1.4.06

Vestigios de plaguicidas en la sangre de los niños

El diario La Voz del Interior informó que niños del barrio Ituzaingó Anexo, Ciudad de Córdoba, tienen altos valores en sangre de sustancias utilizadas como plaguicidas prohibidos en el país. Desde 2001, las madres pedían respuestas por los numerosos casos de cáncer, asma, alergias y tumores malignos que se multiplican entre los habitantes. Ahora, las miradas se ciernen sobre los campos linderos que fumigan sus cultivos de soja transgénica.

La noticia abrió un nuevo capítulo a la lucha de las Madres por un ambiente sano, derecho reconocido en la Constitución Nacional. Los resultados surgieron de los análisis realizados por las universidades de Buenos Aires y de Rosario, a cargo de la Municipalidad de Córdoba. La misma investigación también destacó la presencia de plomo que, aunque en niveles mínimos, es anormal.

De acuerdo con La Voz del Interior, el director de Atención a la Salud del municipio, Mario Salinas, garantizó un seguimiento epidemiológico para los chicos afectados, ya que no se sabe qué síntomas pueden derivarse de la contaminación. Además aseguró que el Estado (nacional y provincial también) deberá afrontar el desafío de mejorar el sistema de control ambiental en los campos, tomar medidas de saneamiento en las zonas damnificadas e investigar qué sucede realmente en otras regiones de la provincia.

Una representate de las Madres participó en la Convención de Bioseguridad como parte de la delegación de víctimas de Agronegocios para denunciar su situación.

SECCIÓN: Tierra/Transgénicos

2 comentarios:

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...

Desconociendo la realidad de Ituzaingó y a sus interlocutores de la problematica de los Agrotoxicos y los fines que éstos persiguen, les digo: Los agrotoxicos son literalmente veneno, que mucho dinero publicitario los haga ver inofensivos,no determina que asi sea, por eso a las señoras preocupadas por el puesto en la municipalidad les pido que reflexiones no sobre sus vecians y sus fines sino sobre los agroquimicos en gral, un abrazo desde Concordia.

Javier.-