24.2.12

El reclamo de las asambleas llegó a Plaza de Mayo

La convocatoria de la Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC) recibió el respaldo de numerosas organizaciones estudiantiles, de derechos humanos y de partidos políticos. Partieron del Congreso, donde se sancionaron las leyes que permiten el saqueo ambiental de las corporaciones mineras. Pasaron por la Secretaría de Minería, que articula el accionar de las provincias a través de una verdadera política nacional. Y llegaron frente a la Casa Rosada, para interpelar a la misma Presidencia: "El punto de inicio de un debate en serio debe ser la suspensión de todos los proyectos de megaminería", dejó en claro el documento conjunto.


Madres de Plaza de Mayo en el frente de las columnas. Foto: ComAmbiental.


En diálogo con ComAmbiental, el referente de las luchas contra las corporaciones mineras, Javier Rodríguez Pardo, analizó que "pasaron diez años de las primeras luchas contra la megaminería y ahora ya lo tenemos instalado en Buenos Aires". Y opinó que "lo que tenemos de aquí en adelante es ratificar las leyes que hemos conseguido en las provincias e ir en busca del resto, como en San Juan y Catamarca". A su vez, expresó que la Organización Federal de Estados Mineros (OFEMI) "ya estaba hecha, ahora la oficializaron". "El 54 por ciento no es representativo" al respecto, expresó, porque "en los pueblos no dejan hacer plebiscitos y allí tuvieron un gran caudal de votos".

Fundamentos y alternativas. Ya en el palco preparado para tal fin, fueron presentándose los distintos asambleístas que viajaron desde el noroeste para traer el mensaje a la Plaza de Mayo. Jorge Ramos, abrió la lista de oradores en representación de su Asamblea El Algarrobo (Andalgalá) y fue uno de los más aplaudidos. Dejó en claro , mientras atardecía frente a Casa Rosada, que los pueblos viven su amanecer de pie. Y por ello exigió que el debate debe ser "previo e informado", no ya para justificar una política de los hechos consumados. "Andalgalá fue transformada en zona sacrificable, se llevó al grado de abandono con objetivo de imponer la megaminería como único recurso de producción y progreso", declaró.

Más adelante, en la convocatoria a una marcha en la propia capital de Catamarca, se respondió a uno de los discursos más perjudiciales que difunde el oficialismo: "Fundamentalismo es decir sí o sí, obviando que los pueblos dicen no es no". Desde ComAmbiental también expresamos: se dice que el ambientalismo trabaja desde el miedo. ¿A qué recurren los discursos de los gobernadores cuando dicen que la megaminería es "el único camino posible"? ¿Y qué pasará con el pueblo entonces cuando el recurso se acabe? Por eso la diferencia es la visión a largo plazo: "No somos fundamentalistas, tenemos fundamentos", ya había declarado la UAC.

"Nos quieren imponer sobre el nevado de Aconquija el proyecto Agua Rica de minería a cielo abierto, a 16 kilómetros del pueblo, sobre uno de los ríos que nos da agua para beber y alimentar a nuestros hijos. Un proyecto tres veces más grande y despiadado que el de minera Alumbrera. Agua Rica tiene un estudio de impacto ambiental cuestionado por la propia Universidad de Tucumán, que es socia de las mineras", continuó el documento de asamblea El Algarrobo leído en público por Ramos. Y mencionó el informe de la Fundación CEDHA donde puntualiza que existen 140 glaciares de escombros en el Nevado de Aconquija que serían afectados, en contra de la sancionada Ley de Glaciares.

Interpelaciones. Por ello, y frente a espectáculos televisivos que "se caen por su propio peso", pidieron que se "tome el tema de la minería con seriedad y responsabilidad". Porque no es una disputa entre ambientalistas y pro-mineros, sino que "está en juego la soberanía de los recursos naturales de toda la Cordillera de los Andes". Y se dirigieron luego a la Presidente Cristina Fernández: "En donde se ha arrastrado a mujeres y niños, donde se ha golpeado a gente por el solo hecho de defender la vida, se han violado los derechos humanos, esos mismos que usted ha pregonado defender. ¿La violencia es la única respuesta que tiene?". "Dejemos la ignorancia y la soberbia del lado", pidieron.

"Hizo falta que nos molieran a palos" para que nos empiecen a escuchar, se manifestaron desde la Asamblea de Tinogasta, donde hoy nuevamente están deteniendo a camiones de Minera Alumbrera y de la Barrick Gold. Y desechó otra idea del discurso oficialista, al decir que poco les importa "que un medio mezquino luche contra el gobierno", al mismo tiempo que preguntó: "¿por qué los medios oficiales, en vez de criticar, no cumplieron con su función de informar?". Mientras tanto, la Radio El Algarrobo sigue interferida. La Red Nacional de Medios Alternativos ya pidió que esta situación cese. ¿Todo esto constituye las condiciones de "un debate en serio"?, volvieron a inquerir.

"Este pueblo le dice que no a las políticas más rancias del neoliberalismo", dejó asentado el documento conjunto. Y agregó que "el modelo" extractivista que rechazan no se refiere sólo a la megaminería, sino que incluye los agronegocios de la sojización, la especulación inmobiliaria, el avance sobre los territorios indígenas y el saqueo del petróleo. Por ello, el pedido una vez más fue el "respeto por la autodeterminación de los pueblos". La cacica María Lidia Delgado, de la nación diaguita, expresó en un mar de aplausos: "Nosotros somos autoridades ancestrales a las que se debe consultar sobre las decisiones que se hagan en nuestros territorios" y los funcionarios "tienen que obedecer el mandato del pueblo".


Ver también:
Fragmento final de la lectura del documento de Asamblea El Algarrobo.

No hay comentarios.: