15.8.06

Alerta arsénico

Vecinos de Carlos Casares, provincia de Buenos Aires, no pueden decir que tengan el "as en la manga" sino todo lo contrario: llevan As en todo su organismo. Están contaminados con arsénico. El agua que proviene del acueducto 9 de Julio "no es potable" -según estudios oficiales- y 142 pobladores ya padecen cáncer de piel, alergias graves y distintos problemas de salud.

Clarín difundió la indignación de los habitantes de Carlos Casares basada en que el agua que reciben en sus casas a través del servicio de Aguas Bonaerenses S.A. contiene altos valores de arsénico y las obras para tratarla están demoradas.

Cuando el nivel de arsénico tolerado según la Organización Mundial de la Salud es de 0.01mg/litro, la municipalidad registró 0.15mg/litro en el agua en el año 2000. El alarma surge recién ahora ya que los efectos nocivos se observan después. "La OMS aclara que la intoxicación por arsénico (arsenicismo) se manifiesta en un largo período de tiempo de entre 5 y 20 años", explicó Clarín.

"Cáncer de piel, de vejiga, de riñón y de pulmón; enfermedades de los vasos sanguíneos de las piernas y pies, trastornos reproductivos y menoscabo del desarrollo intelectual de los chicos" son algunas de las consecuencias citadas por el medio y luego ejemplificadas en dos historias de vida (ver Vínculos relacionados).

Clarín informó también que Casares no es el único perjudicado, sino que 31 localidades de la provincia de Buenos Aires comparten el mismo problema -seguramente porque el agua, la tierra y el aire que pueden transportar el tóxico son los mismos para todos. De acuedo con un artículo de marzo en La Nación, regiones de Santa Fe, Córdoba, Mendoza y Santiago del Estero -entre otras- tampoco quedan exentas.


Como aclara la OMS, la Argentina -al igual que Bangladesh, Chile, China, Estados Unidos, India, México y Tailandia- se caracteriza por una contaminación natural de arsénico. Lo cual no quita que se agrave debido a la actividad humana como la explotación minera, la refinación de metales y la agricultura irresponsable.

¿Qué se puede hacer?

Para tener en cuenta:
-Las napas de agua más profundas tienen menos probabilidades de estar contaminadas.
-El agua de lluvia es una alternativa viable en aquellas regiones de precipitaciones abundantes.
-Los sistemas de limpieza de tanques y redes de distribución de agua deben controlarse con frecuencia.
-La información al público empodera a la comunidad en la toma de decisiones.
-Los controles médicos periódicos y la educación para la salud son fundamentales para prevenir el arcenicismo.
-El acceso a un ambiente sano es un derecho constitucional de todos los argentinos. El Estado debe garantizarlo.

Plantas ambientalistas

Según publicaron La Nación y Los Andes, en el marco de una investigación que durará hasta 2008, investigadores argentinos desarrollan un proyecto de fitorremediación, a través del cual utilizan plantas para "extraer, asimilar, transformar y descomponer sustancias presentes en suelos, sedimentos o acuíferos afectados", en este caso con arsénico.

A diferencia de otras tecnologías conocidas hasta el momento, este método no produciría residuos con arsénico y otros metales que demandan un tratamiento especial para su disposición final.

La propuesta no sólo parece ser auspiciosa por basarse en métodos biológicos sino por aunar esfuerzos del Estado (a través de organismos nacional y provincial), de científicos y de universidades.

Vínculos relacionados:
Clarín: Una "alergia" que podía matarla
Clarín: "Yo vivía con antiinflamatorios"

SECCIÓN: Contaminación hídrica


No hay comentarios.: