7.4.13

Gato Encerrado

"Llama la atención porque el agua naturalmente escurre hacia Berisso y Ensenada y allí no ha habido ninguna víctima afortunadamente, mientras tuvimos este terrible número de fallecidos en La Plata”, con estas palabras la Presidente Cristina Fernández indicó que se hará una auditoria sobre la gran inundación ocurrida el martes. ¿Se trata de un primer paso para reconocer la responsabilidad política de una tragedia ambiental anunciada? Veamos dos puntos. Por un lado, vecinos de Berisso, en los barrios Villa Elvira y Villa Progreso, aseguran que hubo muertos no registrados oficialmente, a las orillas del arroyo Maldonado. Por otro lado, los muertos en Ringuelet, Tolosa y La Loma se explicarían por la acción conjunta del arroyo del Gato, ya mencionado, con el efecto tapón de la Autopista Buenos Aires - La Plata (ver el gráfico). Analizamos estos aspectos con palabras de profesionales ambientales. 

Por Eduardo Soler


Plano aproximado de las zonas inundadas. ComAmbiental sobre Google Maps.

En el cierre de una semana trágica para la cuenca del Río de La Plata, la Presidente anunció por cadena nacional algunos paliativos económicos para los afectados. Hubo medidas para los jubilados, las familias con AUH, y créditos para refaccionar casas. Sin embargo, otra declaración se destaca aquí: "Luego de haber solucionado los problemas más urgentes de la gente será hora de auditar qué es exactamente lo que pasó. Conozco la ciudad porque he nacido ahí y han ocurrido tormentas e inundaciones... pero llama la atención...", expresó Cristina Fernández, para agregar luego lo indicado arriba. Y precisó: "Ahora no es hora, pero se hará la auditoría de la Universidad de La Plata que está trabajando en este tema". El informe estaría listo en 45 días, preparado por la Facultad de Ingeniería de esa Casa de Estudios. Recordamos que también el CIMA había advertido sobre la cuenca El Gato.

El informe contará con la participación del hidrólogo Pablo Romanazzi, quien ya adelantó en los medios que se trataba de una tragedia previsible. En una entrevista a La Nación, expresó: "Cuando se superponen las manchas de inundación a los planos topográficos, el agua va por donde siempre, que es el cauce de los arroyos. Las calles y la urbanización no pueden borrar eso. Y seguimos urbanizando sobre los cauces, es una locura". Ayer, otra nota del diario sábana resaltó que hubo un informe del 2007 que había señalado este punto: "En 2008 habíamos presentado propuestas. Si hubiéramos tenido el canal de El Gato ensanchado, el agua se habría retirado más rápido". Sin embargo, la solución no parece ser tan simple, y otro gran obstáculo parece imposibilitar el escurrimiento del arroyo, en parte canalizado.

La auto-pista. Según expresó Antonio Elio Brailovsky (autor de Buenos Aires, ciudad inundable) a ComAmbiental: "La Plata creció hacia zonas de menor aptitud urbana, cada vez más bajas, lo que significa áreas de riesgo, que no fue reconocido en los Códigos de Planeamiento. A esto agregamos la vecindad de un arroyo, El Gato, cuya zona de desborde tendría que haberse mantenido libre y por el contrario se ocupó. Y agregamos la escasez de desagües de la Autopista Buenos Aires-La Plata, que probablemente haya sido la que disparó la mayor cantidad de muertes. Primero es inusual que en una inundación haya tantas muertes y segundo que sean por ahogamiento, es decir que no tengan tiempo de huir. Probablemente el obstáculo haya sido la Autopista de la que ya se había denunciado que los desagües eran inadecuados". Entonces, pista uno: El Gato no está libre. El escurrimiento natural del agua hacia el Río de La Plata estaría entonces "taponado" por el "efecto dique" que hace la autopista.

Sin refererirse a este tema puntual, sino en términos generales, la arquitecta Irene López Simón, especialista en cuencas hidrográficas, expresó a ComAmbiental: "Las cuencas urbanas se modifican permanentemente. Eso significa que con las construcciones, las calles, los trazados de amanzanamiento y las infraestructuras de servicios cambian las divisorias de aguas, ya sean naturales o no, y también se trasladan los lugares donde se concentran los escurrimientos. En muchos casos los cursos o drenajes naturales desaparecieron hace rato. Si bien las aguas tienden a retomar su dirección original hacia las partes más bajas de las cuencas, también las modificaciones topográficas alteran y re direccionan los famosos `arroyos naturales´ casi irreversiblemente" (ver columna completa). Por lo tanto, la hipótesis anterior se hace plausible.

Más aún, el propio intendente de La Plata, Pablo Bruera, había dicho a los medios en 2008, cuando recién había asumido, que la inundación de ese año se agravó por efecto de la autopista, y cargó tintas contra la concesionaria. En realidad, se hacía eco de las protestas de los vecinos afectados. El diario Tiempo Argentino también ayer puntualizó "las promesas incumplidas" en estos últimos cuatro años. Tal vez podría agregarse como antecedente la gestión anterior, quien gobernó la capital de la Provincia de Buenos Aires por 16 años, desde 1991 hasta 2007. Tal vez no se lo menciona porque se trata de Julio Alak, actual Ministro de Justicia de la Nación. Y por ello también seguramente el opositor Clarín sí hace la cuenta larga y señala las inundaciones en 2002, 2005, 2008 y 2010. Ya desde ese momento insistían con pacificar al arroyo del Gato. Una acumulación de falta de políticas públicas.

El MalDomado. Tal vez sea obra del destino, pero el Gran La Plata también tiene su arroyo Maldonado, como la Capital Federal, que se resiste a desaparecer de la geografía. Pero podría ser el origen de otro gato encerrado, al sur de La Plata. Es un tema delicado. Aunque fue desmentido en forma rotunda por las autoridades provinciales, distintos medios comunitarios difundieron la voz de vecinos que expresan cómo en barrios de Berisso murieron personas no reconocidas, incluyendo niños. Desde Radionauta, de la Red Nacional de Medios Alternativos, sacaron al aire voces de vecinos que sostienen esta realidad. Por ejemplo, Sonia de Villa El Progreso, quien denunció además que hasta el viernes no recibieron ayuda (ayer sábado llegó la primera), sino balas de goma por reclamar algo que no llegaba. Porque están invisibilizados.

Otra muy interesante crónica de la revista Anfibia, publicación de la Universidad Nacional San Martín, ya había puesto el tema en el tapete. Con descripciones de lo sucedido en diversos barrios, los autores comentan: "El gobernador Daniel Scioli, a través de sus funcionarios, clausuró en 51 el número de víctimas fatales. Los cadáveres tenían entre 20 y 96 años. Ricardo Casal, el Secretario de Seguridad de la Provincia, dijo que luego de haber registrado 5.949 casas no hallaron más muertos. Pero el hermetismo que blindaba ayer la entrada de la morgue, el hecho de que hay barrios enteros que no recibieron asistencia ni pudieron ser relevados y los autos que no dejan de entrar y de salir, invitan a desconfiar". La cuestión ya está en la Justicia, por intervención del Juez Luis Federico Arias.

En Berisso, el propio intendente Enrique Slezack había reconocido el jueves: "Nos estamos preparando para una hipótesis mucho más grave como es el desborde del Arroyo Maldonado". Este curso ya había sido motivo de disputa hace diez años con la intendencia de La Plata. Sobre lo sucedido esta semana que pasó, la agencia Nova describió: "El curso de agua avanzó con fuerza hacia su desembocadura, un bañado en el partido de Berisso. Las zonas que atraviesa están densamente pobladas por asentamientos de la localidad de Villa Elvira. Los márgenes están repletos de casas, de la misma manera que el arroyo El Gato en el norte de la ciudad". Si la situación fue similar a la del Gato, ¿podemos respirar aliviados de que no hubo víctimas fatales en las margenes del Maldonado? Si es así, entonces se reforzaría la hipótesis del "efecto dique" de la autopista, que no llega hasta el sur de La Plata.

Brailovsky: "El mejor subsidio es la prevención" 
"Creo que necesitamos una auditoría sobre las obras de infraestructura que puedan representar algún riesgo. No tenemos que esperar a que mueran 50 personas para descubrir que una obra es peligrosa".
"El mejor subsidio es la obra de prevención: los niveles de conocimiento a esta altura indican que la mayoría de los desastres pueden prevenirse. Para eso, tiene que haber voluntad política y, como estamos en una democracia, tiene que haber un reclamo ciudadano. En la medida en que los que gobiernan son los que nosotros mismos elegimos, ellos harán lo que la gente les reclame".
"Ninguna obra resuelve el problema que es infinito. Debería complementarse con medidas pasivas como cambios en los criterios de edificación y de urbanización, respetando la línea de la ribera según las crecidas de los ríos en los últimos 100 años en lugar de 5 años como maneja el mercado inmobiliario".

Ver también:
ComAmbiental: Inundación y "naturalización" de la catástrofe
ComAmbiental: Las voces silenciadas de La Plata
ComAmbiental: La Ideología de la Solidaridad

NOTA: Se ha editado donde decía "entubado", en la forma correcta debe decir "canalizado".

2 comentarios:

Teresa Hualde dijo...

Faltan zonas marcar... como la de 68 y 30... todo un triangulo de 30 a 26 y de 66 a diag74

Mai vagamundo dijo...

Ocultan la cantidad, de muertos, ayer en el barrio san carlos, resien les estaba bajando el agua, y nos contaban que ataban los cuerpos a los arboles, para que no sigan flotando, solo en un barrio habia 50 muertos.