando también la logística del bloqueo.

A las cinco de la tarde del mismo jueves llegó la orden de desalojo del juez Pablo Oritja. Horas más tarde, seis camionetas de la empresa cortaron la ruta para impedir la comunicación entre vecinos. "Si tenemos que usar la fuerza la vamos a usar, aunque sean mujeres", dijo uno de los miembros de la patota pro-Barrick. Por la noche llegaron también sindicalistas de la UOCRA, como había sucedido en Chubut hace años.

El desalojo se dio a la madrugada, al amparo de la oscuridad con que actúa un modelo impune. Dos mujeres resultaron heridas, una debió ser hospitalizada con traumatismo de cráneo. La policía provincial cumplió así las amenazas de la patota privada. Además, 23 asambleístas fueron detenidos, liberados durante la jornada de ayer, luego de tomar sus datos. A las seis de ayer, en varias localidades del país hubo manifestaciones solidarias.

El grupo de trabajadores de la cultura de Plataforma 2012, por su parte, advirtió sobre una "nueva escalada represiva, la cual no puede ser naturalizada ni subestimada: en función de ello, exigimos que estos graves hechos de represión sean investigados en sus responsabilidades políticas, tanto provinciales como nacionales".

En este sentido, recordó la represión en Chaco que terminó con la muerte de Angel Verón, dirigente del MTF "No al Desalojo" de Resistencia. Y la reciente represión en el departamento de Famatina, en La Rioja, donde "40 manifestantes fueron golpeados y atacados con balas de goma, entre ellos un diputado nacional, por policías encapuchados".

"Para ellos el tiempo es dinero, para nosotros salud"


La consigna expresada por los asambleístas de Jáchal en el inicio del bloqueo a la mina Veladero de la corporación megaminera Barrick Gold sintetiza la situación. En las dos jornadas que la protesta pudo sostenerse antes de la violenta represión, se detuvieron al menos nueve vehículos (cinco camionetas y cuatro colectivos) de la empresa. Este sólo hecho puede representar pérdidas económicas para la empresa si la falta de insumos y de empleados pone en riesgo la producción. 

En efecto, la emergencia ambiental provocada por el derrame de más de un millón de litros de solución con cianuro en la cuenca del río sólo mantuvo clausurada a la mina por sólo dos días. En ese tiempo, Barrick Gold argumentó que se producían "pérdidas millonarias" por la medida de precaución que impedía realizar actividades en el valle de lixiviación de la mina Veladero, donde se concentra el cianuro. Pablo Oritja, el juez local, decidió dar marcha atrás a la suspensión por pedido de la empresa. 

Se trata del mismo funcionario que decidió el desalojo del bloqueo, que llegó a sostenerse por el mismo tiempo que la anterior suspensión judicial. En ambos casos, primó el criterio de Barrick Gold, para el cual el tiempo perdido representa pérdidas en sus ganancias millonarias por la extracción de oro. Para los pobladores de Jáchal, en el oeste sanjuanino, se trata de tiempo valioso para intenta preservar la salud de sus hijos.

Veta electoral

A días de las elecciones, está prohibido manifestar públicamente la adhesión explícita a un candidato. Resulta claro que la represión además de un hecho violento es un acto simbólico que en este caso demuestra el apoyo a las corporaciones mineras. Se trata de un acuerdo implicito sostenido por los partidos mayoritarios, que se presentan como opuestos pero defienden el mismo modelo extractivista.

El candidato oficialista, Daniel Scioli, estuvo en San Juan sólo apenas unos días después del mega-derrame. Sin embargo, sostuvo en ese momento: "Aquí ha quedado demostrada la responsabilidad que ha tenido el Estado, el hecho de demostrar que este no es un Estado ausente". Aunque puede resultar irónica, la frase buscó consolidar el apoyo a la "minería sustentable". Uno de los ejes de su continuidad política entre menemismo y kirchnerismo.

En tanto, Sergio Massa se había mostrado una posición ambigua frente al tema de la megaminería. Aliado con el actual intendente de Famatina, dijo respetar la voluntad de ese pueblo, pero también expresó que en provincias como San Juan apoya la actividad. De hecho, estuvo en esta provincia a dos semanas del derrame y no se solidarizó con el pueblo de Jáchal. El candidato a gobernador de su espacio político, Roberto Basualdo, sólo criticó la "falta de controles". 

También Mauricio Macri viajó recientemente a San Juan por su campaña electoral y expresó que "tenemos que hacer minería como en Chile o Australia". De hecho, el principal proyecto de Barrick Gold en la zona es el yacimiento binacional Pascua-Lama. En los mismos términos que el actual gobierno y que las empresas, el candidato de Cambiemos sostuvo que "una minería sustentable es una gran oportunidad".

En este contexto, la candidata de Progresistas, Margarita Stolbiezer buscó diferenciarse y viajó a San Juan directamente para sumarse a la movilización en protesta contra el derrame. Fue la única que estuvo en los departamentos afectados de Iglesia y Jáchal, donde incluso no apareció el propio gobernador. "Nuestra posición es bien diferente de los demás candidatos que tienen una mirada contemplativa y condescendiente con la actividad", expresó.

Por su parte, Nicolás del Caño, del FIT, se manifestó en apoyo al pueblo de Jáchal. Hace una semana, denunció la maniobra del gobernador sanjuanino para desacreditar la investigación de la Universidad de Cuyo. Ayer mismo, expresó su repudio a la represión al sostener: "La lucha de los asambleístas del Jáchal es nuestra lucha, y no vamos a permitir que impongan su modelo de saqueo reprimiendo a los que luchan".

"Es nuestra vida, es nuestra tierra"

Gabriela Balmaceda es uno de las asambleístas que participó el bloqueo a Barrick Gold. Antes había llegado a Buenos Aires para difundir el reclamo de su tierra. En diálogo con ComAmbiental, había mostrado la posición de Jáchal: "Que venga Scioli y que ratifique que la minería es sustentable, después del daño ecológico que ha provocado, nos da vergüenza. Lo nuestro no es partidario, no seguimos ninguna línea política. Seguro que hay partidos que apoyan la causa -está bien- pero lo nuestro no es político. Esto es humano. Son nuestros hijos, es nuestra vida, es nuestra tierra".  Por eso, más allá de la represión y de las elecciones, esta lucha continuará.



Leer también:
ComAmbiental: San Juan: "Aquí no ha pasado nada" (24-9-2015)
ComAmbiental: "El gobernador jamás dio la cara" (15-10-2015)
ComAmbiental: Megaminería para -casi- todos (22-7-2015)


No hay comentarios.: