10.4.17

Argentina en emergencia ambiental (I, II y III)

La situación del país se puede analizar desde diferentes puntos de vista. Aquí un conjunto de observaciones críticas desde la perspectiva de la ecología política. Para repasar y unir puntos centrales de los desastres por temporales, la contaminación compulsiva de Barrick Gold y la profundización del modelo del agronegocio exportador.

Opinión
Por Eduardo Soler

I. La situación de desastres originado por temporales (tormentas copiosas) es muy grave en Comodoro Rivadavia por la acumulación de lodo en zona árida. Pero también hubo desbordes en 11 provincias, incluyendo Tucumán, Provincia de Buenos Aires y Mendoza. El cambio climático global no puede seguir usándose como excusa sino que es un dato de la realidad. El Estado debe hacerse responsable frente a esta situación. Se necesitan políticas climáticas de adaptación.

Por el contrario, los procesos de agricultura extractiva producen desmontes en el norte del país y desertificación en la Patagonia. Es necesario cumplir la Ley de Bosques e impulsar la Ley de Humedales. Sobre todo el caso de las últimas horas en Mar del Plata, ya que -como advirtió en su momento la bióloga bióloga María Gabriela Pujol- la ciudad en sí también fue edificada sobre un humedal. Es necesario restaurar y resguardar algunos espacios claves.

II. A casi dos semanas del cuarto derrame "sincerado" -aunque minimizado- por Barrick Gold, no hay una decisión fuerte para el cierre de la mina Veladero. Los gobiernos provincial y nacional se pronunciaron por la suspensión. Mientras, la venta de la mitad de las acciones a la corporación china Shandong Gold no hace que poner más incertidumbre a esta situación. Enrique Viale había expresado en este punto que "Veladero debe cerrar y la empresa debe hacerse cargo de las remediaciones correspondientes en la zona”.

Mientras tanto, la Ley de Glaciares sigue sin cumplirse mientras todavía exista el emprendimiento binacional Pascua Lama, entre otros que afectan las reservas de agua dulce en la Cordillera de los Andes. Por el contrario, en los útimos meses trascendieron rumores de que el actual gobierno nacional busca "flexibilizar" la normativa para favorecer justamente a la megaminería. Allí el Ministerio de Ambiente debería buscar resguardar y aplicar la norma. Pero quien más podría avanzar en el asunto es la instancia judicial a través del Juez Casanello para cerrar Veladero.

III. El modelo agroexportador se impone en su versión del agronegocio tecnocrático. El cambio de gobierno en este punto profundizó los rasgos extractivos en la economía, reforzando la opción de la reprimarización en Argentina. Las consecuencias de las medidas del gobierno de Mauricio Macri implican así un avance de la sojización como concentración de tierras y de riqueza. Y la consecuente pérdida de trabajos acentuada en el rubro industrial, porque se pretende usar las divisas del agro para comprar afuera los productos manufacturados (considerados "caros" para fabricarse en nuestro país).

En una línea similar, el desfinanciamiento sistemático de la educación pública y el desguace del sistema científico también van en la línea de pensar al país como el "super-mercado del mundo", buscando actualizar el paradigma del "granero del mundo". Si bien hemos criticado ya la visión de una ciencia y tecnología atada a la economía del agronegocio, la tendencia de la nueva gestión de Lino Barañao es acentuar el rasgo mercantilista bajo la excusa de la utilidad y de lo estratégico.  Esta semana será clave también para saber el lugar que el conocimiento toma en la sociedad.

No hay comentarios.: