21.6.16

Conflicto ecológico e intereses ocultos desde la mirada del Rock

Este artículo es el segundo de la serie “Rock y ecología” que vincula este género musical con la cuestión ambiental. En esta entrega el enfoque está en la acción de poner en evidencia a través de las letras de rock, las relaciones de poder que se manifiestan cuando la modernidad se apropia de la naturaleza como recurso para la producción capitalista.

Por Carolina Aponte
GIC Comunicación Ambiental

La banda "Perro Verde" musicalizó varias jornadas de protesta contra Monsanto.

Como se adelantó en la primera parte de esta serie de notas, el rock como género musical nació en los 60 como una expresión de rebelión juvenil con un alto contenido político, donde la temática de la naturaleza y la conciencia ecológica fue creciendo con el correr de los años. Por otro lado, la industria musical (como parte de la industria cultural) es consumida en masa, lo cual genera la posibilidad de llegar a una gran cantidad de público y despertar su interés en temas políticos, sociales y en este caso ambientales.

Así, otra de las temáticas principales del rock para darle voz a la naturaleza a través de las canciones consiste en su capacidad de poner en evidencia, sacar a luz, los intereses ocultos y las relaciones de poder que existen detrás de la explotación natural ,que buscan disfrazarse de evolución , progreso y modernidad. “No se respetó el tratado universal Kyoto fue una frivolidad. Nuevo incendio forestal, alta rentabilidad buena manera de especular”, canta la banda española Ska-p, acerca del acuerdo internacional firmado en 1997, que tiene por objetivo reducir las emisiones de gases que causan el calentamiento global.

Otros ejemplos claros y más contemporáneos, se pueden escuchar en temas que hacen referencia a la multinacional estadounidense Monsanto. “Me siento fumigado en un estado terrorista, donde manda el dinero, mandan los fascistas, los políticos presionan con toda su policía, se cagan en la Asamblea y la consulta por la vida. Porque no puedo bancarme que a los pibes de Argentina, le sirvan de desayuno glifosato y herbicida. Te lo digo te lo canto, ¡Fuera Monsanto!”, gritan los cordobeses de Perro Verde.




También la banda internacional Mañana me chanto, con integrantes de Chile, Argentina, Francia y Suiza hace referencia a esta cuestión: “Glifosato, matando a la tierra, todas las especies que conocías desaparecerán .Mientras tanto las multinacionales, a costa de la vida de millones su bolsillo llenaran”




Alejandro Barranquero, investiagdor en periodismo, planteó en el 2012 que para generar un cambio los comunicadores deben respetar la autonomía y la diversidad de las culturas. Propuso que no se puede seguir pensando en desarrollo o progreso, ya que existen colectivos que no desean, ni necesitan cambiar, sino mantener y consolidar sus antiguas estructuras.

En relación a estos colectivos, muchas letras de rock vinculan la involución y la explotación de naturaleza con los pueblos originarios. “Estos zarpados revientan el planeta, al ver sus reinos en la nada ahogarse. Observalos ostentando riquezas. Que profanaron en la tierra del sol, esclavizando, civilizando. De ese castigo debes zafar, toma revancha América. Pueblos nativos del suelo mío fueron saqueados y sometidos” , cantaban los rockeros de Hermética en su tema “La revancha de América”.



Una banda del circuito metalero local, que desde sus inicios tocó temas referidos a la naturaleza y los derechos de los pueblos indígenas es No guerra. En su tema “Tierra sin mal” cantan: “Monstruos salvajes dueños de este sistema, vidas tomadas, guerreros devastados. Tierra sin mal, gritan todos los pueblos, tierra sin mal, máquinas de destrucción”. La idea de la "Tierra sin mal" está asociada con las creencias de los pueblos guaraníes.



En definitiva, algunos artistas cada vez son más conscientes del lugar que ocupan como formadores de opinión y de que ejemplos como estas canciones ( junto con muchísimas otras), pueden ayudar a replantear el problema del desarrollo económico ligado al desarrollo humano. Es decir, de la involución disfrazada de evolución. Para producir un “clic” en las personas y generar, aunque sea en un porcentaje mínimo, un cambio positivo para poder pasar de la comprensión a la acción.


Próximo Capítulo. Ya planteadas dos temáticas principales del género musical rockero y urbano en relación a la naturaleza, desde lo emotivo ligado a su protección, y desde la protesta o la acusación, en la tercera parte se expondrá la idea del rock y la “moda verde”.

Leer también:
Parte 1: Rock y Ecología: Cuando la música despierta conciencia.

No hay comentarios.: