16.9.07

El Yaguareté, una de las especies en peligro de extinción

De las 1.684 especies de Argentina incluidas en la Lista Roja, que acaba de difundir la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN), 194 se encuentran en peligro de extinción. "La crisis de extinción se acelera", expresó la organización conservacionista para diagnosticar la situación mundial: 16.306 de 41.415 animales y vegetales estudiados ven su continuidad vital amenazada.

La noticia llegó a la tapa de dos de los principales diarios del pasado jueves: tanto La Nación como Clarín coincidieron en titular la noticia centrándose en el planeta y el dato de que hay 188 nuevas especies en peligro en relación al informe del 2006, mientras que Página 12 se abocó al caso argentino. "El ritmo de pérdida de la biodiversidad está aumentando y necesitamos actuar ya para reducirlo de manera significativa e impedir esta crisis global de la extinción", advirtió Julia Marton-Lefèbre, directora general de la UICN en una gacetilla.


En América del Sur están amenazados "uno de cada cuatro anfibios, al menos el 15 por ciento de los mamíferos y el 10 por ciento de las aves", según informó el comité argentino de la UICN. Las causas principales son el uso no sustentable de sus bienes para alimentación o vestimenta, la introducción de especies foráneas y sobre todo la pérdida del hábitat, que puede deberse al avance de la frontera agrícola o al cambio climático, entre otros motivos.

Argentina en peligro. Según un cuadro estadístico, en argentina hay 130 especies vulnerables, 52 en peligro y 12 en peligro crítico, una escala creciente de riesgo que permite conocer el estado de la biodiversidad en el país. "El objetivo de la Lista Roja es transmitir la urgencia y la magnitud de los problemas de conservación al público y a los decisores políticos, motivando a la comunidad mundial a tratar de reducir la extinción de las especies", expresó la Fundación Vida Silvestre Argentina en un comunicado.

Sin embargo, la lista mundial "no siempre refleja la gravedad del estado de conservación de la biodiversidad a nivel nacional", según aclaró Claudio Bertonatti, director de Comunicación de esta organización. “Es el caso del yaguareté, el águila harpía, el delfín del Plata, el aguará guazú y el oso hormiguero, que no figuran como especies amenazadas a nivel mundial, pero que en la Argentina, no cabe la menor duda que su estado es crítico. De hecho, ya se han extinguido de muchas provincias”, argumentó el especialista.

Yaguareté. En nuestro país, la "especie carismática", como se llama a aquellas que son representantes de una problemática ambiental por generar sensibilidad entre la gente, puede ser el yaguareté. El felino más grande de sudamerica está en peligro: "El avance de monocultivos con deforestación de los bosques nativos (lo) pone en peligro" en las selvas del norte, menciona el artículo de la UICN, por lo cual es un símbolo también de la lucha por la Ley de Protección de Bosques.

"La Selección Argentina Los Pumas fue bautizada con ese nombre por el semanario sudafricano The Weekly Farmer's, pues el periodista llamó puma al yaguareté que adorna el escudo de la camiseta argentina", aclara un artículo del portal Educar. Según una versión, el cambio de nombre se devió a la difultad de pronunciar la palabra "yaguareté", que significa "la verdadera fiera" en guaraní. Sería bueno, entonces, que el animal no desaparezca ahora de la faz de la tierra por un desprecio mucho más grave.

Para eso está trabajando, por ejemplo, la FVSA, que está "impulsando una campaña de comunicación y educación" en Misiones, "para que no sólo los ambientalistas sintamos que Misiones es sinónimo de yaguareté sino de todos los argentinos", como ahora parece lograrlo la selección de Los Pumas, otra especie en peligro. Para ello, lograr la creación un "Corredor Verde" para proteger la Selva Paranaense sería un gran paso que todavía no se puso en práctica pese que existe una ley aprobada, según informó la Revista Vida Silvestre número 99.

Información para actuar. "Nuestras vidas están inextricablemente ligadas a la biodiversidad y en última instancia su protección es esencial para nuestra supervivencia", explicó Jane Smart, jefa del programa de especies de la UINC. Y agregó: "Es necesaria la información que ofrece la Lista Roja para diseñar e implementar estrategias efectivas de conservación, para beneficio de las personas y de la naturaleza".

Del 30 de septiembre al 6 de octubre de este año se llevará a cabo en Bariloche el II Congreso Latinoamericano de Parques Nacionales, una de las estrategias de conservación para los ecosistemas, irremplazables para la supervivencia de las especies. Pero además, a gran escala la conservación de la biodiversidad, una de las claves para la continuidad de la vida, depende de grandes políticas como la protección de bosques (en el caso de Argentina, simbolizada por el yaguareté) y el calentamiento global (a nivel planetario, que llevó el año pasado a la categoría de vulnerable al oso polar).

Vínculo recomendado: Red Yaguareté.

Foto: Michel Gunther, proporcionada por Fundación Vida Silvestre.


No hay comentarios.: