23.5.13

Todos contra Monsanto, símbolo del agronegocio

Ayer en ocasión del Día Internacional de la Biodiversidad entrevistamos a Jimena Romero del movimiento “Millones contra Monsanto”. Este colectivo global, con presencia en los cinco continentes, surgió en Argentina en 2012 y se organiza de forma horizontal, autogestionada y con una posición apartidaría y anticapitalista. El objetivo de “Millones contra Monsanto” es más amplio que la lucha contra la empresa. Ellos se oponen al modelo de vida, de producción y de consumo que significa Monsanto, así como otras grandes transnacionales como son Syngenta, Nidera, Bayer y Dupont/Pioneer. De la misma forma se paran frente a los gobiernos, de forma antipersonalista. Entre hoy y el sábado hay movilizaciones en diversos puntos del país.

Jimena Romero, durante movilización de "Millones contra Monsanto". Foto: Leonardo Pace.

-¿Cómo surge el "Millones contra Monsanto" en Argentina?
-Millones contra Monsanto es un movimiento global con presencia en los 5 continentes. Sin embargo su organización es espontánea e inorgánica, por eso cada espacio responde a las demandas particulares del lugar. Esto se debe a que Monsanto tiene diferentes maneras de presentarse en cada país, la única constante es que siempre con productos que destruyen el ambiente y envenenan la vida. Por ejemplo, podríamos encontrar un grupo en Asia que divulgue la responsabilidad de Monsanto en la Guerra de Vietman con el agente Naranja. Otros grupos en Europa se focalizan en la alimentación y las campañas contra los alimentos que contienen transgénicos, ya que la siembra esta prohibida en la mayoría de los países.

Nuestro grupo se formó en 2012 y si bien existen muchas organizaciones que desde hace años trabajan la temática, en la capital Monsanto no era conocido para la mayoría de los porteños y porteñas. Entonces el primer desafío fue y es dar a conocer a Monsanto y todas las formas en las que está depredando, saqueando y contaminando nuestro suelo, agua y aire. Así nos reunimos y conformamos el colectivo "Millones contra Monsanto", donde de manera horizontal y autogestionada luchamos con un espíritu antipersonalista, apartidario, anticapitalista y antipatriarcal. Invitamos a que esta experiencia se replique en todo el país y sin pedir permisos nos reunamos en defensa de la vida y los bienes comunes.

-¿Tienen relación con la campaña global surgido en EEUU?
Fue justamente la Campaña de Occupy Monsanto, surgida en la movida Occupy Wall Street que se convocó en septiembre de 2012 la que nos empujó a hacer nuestra primera convocatoria a la puerta de Monsanto en Buenos Aires. Esa primera experiencia del 19 de septiembre se multiplicó por todo el país, hubo más de 10 ciudades que se sumaron espontáneamente. En algunos lugares eran sólo uno o dos compañerxs que se aventuraban a informar quien era Monsanto en una plaza de pueblo con algunos volantes y afiches improvisados. En Bahía Blanca, por ejemplo, la convocatoria la llevó adelante un fotógrafo que montó una performance en las escalinatas de la Municipalidad. Esas fotos dieron la vuelta al mundo. En Córdoba capital fueron miles marchando por el centro de la provincia.

De allí en adelante las acciones y el crecimiento fue vertiginoso. El 2 de diciembre hicimos un “Mega evento: Fuera Monsanto”, también en Plaza San Martín y ahí la cantidad de gente se multiplicó exponencialmente. Este año empezamos con dos actividades fuertes. Lanzamos la Campaña por una “Ley de etiquetado de OGM y transgénicos” para nuestro país, bajo el lema “Queremos saber qué comemos” y realizamos una marcha en simultaneo con Malvinas Argentinas. Participamos del 3° Encuentro de Pueblos Fumigados de la Provincia de Buenos Aires, Mar del Plata 2013, y del Plenario extraordinario que se realizó en Alberti, donde además acompañamos el acampe y huelga de hambre del periodista Oscar Di Vincensi.

-¿De qué modo caracterizan la situación en Argentina?
-La Argentina está, al igual que el resto de Latinoamérica, muy “complicada” con el avance de Monsanto y los agronegocios. El modelo es dependiente y no tiene plan “B”. No tenemos que olvidar que Argentina fue el primer país de América Latina en aprobar la siembra y comercialización de transgénicos. Merece un párrafo aparte cómo fue esa “autorización express” que demoró sólo 81 días de un caluroso verano cuando todxs estaban de vacaciones, con un expediente con el 90% de sus páginas en inglés y provistas por la misma Monsanto.

Hoy, casi 20 años después la consolidación de este modelo cuenta los muertos por miles, o mejor dicho, oculta los muertos por miles. Vemos a diario pueblos originarios desplazados, asesinados o amenazados, cerros que desaparecen y represiones a quienes intentan defenderlos; subsuelos que se fracturan y funcionarios que festejan alegremente como se contaminan las últimas reservas de agua dulce; pueblos que se fumigan y miles de hectáreas sembradas con soja incomible mientras millones no tienen acceso ni a la comida ni a la tierra; mientras tanto, las rejas y el cemento crecen, los emprendimientos inmobiliarios “inundan” Buenos Aires.

-¿Cómo observan la posición del gobierno? 
-El gobierno nacional es funcional a los intereses de Monsanto, también de la Barrick, de Chevron, de Cargill y podemos seguir enumerando. Los gobiernos capitalistas son sus voceros, incluso son tan irrelevantes que cuando no cumplen eficientemente los mandatos del establishment se los cambia como ocurrió en Paraguay, donde Monsanto fue el principal responsable del Golpe de Estado que se le hizo al presidente Lugo. Vemos entonces que lxs presidentxs Latinoamericanos, incluso los “progresistas”, levantan la bandera de Monsanto.

Tampoco en nuestro país vemos grandes diferencias entre el color que gobierne, un ejemplo de análisis es el caso de Malvinas Argentinas, Córdoba, donde vemos que más allá de las supuestas “diferencias irreconciliables”, el gobierno nacional de Cristina Fernandez de Kirchner (FPV) festejó la inversión de la empresa que concentra el “Monopolio” de semillas transgénicas y agrotóxicos en el mundo; por su parte, el Gobernador De la Sota (opositor al gobierno), abrió sus puertas a Monsanto para que ponga dos plantas en la provincia y por último, el radical Daniel Arzani, intendente de Malvinas Argentinas, recibió los Curriculum vitae de lxs postulantes para trabajar en la planta de Monsanto.

Por eso nosotrxs preferimos no personalizar las críticas, básicamente porque eso supone que con cambiar una voluntad política, una persona o un partido las soluciones aparecerían. Nosotrxs denunciamos al modelo y más aún: al sistema. Estamos convencidxs de que sin un cambio sistémico, todo cambio será simple cosmética.

¿Cree que hay mayor conciencia a partir de las resistencias populares?
-Nosotrxs estamos seguros que la resistencia popular crece y que también crece la conciencia. El desafío es comprender que todas las luchas son la misma lucha y que debemos dejar de pelear aisladamente contra las caras del mismo monstruo, sea Monsanto, Barrick, o el gatillo fácil. La teoría de que la resistencia popular crece se confirma cuando vemos como aumenta la represión al pueblo. Esta es la clara evidencia de la impotencia del sistema ante la organización social. Sin dudas también hay una mayor conciencia, el problema es que los niveles de conciencia y participación van mucho más lentos que el avance destructivo del sistema. 

Así, mientras algunxs porteñxs escuchan por primera vez la palabra transgénico, hace más de 15 años que los comen a diario sin tener conocimiento de los peligros a los que se exponen y exponen a sus hijxs. Algo que nos ocurre a diario es ver cómo la gente se queda perpleja cuando escucha que la leche es un alimento peligroso. Monsanto comercializa en nuestro país, uno de los pocos en el mundo en el que no está prohibida, la hormona de crecimiento rBGH que hace que las vacas produzcan más leche pero también que desarrollen mastitis, generando un cóctel de pus, antibióticos y hormonas de crecimiento. El resultado: lxs niñxs son púberes a temprana edad y tienen una propensión a contraer cáncer de mamás y próstata entre otros. 

El tema de la alimentación es realmente un problema serio en nuestro país. Lamentablemente la comida libre de agrotóxicos y transgénicos esta circunscrita a las elites, mientras que los pobres no tienen ninguna posibilidad de acceder a una alimentación saludable. Por eso estamos luchando por la Ley de etiquetado de transgénicos como paso previo a la prohibición que es nuestro objetivo.

-¿Cuál es el objetivo de la marcha de este sábado?
-Visibilizar, concientizar, señalar a la empresa y también mostrar el plan completo, el que incluye el etnocídio y el ecocídio. Queremos comunicarle a Monsanto y al mundo que hemos decidido liberarnos de los mandatos y enfrentar al sistema, que asumimos el desafío de denunciar el plan de destrucción, combatirlo y trabajar en la construcción de un nuevo modelo donde volvamos a ser humanos, completos, en armonía entre nosotrxs y con nuestra Madre Tierra. Decimos basta de saqueo y contaminación, exigimos respeto a la biodiversidad. No permitiremos más alimentos transgénicos, exigimos una alimentación orgánica, libre de agrotóxicos y trabajo esclavo. Nuestra propuesta es la Agroecología y la vuelta de las familias al campo. La tierra debe ser para quien la trabaja.


Movilizaciones (ver en la Agenda Semanal también).
Durante los días 23, 24 y 25 de mayo se van a realizar movilizaciones en varios puntos de la Argentina, en el contexto de una movilización mundial de “Millones contra Monsanto”.

En Córdoba se dará una de las manifestaciones más importantes contra la instalación de la mayor planta de Latinoamérica dedicada a la producción de semillas transgénicas, en la localidad de Malvinas Argentinas, y una estación experimental en Río Cuarto. La protesta en Córdoba Capital se hará hoy en el Centro Cívico del Bicentenario a las 18.

En Buenos Aires la movilización comenzará el 25 de mayo a las 14 en la Plaza San Martín, donde están ubicadas las oficinas administrativas de Monsanto. Luego se realizará una marcha hacia el Obelisco con máscaras y pancartas.

Otros lugares de movilización serán Bahía Blanca, Rojas, Tucumán, Rawson, Godoy Cruz (Mendoza), Rosario, Calafate, Villa Gobernador Gálvez (Santa Fe), San Pedro (Misiones) y Resistencia.



Ver sub-nota:

Agro Patentado: Semilla de la discordia

Durante la entrevista con Jimena Romero no desaprovechamos la oportunidad de preguntarle sobre la posición de "Millones contra Monsanto" en relación al proyecto para una nueva ley de semillas que el Poder Ejecutivo planea aprobar este año en reemplazo de la Ley vigente desde 1973. En ese sentido, coinciden con otras organizaciones sociales, como el Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI) y la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC), en que se trata de un intento de privatización de la semilla originaria, y por lo tanto de la vida. 




Ver también:
Monsanto: concentración económica, pueblos fumigados y pérdida de biodiversidad
"Fuera Monsanto", de Córdoba a Buenos Aires (2/12/2012)
Escrache a Monsanto en Argentina (17/9/2012)


No hay comentarios.: