25.6.06

Fallo del Riachuelo: ¿el comienzo de algo?

El editorial de la semana

El tema de la semana en la agenda pública ambiental fue sin dudas el caso Riachuelo, luego de que la Corte Suprema de Justicia diera el martes un fallo histórico que compromete tanto al Estado como a las empresas involucradas.

El fin de semana el tema siguió en los medios, lo interesante es que se destacó el rol del poder judicial para imponer el tema en la agenda del gobierno. El Riachuelo se termina de imponer entonces como la bandera de los problemas internos del medio ambiente, luego de la causa de las papeleras.

Aquí alguno de los fragmentos destacados del testimonio de Ricardo Lorenzetti, presentado por Página 12 como el ministro de la Corte que más sabe de medio ambiente, de las entrevistas que le hicieron los principales diarios argentinos:




"No es la respuesta a un discurso político de coyuntura. Nosotros no hacemos estrategias políticas, no elegimos el momento. Es el camino que viene tomando el Poder Judicial y es el resultado de la práctica social de muchas organizaciones no gubernamentales".
"La función de los tribunales es introducir el tema en la agenda pública y generar los procesos para que las decisiones se tomen". ("La función de la Corte es poner ruido", Página 12).

"La Constitución dice que todos los habitantes tienen derecho a un ambiente sano. La gente tiene el respaldo de los tribunales, y los poderosos también tienen que tener tranquilidad porque la Corte ha obrado con conciencia. La ley ordena soluciones progresivas, ir buscando un equilibrio entre la protección del medio ambiente y el desarrollo". (Riachuelo: la Corte quiere ser el motor de los cambios, Clarín).

"La Corte pretende ser el motor del cambio y poner en la agenda pública un tema que le interesa a la gente común". ("La causa del Riachuelo no se resuelve con una sentencia", La Nación).

Este último medio informó además que se está definiendo un acuerdo para constituir la Comisión de Coordinación de la Cuenca Matanza Riachuelo que estaría compuesta por representantes del gobierno y de organizaciones de la sociedad civil. "La irresponsable indolencia de las autoridades se ha visto sacudida por la positiva intervención de la Corte Suprema de Justicia", opinó La Nación en su editorial del viernes.

Página 12, por su parte, se alegró de la independencia de los jueces elegidos por Néstor Kirchner. Además, aseguró en la nota de opinión de hoy que "La decisión de la Corte Suprema sobre el Riachuelo viene a espabilar a otro poder del Estado, a proponerle una agenda más vasta, más reparadora, más previsible".

Clarín publicó el viernes el conmovedor testimonio de una de las demandantes del caso en la Corte Suprema: "Nos estamos muriendo de a poco", dijo María del Carmen Brite.

De lo dicho no se puede más que asentir. Es obvio que la decisión que tomó la corte puso el tema en el primer lugar de la agenda, como se preveía dentro del "efecto Papeleras". Claro que hasta ahora hay solo palabras y ninguna acción concreta. Los problemas siguen acumulándose y las soluciones no llegan.

Pero es muy saludable que haya un poder del Estado que sí cumpla la promesa de que el Medio Ambiente es una política para él, aunque sea el judicial y no el ejecutivo.

SECCIÓN: Derecho Ambiental

No hay comentarios.: