10.2.06

"Basura Cero"... ¿Medio Ambiente uno?

Recientemente, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y Greenpeace Argentina presentaron en sociedad la Ley de Basura Cero, que en rigor fue aprobada el 24 de noviembre de 2005, pero que todavía no está implementada. Las metas son un desafío público: reducir a la mitad la cantidad de residuos enviados al relleno sanitario del CEAMSE en el 2012, y llegar al 75% cinco años después. El ideal de Basura cero sería alcanzado en el 2020.

Residuos de un sistema

Entre 4 mil y 5 mil toneladas de residuos ingresan por día a los rellenos sanitarios. Entre 6 mil y 8 mil cartoneros recorren hoy las calles recolectando basura recuperable. Ambas son dos caras de un mismo sistema que genera desperdicios donde no debería haberlos. Una sociedad de consumo que malgasta recursos naturales y genera contaminación. Un sistema productivo que margina a seres humanos de la posibilidad de acceder a un trabajo.

La novedad de la Ley de "Basura Cero" es combinar la problemática ambiental con la social, algo que en el comienzo del movimiento ecologista le creó cuestionamientos desde otros sectores de la sociedad. Puede que el plan deba ser perfeccionado, pero cuenta en sus comienzos con la ventaja de dar trabajo formal, seguro, salubre y legal a los cartoneros. Sin embargo, no hay demasiada información respecto a las condiciones de trabajo, por lo que el tema deberá seguirse con atención.

Desde el lado ambiental, cada paso que se dé es un beneficio para el desarrollo
sustentable. El reciclaje de residuos no parece ser una opción para los pueblos del siglo XXI, al menos en la medida en que se siga generando este nivel de basura debido a una producción excesiva y gastos innecesarios en la comercialización para poder vender el producto dentro de esta competencia irracional.

El relleno sanitario, y mucho más la inceneración, no son opciones viables. No solo no se reutilizan los recursos, se genera contaminación que empeora la calidad de vida de las personas. En este caso en particular, las que viven cerca de los 3 rellenos sanitarios que CEAMSE (Coordinación Ecológica Area Metropolitana Sociedad del Estado) posee en Gran Buenos Aires.

¿Medio Ambiente, uno?

Si el medio ambiente tiene todo por ganar, ¿por qué los signos de pregunta? Sencillamente, porque estamos en Argentina y las palabras tienen que transformarse en hechos para cantar victoria. Aún falta que el Código de Planeamiento Urbano permita la construcción de los Centros Verdes (Centro de selección de residuos sólidos urbanos secos, para la ley de Basura Cero) donde trabajarían los cartoneros clasificando los materiales reciclables. Y que las empresas licitarias del servicio de recolección de residuo construyan estos espacios, tal y como está estipulado en el convenio.

¿Motivos para el optimismo? Sí, Greenpeace ya trabaja con la Cooperativa El Ceibo donde los cartoneros acordaron con vecinos de Palermo una prueba piloto para la separación de residuos en origen: clasificar la basura en seca y húmeda. Trasladar este hábito a toda la ciudad es una gran desafío cívico, donde los medios también deben actuar. Si todo sale bien, el primer Centro Verde será manejado por la Cooperativa del Bajo Flores, y comenzaría a trabajar desde marzo de este año.

El tratamiento del residuo en los medios

¿Qué hacen los medios al respecto? Por ahora, no mucho. Clarín casi no informó al respecto aunque viene alertando esporádicamente sobre la peligrosidad de los rellenos sanitarios. La Nación hace incapié en los beneficios que tendría la medida para la higiene de Buenos Aires, actitud centralista que no parece tomar en cuenta la trascendencia de lo que quiere hacerse. Página 12, por su parte, se enfoca en el problema social de los cartoneros.

Nos parece importante que su mirada abarque, repetimos, la totalidad de la problemática ambiental. Pasar de acumular basura en lugares que generan contaminación a poder reciclar y generar recursos en forma sana es algo que debería tomarse seriamente. O parece ser que el casillero de "medio ambiente y afines" ya está llenado en estos días por el tema "papeleras".

Seguramente, si cumplimos las metas propuestas, también los periodistas saldrán (saldremos) beneficiados. Buenos Aires será noticia mundial, como la primera megalópolis en enfrentar sustentablemente el problema de los residuos. Y entonces, las 5 mil toneladas no serán más un peso en nuestra espalda, sino un insumo en la balanza de las cosas bien hechas.

Links:
La Nación
Clarín
Página 12
Greenpeace

SECCIÓN: TIERRA/BASURA
http://periodismoambientalarg.blogspot.com/2006/02/tierra_23.html
Nota relacionada: http://comambiental.blogspot.com/2006/03/la-primera-planta-de-biogs-de.html

No hay comentarios.: