10.8.11

Una propuesta inteligente para los residuos difíciles de reciclar

Una empresa internacional ofrece una solución integral para el packaging de los productos de consumo masivo que hasta ahora iban “directo al tacho”. Junto a una marca de jugos en polvo lanzó su primera campaña en la que toda la familia puede formar brigadas de recolección y participar desde cualquier punto del país.

Entrevista a Mercedes Davico y Ann Glotzbach. Foto: ComAmbiental.
Frente al pedido de ONGs y la tendencia en la legislación argentina a extender la responsabilidad al productor sobre todos sus residuos –incluyendo los de post-consumo– la presidenta de la compañía afirmó que a través de esta iniciativa “las empresas podrían actuar proactivamente en vez de esperar a que sea obligatorio”.

Se trata de Terracycle, una empresa gestada en Estados Unidos en 2001 por un estudiante universitario y que ahora tiene presencia en 15 países. Desembarcó en la Argentina en febrero y por ello opera en estrecha comunión con su aliado de Brasil, instalado hace dos años y medio. Así contaron a ComAmbiental la presidenta Ann Glotzbach y la gerente de Comunicaciones y Relaciones Públicas, Mercedes Davico, desde la joven oficina.

Foto: Terracycle
“Eliminar la idea de la basura”. Con ese objetivo, la empresa recicla o reutiliza desechos que hasta ahora eran complejos para su reciclaje. Las tecnologías aplicadas son dos, según explicó Ann.

"Con upcycling buscamos darle valor al material con su forma original en vez de destruirlo, como en esta mochila (ver foto) donde le estamos dando un nuevo uso, útil, amigable con el medio ambiente y también económico. En el caso del reciclaje, hacemos un proceso para obtener pellets como insumo para madera plástica u otros objetos plásticos. Todo depende del tipo de material que estamos recolectando. Siempre estamos buscando nuevas soluciones”.

La recolección se da por dos vías. Una es en la etapa de pre-consumo. “La mayoría de las marcas tienen un porcentaje alto, alrededor del 2 o 3% de los materiales de packaging que imprimen nunca sale de la planta, por un error o rediseño. Entonces lo recolectamos en convenio con la planta y hacemos una especie de reciclaje upcycling”, contó Ann.

La otra manera compromete directamente al consumidor “a través de las brigadas o programas nacionales” donde una familia, una escuela, un grupo de amigos, o compañeros de oficina pueden participar formando un equipo de recolección y registrándose en la página web de Terracycle. Así lanzaron Kids Choice Awards con Tang, por la que los 20 equipos con la mayor cantidad de sobres usados recolectados hasta el 20 de septiembre, van a recibir entradas para asistir a dicho evento.

“A su vez nosotros donamos diez centavos ($0,10) por cada unidad que recibimos, a una organización sin fines de lucro elegida por el equipo de recolección participante”, agregó Mercedes. Es el caso de un jardín de infantes en Sunchales, provincia de Buenos Aires– y la fundación Espacio Agua, seleccionada por Tang.

“Quizá diez centavos por sobre suena poco pero tenemos una escuela muy proactiva que ya nos ha enviado 10.000 sobres que representan entonces $1.000 y puede tener un impacto importante para ese equipo”, relató Ann. Sobre todo si la escuela es la propia beneficiaria de las donaciones y puede con ello armar su biblioteca o planear un viaje de estudios.

Practicidad. No es necesario lavar los sobres. Tampoco implica gastar dinero en el envío porque Terracycle está asociada con Correo Andreani y simplemente basta con recolectar una cantidad considerable para coordinar su retiro. “Es gratis y muy fácil. Solo te tenés que anotar por Internet”, aclaró Mercedes.

Para las compañías de consumo masivo también representa una propuesta completa. “En nuestra experiencia –confió Ann– es un programa atractivo para las empresas porque por un lado sus desechos ya no son basura lo cual es muy poderoso para alcanzar sus objetivos ambientales como la minimización de packaging, por ejemplo. Por otro lado, es una manera muy buena de comunicar cómo los consumidores pueden colaborar para recolectar sus residuos y ayudar al planeta”.

También agregó: “A nivel internacional trabajamos con las marcas de los conglomerados más grandes, como Pepsico, Kimberly Clark, Nestle, Procter & Gamble, y han mostrado buen interés inicial para trabajar también en la Argentina”. En comparación con Brasil, el mercado allí es más grande pero también “hay una ley sobre standards ambientales de packaging que las empresas tienen que cumplir”. Dado que la legislación argentina avanza sobre esos principios, "las empresas podrían actuar proactivamente en vez de esperar a que sea obligatorio”, sugirió.

Trabajo en red frente a la "crisis económica internacional". Es común oír que el primer recorte presupuestario en tiempos de ajustes se da en los programas de Responsabilidad Social Empresaria. En ese sentido, la presidenta de Terracycle hizo una diferenciación: "para nosotros es bueno que los proyectos ambientales no sean algo opcional sino parte integral del producto". Y destacó que "algunas marcas, como Arcor, están agregando metas ambientales entre sus metas anuales".

Con el fin de afianzar estos principios en acciones concretas, Ann mencionó también las alianzas acordadas con organizaciones como Con-suma Dignidad de Amartya, Espacio Agua, Cimientos y FARN. En la meta de aumentar la participación de los ciudadanos en el reciclado y reutilización de los residuos, "el próximo paso sería incorporar un programa de recolección con las cooperativas (de cartoneros), como se está por lanzar en Brasil. Sería otro material que los cartoneros podrían recolectar que hoy no tiene valor para ellos", adelantó Ann. Y para el mediano plazo, la idea es sumar aliados "para que nos ayuden a reciclarlos o transformarlos en estos productos" generando fuentes de trabajo calificado en el país.

Ver también:
Sección Residuos y 3R de ComAmbiental

No hay comentarios.: