12.5.10

Glaciares: El regreso de la Ley vetada

Las comisiones de Recursos Naturales y de Minería de la Cámara de Diputados resolvieron ayer en una reunión conjunta dictaminar sobre los proyectos de Ley que tienen por objeto la protección de los Glaciares y el ambiente periglaciar. En el conteo de las firmas, se impuso el mismo proyecto que fuera presentado por la diputada de mandato cumplido Marta Maffei y que en 2008 fuera votado por unaminidad en ambas Cámaras del Congreso Nacional, para ser vetado luego por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.



Así, el proyecto que ahora apadrina Miguel Bonasso como presidente de la Comisión de Recursos Naturales obtuvo la firma de 23 diputados, imponiéndose al proyecto que presentó el año pasado el senador Daniel Filmus, que tiene media sanción de la Cámara alta, que llegó a las 16 firmas. Las principales discusiones tienen que ver una con el concepto de "ambiente periglaciar", en la que hace énfasis Greenpeace, y la otra con la confrontación del interés general a un ambiente sano contra los intereses de mega-mineras, que denuncian las asambleas socioambientales.


Historia de un enfrentamiento. Ya se preveía el debate desde la apertura del Congreso, y desde hace mucho más aún, porque el veto del Poder Ejecutivo a la Ley de Glaciares en el 2008 fue el punto final de la separación de Bonasso y otros diputados del bloque oficialista que antes integraban. Hoy se logró insistir con el proyecto original gracial al rol protagónico del inter-bloque de centro-izquierda de Proyecto Sur, que fue acompañado por la mayoría de los diputados de la oposición.

En la vereda de enfrente, quedaron los diputados kirchneristas, defendiendo el nuevo proyecto de Filmus, realizado bajo las instrucciones del Poder Ejecutivo nacional, y que obtuvo la media sanción votada por unaminidad en el Senado. El mismo se redactó luego del denominado "veto Barrick", por el lobby que realizó esta empresa para proteger sus intereses, que fuera confesado en su momento por la ex secretaria de Ambiente de la Nación, Romina Picolotti, cuya discrepancia con la Presidenta terminó de separarla de su cargo.

Este dato fue recalcado en la reunión de hoy por Bonasso, quien a su vez destacó que la norma de Filmus estaba viciada por los intereses mineros, y la confirmación de esto estaba en declaraciones de Ricardo Martínez, presidente de la Cámara Minera de San Juan. Este empresario habría dicho que si se hubiese aprobado la Ley de Maffei, no se habría podido realizar el proyecto minero de Veladero, ya que está ubicado en un ambiente periglaciar, según estaba estipulado en el proyecto original.

Los debates. Justamente, este punto es el gran tema de debate, que enfrenta incluso en segunda instancia a la ONGs internacionales con las asambleas socio-ambientales y otras organizaciones de apoyo. Cuando ya se había terminado la lista de oradores, el vice-presidente primero de la Comisión de Recursos Naturales, el kirchnerista Jorge Cejas, quiso leer un comunicado de Greenpeace, pedido que fue denegado y que causó rechazo entre algunos ambientalistas presentes.

Sucede que se dio a conocer que el director de campañas de Greenpeace Argentina, Juan Carlos Villalonga, criticó el proyecto de Bonasso porque "no define el ambiente periglaciar", según le expresó a la prensa, y esto lo torna inocente, genérico y peligroso. Esta declaración tuvo eco en la reunión, puesto que algunos legisladores se mostraron preocupados por la juridicidad de la norma, en tanto que las leyes de presupuestos mínimos, como es la de glaciares, tienen problemas para llevarse a la práctica.

Así se produjo el virtual enfrentamiento con organizaciones de base como Conciencia Solidaria o la Unión de Asambleas Ciudadanas, que consideran que la única legislación que puede proteger los glaciares y el ambiente circundante contra la contaminación minera es la presentada en su momento por Maffei. De hecho todo esto se discutió mucho a fines del año pasado, por eso ante las posturas tomadas y enfrentadas, la iniciativa de Bonasso, Fernanda Reyes y otros diputados relacionados con la lucha contra la mega-minería fue sacar el dictamen sin más dilaciones.

Reflexiones al paso. Finalmente, la tercera convocatoria a debatir fue la vencida y un capítulo se dio por concluido, ya que existían expectativas por ver cuál de los dos proyectos obtenía el dictámen de mayoría de las Comisiones. Al comenzar la reunión de dos horas, Bonasso había deslizado una apreciación suspicaz en este tono: "¿Por qué el proyecto original fue votado en su momento por unaminidad en ambas cámaras, incluido Gioja, y luego los diputados oficialistas renegaron de esa decisión? No quiero pensar que votan sin conciencia...".

El argumento que hoy sostiene el oficialismo se resume, por el contrario, en que "se perfeccionó la Ley sin modificar en nada su espíritu". Sin embargo, la lectura crítica puede ser que el proyecto logró pasar con éxito por ambas cámaras en el 2008 porque los legisladores no se habían dado cuenta de que una simple "ley de glaciares" podía interferir en los intereses de las corporaciones mineras y de los gobiernos provinciales. La discusión continuará en el recinto.


Imagen: La ONG Conciencia Solidaria pide una ley igual a la vetada.

1 comentario:

Paulo dijo...

Muchachos soy freelancer trabajando desde USA y no me guio unicamente por diarios de mucha tirada a la hora de elaborar un articulo. Lo que ustedes hacen desde su blog es excelente y me alegro que existan medios alternativos como este. Los felicito por el trabajo que hacen. Un calido abrazo y sigan para adelante
Paulo