12.12.06

Algo nuevo bajo el sol: el colorido de la Plaza ambiental

La marcha trajo todo el sol a la ciudad. En la fecha y la hora señaladas, confluyeron diferentes reclamos ambientales para marchar juntos a Plaza de Mayo. Frente a la militarización impuesta por el gobierno de Tabaré Vazquez, los asambleístas de Entre Ríos quisieron demostrar que su lucha es pacífica y alegre. A eso se adhirió el resto de los manifestantes, y un buen símbolo de eso fue la cultura del carnaval que se vio tanto en la comparsa de Gualeguaychú como en la murga de La Boca.

1° Marcha ambiental 12-12-2006

Cuando empezó la cumbia que cambió al bombón asesino por Botnia quienes marcharon dieron su grito de algarabía: "Querés que siga la fiesta (...) / gritá "no a las papeleras". Otra canción alentaba el mismo sentimiento: "Hay que defender la Argentina / no maten la ecología" (sic)... Es que es la fuerza de un pueblo que no es ambientalista en un sentido pleno sino "gualeguaychista" (sic) o en todo caso ecologista, como un activista que defiende la naturaleza tal como la conoce. Y la cultura de su famoso carnaval.



Sobre la calle hubo otras muestras de buen humor, tal vez por aquello de "a mal tiempo, buena cara". Entre ellas, el profesor chiflado sobre el que se apuntaba "Soja Maldita" saltaba de un lugar a otro. Además, un inodoro donde posaba la cabeza de un burro y salía una canilla tenía la firma de Foro en defensa del Río de La Plata. También, dos señores vestidos de blanco y encapuchados daban su no a las tosqueras en Berazategui. Desde La Boca, la murga pedía por el saneamiento del Riachuelo, simulado con una larga media sombra llena de basura.

Sin embargo, no pareció una buena idea la de tirar papelitos en plena marcha como hizo un ambientalista que repartía volantes para pedir por la declaración de emergencia ambiental. Como contrapartida, los organizadores pidieron, una vez finalizado el acto: "Les pedimos a todos especialmente porque vinimos acá contra la contaminación que tiremos todas las botellitas plásticas, que dejemos la plaza limpia", como parte de una "primera práctica ambiental". Pero el pedido por un uso sustentable del papel o de una industria nacional limpia no estuvo entre los primeros entre la gente que lucha contra las pasteras de Uruguay.

Como no podía ser de otra manera, después de los discursos (ver mañana en ComAmbiental), la jornada terminó con los praticipantes bailando chamamé, para que tampoco se extinga el espíritu, con canciones del grupo H2O (que se hiciera famoso en una emisión del programa La Liga). Una cita de su líder resumió el color de la marcha, para que no se critique a la marcha como poco seria: como diría Jauretche, "un pueblo triste no lucha". Entonces sí, lejos de la agresión nacionalista, Gualeguaychú puede marcar a el camino.

TEMAS: Política ambiental , Pasteras

3 comentarios:

Juan Carlos Morgado dijo...

Hermoso gesto de humanidad

Siempre leo tus artículo y gracias por enseñarme a comprender y profundizar sobre como mejorar y construir un mundo mejor.

Un saludo desde Chile

Carlos María Flores dijo...

Por suerte las cosas empiezan a cambiar en este país. El signo de ello es esta impresionante manifestación.
Creo que llega la hora en que la gente debe hacerse escuchar, y que las cuestiones que antes se arreglaban en una oficina deben ponerse a la consideración del pueblo, el verdadero damnificado cuando los políticos toman decisiones desacertadas

Saludos desde Tucumán

ComAmbiental dijo...

Hola. Muchas gracias por los comentarios.

Esperemos que también el compartir vivencias desde esta red ayude a que la gente se escuche para poder transmitir humanidad.

Saludos