24.8.12

Confirmado: YPF va por Chevron en busca del cash "no convencional"

En la reunión anual del Consejo de las Américas en Buenos Aires, el presidente de YPF, Miguel Galuccio, volvió a confirmar que el objetivo de su gestión es "convertir a Argentina en un exportador de petróleo". Para lo cual, la única alternativa posible es avanzar sobre el gas y petróleo no convencionales, que tienen un impacto ambiental mucho mayor al hidrocarburo tradicional. El paradigma de los commodities de la escuela neoliberal, se confirma con la alianza con multinacionales como Chevron, el socio elegido como "partner estratégico".

Por Eduardo Soler

Cuando el gobierno dice defender "el modelo", es cada vez más claro que se refiere al extractivismo. Ayer una vez más, el Jefe de Gabinete Juan Abal Medina expresó: "El modelo de desarrollo con inclusión social es el proceso de crecimiento más importante de nuestra historia". La frase es confusa, pero en la práctica significa que para realizar "inclusión social" debe sí o sí crecer la economía, una variante de la teoría del derrame. El problema es que esta perspectiva busca asegurar la renta de las corporaciones, hipotecando así el futuro con la venta del patrimonio actual. La obsesión de obtener "saldos exportables" con el petróleo y el gas es un ejemplo paradigmático.

"Si la meta durante la etapa estatal era la continua incorporación de reservas como mecanismo de resguardo de un `recurso estratégico´, la política neoliberal consagró a los hidrocarburos a la categoría de commodities, es decir simples mercancías exportables sin valor agregado", decía Ignacio Sabbatella en Página/12, resumiendo el núcleo de su tesis de maestría. Pues bien, como ya hemos visto, la lectura de la propia Ley que expropia el 51 por ciento de las acciones a Repsol no sale de esta visión neoliberal. El artículo 3° dice claramente que el objetivo de YPF será "la obtención de saldos exportables para el mejoramiento de la balanza de pagos". En los noventa, al petróleo se lo consideraba "cash".

Las palabras de ayer del CEO de la empresa mixta vuelven a confirmarlo: “El objetivo fundamental es lo que llamamos el nuevo paradigma energético, que es convertir a la Argentina de importador hoy neto de gas, fuel y gasolina en exportador de petróleo, para lo cual tenemos los recursos debajo nuestro”. Como destaca Alejandro Bercovich en su nota del día, su empresa necesita “socios financieros para desarrollar el [petróleo] no convencional de manera rentable”. Justamente, en la última reunión del Consejo de las Américas en su sede, la Presidente Cristina Fernández se dedicó a tirarle flores a Monsanto, y a Chevron. Más aún, explicó que no se estatizó YPF para que pueda cotizar en la bolsa y así recibir inversores.

El gobierno nacional decidió quitar a Repsol porque la empresa dejó de hacer exploraciones en Argentina, dejaron en claro los funcionarios frente a los empresarios. Esto es inaceptable desde el modelo extractivista y por ello Página/12 hace énfasis hoy en que "YPF relanza el camino de la exploración" con una inversión de 277 millones de dólares para ampliar la frontera hidrocarburífera del país. No aclara que el grueso de esta frontera implica ir hacia lo no convencional que es, como ya dijimos, el mismo paso de la minería tradicional a la mega-minería contaminante con uso de sustancias químicas. Tampoco mencionan la alianza con la criminal Chevron y el objetivo explícito de exportar para que ingresen divisas, los benditos dólares, al país.

Ver también: Sección Hidrocarburos.

No hay comentarios.: