10.4.14

Explota, explota la confusión

¿Es posible analizar algo del Paro Nacional convocado para hoy? Si todo paro es político, la jornada no hace más que confirmar la tesis ya expresada, es decir, que la polarización entre oficialismo y oposición no responde a una contraposición ideológica. Muy en el fondo, el modelo de acumulación persiste mientras que el recrudecimiento de la explotación laboral genera un ruido de fondo por sobre la explotación de la naturaleza que es la base del extractivismo con aires de redistribución.

OPINIÓN
Por Eduardo Soler.


Admitamos. Hemos llegado a un punto de tal confusión que el aumento de explotación por sobre el trabajador (técnicamente "plus-valía") no puede ser contestado por la "clase trabajadora" (¿existe?) debido a su propia polarización. Se llega a la contradicción de que el progresismo defiende la idea de que "el paro le hace mal al país", una idea que hoy mismo repitió Mauricio Macri. Por supuesto, Barrionuevo no tiene legitimidad, como Moyano la perdió luego de ser tan oficialista como ahora es opositor, por la misma lógica bipolar que nos gobierna. De modo similar, los sindicatos de izquierda se suman al paro, pero respondiendo al llamado de los burócratas, que son sus contendientes. Si no fuera porque está mal visto, todo esto no parece ser más que un plan confabulado por las elites / capitalistas / burgueses / patronales / corporaciones. Y si vemos bien, en esta "década ganada" los trabajadores recuperaron algo, pero quienes más ganaron -como dice la propia CFK- fueron los empresarios. Incluso Franco Macri -otrora símbolo de la burguesía- dice apoyar al gobierno nacional y popular; distanciándose de su hijo republicano, el ya nombrado Mauricio.

Todos están en el negocio del capitalismo en serio, sin hablar de que la explotación sobre el trabajador se había moderado, a costa de aumentar la explotación sobre la naturaleza, que es un bien común que también hemos perdido todos. Pero ahora que las cuentas del modelo dependiente (agro-exportador sojero) no cierran tan bien, hay consenso que tiene que volver la explotación, vía devaluación e inflación. Digo esto al decir que una economía dependiente es una economía dolarizada, pero vía transferencia de costos termina repercutiendo en la relación salario - precio (costo de vida). Como se dice de hace algún tiempo, si todo esto termina en apoyar al candidato Scioli para defender al modelo contra el oligarca Massa (ex-progre), todo esto no puede terminar más que en un gran bleff. Mientras tanto, si miramos la confrontación real, que se juega en la posición de avanzada de las emblemáticas Barrick, Monsanto, Chevron -y agreguemos Wall Mart-, veremos que nunca hubo debate político. Hubo sí decenas de alianzas y realianzas, resposicionamientos en los bandos basados en una batalla facciosa por el control del Aparato del Estado. Eso sí.

El modelo de acumulación fue intervenido para agregar alguna redistribución a modo de derrame, pero el núcleo del modelo (neoliberal, digamos) no se modificó, sólo fue beneficiado por el precio internacional de los commodities. Mientras la soja avance y llegue hacia los mercados globales, si alguno se queda más o menos con la renta extraordinaria, termina siendo un dato secundario. Siguen perdiendo los que están por fuera de este modelo agroexportador, porque se sigue produciendo para afuera. Mientras eso sea así, el desarrollo siempre será ganancia para unos pocos.

Ver también:
La energía de la polarización
El modelo desgranado.

No hay comentarios.: