19.3.13

Una iglesia con el pueblo y la naturaleza: Famatina

Hoy se realizó en el Vaticano la entronización del Papa Francisco, quien habló de la importancia de cuidar la creación. Mientras tanto, en Famatina el cura párraco, Omar Quinteros, sufre de persecución política por acompañar a su pueblo en la lucha contra la megaminería. "Más que el accionar estatal, me duele el silencio clerical", expresó, en referencia al obispo de La Rioja.

La iglesia de Famatina, foco de resistencia popular. Foto: Diario Chilecito.

Ya son 17 los vecinos imputados por una acusación de la diputada Adriana Olima, del oficialismo justicialista, por una supuesta "agresión". Entre los sospechosos, también se encuentra el padre Quinteros, quien se convirtió en uno de los referentes de la comunidad, por su acompañamiento a la Asamblea. Las campanas de su Iglesia suenan cada vez que se necesita la movilización del pueblo.

En su discurso de asunción, el Papa Francisco pareció apoyar estas iniciativas. Habló sobre la misión de los cristianos y de la humanidad: "Custodiar toda la creación, la belleza de la creación, como dice el libro del Génesis, y como nos ha mostrado San Francisco". Y también: "Respeto por todas las criaturas, por el ambiente en el que vivimos, a la gente, el preocuparse por todos".

"Mientras el Papa habla de Paz el Gobierno de La Rioja y el Obispo con su silencio castigan al Padre Omar por apoyar a su pueblo", expresó Marcela Crabbe, una de las referentes de la Asamblea por "El Famatina no se toca". Se refería así al monseñor Roberto Rodriguez, obispo de La Rioja, quien no contestó la editorial publicada en el diario oficialista, donde se piden sanciones para el cura.

"El verdadero poder es el servicio", fue una de las declaraciones de Francisco destacadas hoy. "Quisiera pedir por favor a todos los que ocupan puestos de responsabilidad en el ámbito político, social o económico, a todos los hombres de buena voluntad: seamos custodios de la creación, del diseño de Dios inscrito en la naturaleza, guardianes del otro, del medio ambiente", interpeló.

Por su parte, el cura párraco Quinteros habló con El diario de Chilecito sobre el "sabor amargo" que le dejó la charla con el obispo. Y dijo: “a través de mi prédica, del Evangelio y la palabra de Dios siempre estamos tratando de llevar un mensaje de paz para toda la comunidad, un mensaje de fraternidad y también un mensaje que apunta a fortalecer la justicia y la verdad”.

A su vez, el Padre de Famatina habló de un clima de persecución que no se veía desde los setenta. La referencia se justifica porque se dio a conocer un atentado que el cura sufrió el año pasado, cuando volvía de dar una misa. "Como con Angelelli atentaron contra el Cura Quinteros que está acompañando al pueblo de Famatina en su lucha contra las mineras. Es muy grave", escribió el abogado Enrique Viale.

La herencia de la Dictadura y el rol de la Iglesia se discuten con fervor encontrados. La propia Presidente Cristina Fernández se mostró emocionada por recibir la bendición del Papa. La socióloga Norma Giarracca también se refirió a Francisco: "Habló de la naturaleza y la ecología; rechazó el anillo de oro. Esperamos que los acicalados mandatarios de América Latina allí le hagan caso".

Palabra de Omar. Ya el año pasado, según publicó Radio Municial, Quinteros se había pronunciado sobre el rol de la Iglesia. "Varios hermanos sacerdotes que no tienen participación activa porque no están en Famatina, se solidarizan con esta causa como párrocos. Además me siento acompañado por el pueblo de Dios. Lógicamente me gustaría que la Iglesia como institución tomara cartas en el asunto y también se pronunciara. Se pronunciara como sea, pero que haya un tipo de definición. Lo hubo pero bastante tibio, llamando al diálogo, interviniendo en las partes, pero esto queremos todos, pero la paz social no se decreta"

Ver también:
ComAmbiental: San Francisco, opción por los pobres y por la ecología.

No hay comentarios.: