26.9.07

Atacaron a activistas de Greenpeace que defendían los Bosques

Cinco activistas de Greenpeace Argentina conocidos como "los jaguares", que realizaban un campamento de resistencia en Orán, localidad de la provincia de Salta, fueron agredidos en las últimas horas por empleados de la compañía Los Dos Ríos. Según el coordinador de la campaña de Bosques de esta organización, Hernán Giardini, los manifestantes se encuentran bien, luego de que "fueron atrapados por gente de la empresa cuando estaban yendo a documentar los desmontes".

En su blog, los jaguares habían anunciado que mañana mostrarían las imágenes de la deforestación de la Reserva Mundial de Biósfera de las Yungas declarada por la UNESCO. Ellos están allí desde hace dos semanas para "monitorear la situación de la Reserva, sobre la que existe una autorización de desmonte otorgada por el gobierno salteño a productores locales" de 1.670 hectáreas, en palabras de Romina MacGibbon, una de las activistas de Greenpeace.


Esta ONG lidera la campaña para conseguir un millón de votos para exigir la sanción de la Ley de Bosques por parte del Senado, frenada en esta instancia por intereses que defienden los legisladores salteños. Clarín publicó ayer un artículo en el que menciona que la ciudad de Orán "se superpobló con los aborígenes que debieron abandonar el bosque porque la tala los dejó sin agua ni comida" y que crecieron enfermedades asociadas al desmonte, como el hantavirus y el dengue, en la opinión de expertos de la Universidad de Salta.

Por ahora, la organización no plantea tomar ninguna medida legal contra los agresores de los activistas y de los últimos bosques nativos que quedan en el país. Esta es una problemática considerada como una prioridad por el movimiento ambientalista, y es un conflicto socioambiental que afecta primeramente a las comunidades indígenas como la wichi.

Vínculo: Lalo Mir viajó a la reserva de yungas.
Más información en la sección bosques

Imagen: Blog Base de las Yungas

1 comentario:

Anahí M. LLanes. dijo...

Es vergonzoso lo que está pasando. Pero más que vergüenza, me da rabia. Se está destruyendo bosques como nunca antes y las personas culpables de esta masacre ambiental, encima de destruirnos el ecosistema, se encargan de hacer callar a la gente, o aún peor, de que algunos nunca se enteren lo que verdaderamente está ocurriendo.
Creo que el periodismo es también en parte, responsable de que esta barbaridad se difunda, y por eso a ustedes los felicito, porque siempre nos ponen al tanto de lo que está pasando. Nunca se rindan.

Saludos.

Anahí M. Llanes.