7.12.13

El Municipio de Andalgalá releva incumplimiento de Ley de Glaciares

El Municipio de Andalgalá publicó un informe técnico en el que afirma que el IANIGLA, instituto encargado del relevamiento de glaciares, sólo estudio tres de los diez valles de ambiente periglacial que podrían ser afectados por la megaminería. En diálogo con ComAmbiental, la fiscal municipal, Selene Herrera, confirmó que se les enviaron notas a la Gobernación de Catamarca y a la Secretaría de Ambiente de la Nación y que "estamos preparando acciones judiciales por el daño ocasionado". El informe técnico destacó las ventajas de que el Municipio lleve adelante su propio inventario.

La figura muestra el área parcial de relevamiento. Fuente: Municipalidad de Andalgalá.

"En ninguno de los sectores con actividad de minería de la Cuenca del Pipanaco, Proyectos Agua Rica y Filo Colorado, fueron auditados durante la vista de IANIGLA al Municipio de Andalgalá". La sentencia surge del "Informe sobre la aplicación del régimen de Presupuestos Mínimos para la Preservación de Glaciares y del Ambiente Periglaciar". Hecho público ayer, fue encargado por la Municipalidad de Andalgalá, en las figuras del Intendente Alejandro Páez y la fiscal municipal Selene Herrera. Cuando se conoció que el IANIGLA (Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales) haría un relevamiento en la zona, organizaciones sociales habían alertado de la fiabilidad de este informe, por presión de las megamineras.

El informe técnico de seguimiento a las actividades de IANIGLA estuvo elaborado por especialistas en el área, como el doctor en Ciencias Geológicas Aldo Luis Banching; el licenciado en Geografía con Maestría en Geomorfología Cuaternaria, Pablo Lidoro Toranzo Rozzi, y el doctor en Ciencias Geológicas, Carlos Seara. De su trabajo, extraen como conclusión que "sólo fueron relevadas/controladas por equipo de IANIGLA, tres valles, para la realización del inventario. Quedan aún disponibles 9 a 10 valles que integran la cuenca hídrica en cuestión, que poseen desarrollo de geoformas correspondientes a cuerpos de glaciares de rocas".

A fines de agosto, el Colectivo Sumaj Kawsay había elaborado un comunicado, en el cual expresaban: "Consideramos indispensable que la Municipalidad de Andalgalá, como primer órgano de poder y de competencia en la materia, tome medidas precautorias y los recaudos necesarios para asegurar la fiabilidad y validez del estudio a realizar en su integridad". De este modo, en particular solicitaban "instancias de contralor y evaluación independiente de las tareas a realizar por el IANIGLA en las Sierras del Aconquija, facilitando la participación e intervención de profesionales independientes y de la comunidad en general en tales tareas de control y validación del relevamiento".

Desde el Municipio parecen haber incorporado esta demanda ciudadana, ya que publicaron este informe sobre las actividades de septiembre, y aseguraron que "cada etapa será informada a la comunidad". En el documento, dejan en claro que a tres años de la sanción de la Ley de Glaciares, en octubre de 2010, el Municipio "no recibió informe de actividades y avance sobre el Inventario Nacional de Glaciares, aun cuando había sido requerido en varias oportunidades mediante nota" a fines del año 2012. Por ello, explicitaron: "El Municipio de Andalgalá, a cargo del Señor Intendente, Alberto Alejandro Páez, decidió exigir el cumplimiento de la Ley".

La introducción del informe deja en claro que "lo que hace el legislador, es interpretar la norma; nos dice exactamente qué es lo que debemos entender por Glaciares y qué debemos entender por Ambiente Peri Glacial". De hecho, este punto fue causa de un gran debate entre los legisladores, hasta llegar al llamado "acuerdo Filmus- Bonasso". El escrito firmado por Páez y Herrera señala que "ello indica que nadie puede interpretar la norma de manera diferente a la que allí está establecida", en una alusión a las actividades del IANIGLA. Y sentencia: "estamos obligados al cumplimiento de la ley, en las interpretaciones que ha definido el legislador. Porque de lo contrario, estaríamos violando la ley".

En este punto, la parte técnica del Informe, suscripta por Banching, Toranzo Rozzi y Seara destaca: "Dada la especificidad de la metodología llevada a cabo para el estudio que comprende el Inventario de Glaciares, se sugiere solicitar a IANIGLA la consideración especial del estudio integral del ambiente periglaciar y no sólo el estudio de glaciares de roca exclusivamente; debido a que dicha restricción deja vulnerables al resto de las geoformas del ambiente periglacial por las actividades previstas en el Artículo 6 de la Ley".

Y entre las propuestas finales, incluso advierten la necesidad de un Inventario propio: "En base a las observaciones realizadas y ante una muy probable incompatibilidad de criterios sobre la ampliación de la metodología de estudio sugerido anteriormente se propone al Municipio de la Ciudad de Andalgalá avalar la realización de un inventario de Ambientes Periglaciares y Áreas Glaciares propio a los fines de contar con una herramienta de control, corroboración y contraste ante cualquier otro estudio a desarrollar".

Para recordar. La Ley de Protección de Glaciares se sancionó hace tres años para proteger las fuentes de agua dulce. La norma dicta que las zonas prioritarias deben ser las amenazas por actividades como la megaminería. El IANIGLA empezó con el relevamiento en el departamento Andalgalá. Sin embargo, el Municipio constató con un informe técnico propio que no se sigue con los líneamientos de la Ley. El intendente quiere ponerse a la cabeza de los reclamos contra las autoridades provincial y nacional.


1 comentario:

daniel dijo...

En el 2011 YA HUBO un informe del CEDHA que reveló extensivos impactos mineros en numeros glaciares y ambiente periglacial del Aconquija, atribuidos a proyectos mineros como FILO Colorado (de Glencore Xstrata). También se revelan varios glaciares cercanos a Agua Rica (también de Glencore Xstrata) sobre los cuales no se ha realizado estudio. Para más info: http://wp.cedha.net/?p=946