19.1.12

Violencia en Formosa: campesinos e indígenas sufren ataques por conflictos territoriales

En los últimos días, se conocieron hechos de violencia vinculados a conflictos territoriales en la provincia gobernada por Gildo Insfran. En un caso, el Movimiento Campesino de Formosa (MOCAFOR) denunció que uno de sus integrantes fue secuestrado, torturado y procesado judicialmente por la policía. En el otro, la comunidad Qom La Primavera advirtió ayer sobre disparos a jóvenes indígenas, que se suman a los actos cometidos contra el hijo de Félix Díaz.

El gobernador Insfrán en el lugar de Roca. Imagen: Capilla del Monte Turismo

Estalló la represión. El año comenzó mal para los pobladores que quieren vivir de la tierra en una de las provincias del norte de nuestro país, con mayor injusticia social y situaciones de pobreza, gobernada desde 1995 por el dirigente justicialista -hoy kirchnerista- Gildo Insfran. El sábado 7 de enero sufrió nuevos ataques el hijo de Félix Díaz, líder de la comunidad Qom La Primavera, enfrentado al gobernador en un extenso conflicto.

El lunes 9, según denunció recientemente el MOCAFOR, dos campesinos fueron detenidos con pruebas plantadas y golpeados salvajemente por efectivos de la Unidad Especial de Asuntos Rurales (UEAR) de la Policía de la Provincia de Formosa. Ayer, se registraron nuevos ataques con armas de fuego contra jóvenes de la Primavera, en el contexto de que aún las tierras de la comunidad siguen manejadas por Cristino Sanabria, puntero de Insfran.

Acción policial. Según denunció la organización campesina, el ataque del 9 fue coordinado por la policía provincial. Ocho efectivos, y cuatro civiles, ingresaron al terreno de la familia Penayo "para plantar supuestas pruebas y detener a los dueños de la tierra", acusándolos de robo de ganado y torturándolos para que "confiesen" su crimen. "La familia Penayo hace ya varios años sufre el hostigamiento e intento de desalojo de la empresa ganadera de los Cabanella", explicó el MOCAFOR. Uno de los hermanos, Ermindio, fue privado de su libertad hasta el miércoles 11 y procesado al día siguiente.

El comunicado es contundente: "Desde el MOCAFOR repudiamos este tipo de accionar ilegal de estos determinados efectivos de la Policía de la Provincia de Formosa. Pedimos que el gobierno de la Provincia de Formosa tome las medidas legales del caso; que se termine la complicidad policial con los terratenientes; que terminen con la práctica de la tortura y todo tipo de procedimiento ilegal. Consideramos los atropellos contra la familia Penayo como constantes provocaciones al MOCAFOR".

Ataques privados. Por su parte, desde la comunidad Qom denunciaron el ataque de Jorge Saucedo, vecino "criollo" del lugar, contra jóvenes indígenas que se encontraban buscando miel. "Los jóvenes estaban dentro de la comunidad y el criollo les disparó. Por suerte no llegó a herir a ninguno", mencionan en su página. Agregaron además que dispararon a la familia de Sindulfo Caballero desde el exterior. "Ya no sabemos qué hacer para controlar esta violencia".

Justamente ayer, habían puesto en claro que no se están cumpliendo con ninguno de los objetivos de la Mesa de Diálogo con los gobiernos de Formosa y de la Nación, creada luego del acampe en la Ciudad de Buenos Aires. En primer lugar, porque una de las primeras tareas fue generar elecciones en la comunidad para unificar una autoridad. Algo que hoy no sucede porque la Provincia no reconoce a Félix Díaz, quien resultó un claro ganador, a pesar de las prácticas de clientelismo político de Insfrán. "Este juego que nos imponen los estados es perverso y peligroso pues promueve el conflicto interno", advirtieron.

Asimismo, destacaron: "tampoco se cumplieron los puntos que el Ministro Randazzo dio por realizados y que también se pueden leer en su página web". Y detallaron: "seguimos contando con gente indocumentada", "la situación sanitaria sigue siendo crítica, nunca hubo un plan de agua corriente". Más aún, "el diálogo con la provincia no existe pues se retiró de la Mesa cuando quisimos hablar sobre el territorio". Y, mientras no se resuelve el conflicto territorial: "con las agresiones sufridas por parte de la familia Diaz y las casas quemadas de hermanos es más que evidente que no tenemos garantías de seguridad".

No hay comentarios.: