11.9.07

Los desafíos del Intercuencas Riachuelo-Reconquista-Río de la Plata

El último sábado, numerosas organizaciones sociales se reunieron por tercera vez en el Espacio Intercuencas Riachuelo-Reconquista-Río de la Plata. En esta oportunidad, la Universidad Nacional de Quilmes (UNQUI) brindó sus instalaciones y diversos estudiantes tomaron contacto con la problemática ambiental de la región, de boca de los más damnificados.




Además de exponer afiches y trabajos que vienen realizando en materia de educación ambiental, concientización y acciones legales, desarrollaron talleres de trabajo para definir democráticamente las estrategias a seguir. Sin embargo, la brecha entre lo que quieren y lo que pueden alcanzar amenaza con agrandarse si no consensúan el cómo hacerlo.


Los talleres abordaron cinco ejes principales: organización del espacio Intercuencas, declaración de emergencia hídrica sanitaria y ambiental en la región, educación ambiental, obras de saneamiento y demanda penal. En cada grupo, los participantes compartieron sus experiencias y sus ideas, recalcando la necesidad de brindar soluciones YA y al mismo tiempo contemplar el mediano y largo plazo.

A tres meses de la creación de este espacio, los miembros demostraron que no pretenden exigir solamente sino también proponer. En síntesis, las iniciativas sugeridas fueron:

- Generar conciencia y educar -en todos los niveles del sistema educativo y en el ámbito de la educación no formal, de manera transversal- acerca de los problemas de la región y las formas en que la población puede participar para su solución.
- Fortalecer el acceso a la información ambiental y su difusión.
- Armar una agenda de actividades y movilizaciones conjuntas.
- Ampliar la participación dentro de la coordinación del Espacio Intercuencas.
- Promover la realización de mapas epidemiológicos, con la participación de los hospitales públicos, agentes de salud barriales y otras instituciones locales.
- Exigir el saneamiento de los ríos y no entubarlos porque los ríos entubados no tienen vida y porque sería más fácil "esconder la suciedad bajo el tapete".
- Fomentar la exploración y el uso sustentable del acuífero Puelche para revertir el ascenso de las napas.
- Erradicar la CEAMSE y generar menos basura haciendo uso racional "del poder que ya tenemos: el poder de consumo". En este sentido, la Asamblea del Delta y Río de la Plata está juntando firmas para impulsar un proyecto de ley a favor de los envases retornables.
- Implementar mini plantas cloacales modulares -en tanto no se terminen las obras prometidas- y extender la red de cloacas al mismo tiempo que la del agua potable.
- No extender "el emisario (cloaca máxima) a 7.500 metros río adentro, cuando ahora está a 2.500 metros, bajo el falso concepto de que el Río de la Plata está en condiciones de auto-depurarse" según exigió Ernesto Salgado, integrante del Foro en Defensa del Río de la Plata y su Ecosistema, ante el Diario Perspectiva Sur.
- Financiar las obras con reservas nacionales en lugar de aumentar la deuda externa.
- Tener más participación vinculante en la toma de las decisiones que los afecten directa o indirectamente.
- Organizar una comisión interna de abogados para asistir las demandas judiciales puntuales dentro de las tres cuencas.
- Exigir que el delito de contaminación sea reconocido como delito de lesa humanidad.

Fundamentos no faltaron. Todos los participantes conocen en carne propia las problemáticas y las soluciones que no fueron. Laura, una médica que trabaja en La Matanza cerca del CEAMSE, dijo consternada: "siento impotencia al dar antibióticos a los niños cuando sé que van a volver otra vez enfermos a las dos semanas", refiriéndose a que la cura requiere necesariamente de una política de salud pública preventiva acompañada de saneamiento ambiental.

Los asambleistas tienen bronca y mucha voluntad para revertir la situación pero el tercer encuentro Intercuencas no alcanzó para deliberar las cuestiones más operativas -según confirmaron en un comunicado hoy.

El tiempo no es lo único que faltó. Sus reclamos son de vida o muerte y demandan un cambio inmediato pero para ello se requiere, sin dudas, del aporte técnico de las universidades, de la responsabilidad empresarial, de mayor participación social y fundamentalmente de la decisión política.

En este sentido, la clausura de la refinería de Shell en Dock Sud por incumplimiento de las normas ambientales -que fue levantada hoy ante un plan de saneamiento e inversiones presentado por la empresa- fue aplaudida a medias por los asambleistas dado que la medida todavía "dista de lo que debería ser una verdadera política ambiental de Estado", aclararon.

Las críticas también fueron para los medios de comunicación. Algunos vecinos se quejaron por el enfoque que le dieron a la noticia, minimizando el delito ambiental y resaltando la posible falta de combustible en el país "ya que Shell controla el 13 por ciento del mercado".

Quizá el programa La Liga (Telefe) de hoy compense a través del informe que difundió sobre la contaminación y las enfermedades que se generan en torno a los parques industriales de Quilmes, Alte. Brown y Zárate.

El equipo de La Liga dejó en evidencia la contaminación industrial y la ineficacia de los funcionarios públicos, sin oponer ambiente vs. trabajo. Una afirmación que se repitió entre los asambleistas: "Si cuidamos el ambiente, estamos cuidando las fuentes de trabajo, la salud y en definitiva la vida".

1 comentario:

Anónimo dijo...

http://los-sin-voz.blogspot.com/

valentina castillo