24.2.08

Se rompió el diálogo entre Cartoneros y el Gobierno de la Ciudad

Ya estaban en Pampa y la Vía pero el poder fue por más: los cartoneros que se habían asentado en Barrancas de Belgrano en protesta por la suspensión del Tren Blanco fueron desalojados el viernes con violencia por la policía, por orden del gobierno de Mauricio Macri. Vecinos y agrupaciones de cartoneros manifestaron su repudio y planean acciones para pedir una solución inclusiva, mientras las Cooperativas de Cartoneros rompieron relaciones con el Gobierno de la Ciudad.


El saldo. Según el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) y todas las cooperativas de cartoneros de la Ciudad, cinco cartoneros fueron internados por golpes y ocho detenidos junto al "vecino Alejandro Tiscornia brutalmente golpeado mientras mostraba a los medios la orden trucha firmada por funcionarios de Medio Ambiente, en uno de los peores episodios de represión registrados en los últimos años". Gracias a la presión de los vecinos frente a la Comisaría 33ª donde estaban retenidos, todos fueron liberados la misma noche, salvo dos que permanecen a disposición de la justicia por antecedentes.

Las relaciones de los cartoneros con el Gobierno de la Ciudad ya se quebraron. Por empezar, porque -como confirmó Página 12- renunció el director general de Reciclado porteño, Pablo Fornieles, "convirtiéndose en la primera baja que sufre el gobierno de Macri". "Fornieles -sostuvo el diario- era quien se encargaba de la relación con los cartoneros, y según la versión que circuló en el ámbito del gobierno porteño, su dimisión se debió a que él había prometido la contratación de más camiones para reemplazar al Tren Blanco, decisión cuestionada por el subsecretario de Higiene Urbana, Gustavo Grasso, su superior inmediato".

Por otro lado, la vicejefa Gabriela Micceti había prometido a las organizaciones cartoneras "una política de diálogo y apoyo" que como mostró Clarín, no llevó a buen puerto. El MTE, Cartoneros del Tren Blanco-Ramal Tigre, Cartoneros independientes y desalojados, y las Cooperativas de Trabajo “El Álamo”, “El Ceibo”, “Reciclando Sueños”, “Del Oeste” y "El Amanecer de los Cartoneros” denunciaron que "el acto de salvajismo" del Gobierno de la Ciudad desacreditó "los compromisos, escritos y verbales, por buscar formas pacíficas y dialogadas de encausar la formalización de los cartoneros".

A pesar de que las principales críticas apuntaron al Gobierno de la Ciudad, los cartoneros también expusieron: "Mientras el Gobierno Nacional mira para otro lado y se muestra insensible a la terrible situación de los cartoneros".

Había una vez... A fines de 2007, la consecionaria TBA decidió suspender unilateralmente el servicio del Tren Blanco, alegando que los vagones estaban en un estado deplorable que era inseguro para sus pasajeros cartoneros.

La empresa y el Gobierno de la Ciudad ofrecieron camiones en su reemplazo, dado que TBA decidió no reestablecer el Tren Blanco a pesar de estar obligado por la resolución judicial del 11 de enero último, emitida por el Juzgado Federal de Primera Instancia en lo Civil, Comercial y Contencioso Administrativo Nº2 de San Martín.

Sin embargo, la medida no satisfizo al Movimiento Nacional de Trabajadores Cartoneros y Recicladores (MOCAR) que la calificó como una forma de "complicar el trabajo" de los cartoneros en favor de "la dilución del problema en pequeños inconvenientes como ya está sucediendo". Por ejemplo mencionó que "los bultos viajan por un lado y la gente por el otro", y "en el camino suceden 'demoras', falta parte de la carga, disminuye la cantidad de los camiones, la frecuencia, se rompen, etc".

El reclamo. Los cartoneros piden que vuelva el Tren Blanco y -como indica la Ley 992 de la Ciudad de Buenos Aires- se los incorpore a la recolección diferenciada en el servicio de higiene urbana vigente.

En la última cuestión, la Ley 992 es clara al establecer en su artículo 3:
a) Concebir una Gestión Integral de los Residuos Urbanos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que permita la recuperación de materiales reciclables y reutilizables, y deje sin efecto el entierro indiscriminado de los residuos en los rellenos sanitarios.
b) Priorizar la asignación de zonas de trabajo, considerando la preexistencia de personas físicas, cooperativas y mutuales.
c) Generar procesos económicos que incluyan a los recuperadores.
d) Diseñar un Plan de Preselección Domiciliaria de Residuos.
e) Implementar una permanente campaña educativa, con la finalidad de concientizar a los habitantes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sobre los siguientes puntos:
1. El impacto favorable que genera la actividad de recuperación y reciclado en su aspecto ambiental, social y económico.
2. El beneficio que acarrea la separación de residuos en origen, facilitando de este modo el trabajo de los recuperadores y contribuyendo a la limpieza de la Ciudad y al cuidado del medio ambiente.

Esta Ley fundó los cimientos para la Ley de Basura Cero que fue muy bienvenida desde la mirada ambientalista y también del desarrollo social. Sin embargo, muy poco de sus principios se cumplen: "Las empresas de higiene urbana siguen cobrando por el servicio de Recolección Diferenciada que no prestan gracias a las generosas 'comisiones' que le dan a los funcionarios (de ayer y de hoy) para que no denuncien el incumplimiento sabiendo que el trabajo de reciclar solo lo hacen cartoneros, y sin ninguna contraprestación", expresan el MTE y las cooperativas de cartoneros.

Frente a este panorama, Belgrano tuvo ayer una marcha de vecinos y cartoneros contra la represión. En tanto, el MTE y las cooperativas de cartoneros convocan a una movilización hacia la Jefatura de Gobierno porteño en solidaridad, con la consigna "¡somos todos cartoneros! ¡Si tocan a uno tocan a todos!".

No hay comentarios.: