16.5.06

Conocer para proteger y conciliar

Ayer comenzó Argentina ¿nuestra o ajena? Una serie de charlas-debates sobre los negocios que giran en torno a los recursos naturales, las leyes ambientales que existen pero se violan, la información que se calla y las movilizaciones que buscan defender la soberanía. (Ver Agenda Ambiental)

El primer encuentro se abocó al agua, fuente de salud y vida. Los panelistas fueron: la Dra. Nana Bevillaqua (Fundación Moreno), la Prof. Elsa Bruzzone (CEMIDA) y la Dra. Ana María Angelini (Asamblea Ambiental Ciudadana de Gualeguaychú). Las tres coincidieron en reclamar el acceso al agua como derecho inalienable y universal de todas las personas y reconocieron que la escasez de este recurso será caldo de cultivo para conflictos bélicos en el futuro cercano.

Alrededor de 200 asistentes de diferentes edades y profesiones concurrieron al auditorio en el ND Ateneo. Las exposiciones fueron contundentes y las voces se avivaron durante el debate, en un torrente de reclamos, denuncias, propuestas, inquietudes y aplausos nacionalistas.


Lo que quedó flotando

De acuerdo con Bruzzone, para el año 2025 la población mundial ascenderá a 8.000 millones de habitantes, de los cuales 7.000 millones no tendrán acceso a agua segura. "Sobrevivirán los más fuertes, los que resistan o tengan medios para resistir a la contaminación", recalcó.

El agua es fundamental para la vida. Quien tenga el control sobre ella, tendrá el control sobre la vida y la muerte de los demás. "No por nada, un informe del Pentágono sugiere el control militar norteamericano sobre el agua en el planeta para asegurarse el abastecimiento para su pueblo -por supuesto" (Bruzzone).

América Latina y el Caribe tienen el 12% de la población mundial y el 47% de los recursos hídricos del planeta. Esta gran reserva de agua está en riesgo ya que en la mayoría de los países de este continente es explorada, administrada o controlada por empresas multinacionales de EE.UU. o Europa o por el Banco Mundial -que son lo mismo.

El Acuífero Guaraní, considerado uno de los reservorios con la mejor calidad de agua en el mundo, estuvo bajo estudio de las universidades nacionales de los países que abarca: Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. Sin embargo, a partir de 1994, por falta de presupuesto pasó a manos del Banco Mundial. Esta entidad -según repitió Bruzzone- "es la que dice qué explorar, cuándo y cómo" y los conocimientos "estratégicos" quedan a su entera disposición. Por ello, Bruzzone reconoció el esfuerzo de los gobernadores de los Estados sureños de Brasil por apropiarse nuevamente de la utilización racional del acuífero y su investigación.

¿Qué pasa si un recurso natural es declarado Patrimonio de la humanidad o recibe algún status internacional similar? ¿Existe la posibilidad de perder soberanía? Preguntó un asistente. Bruzzone respondió. Esas figuras legales sirven para conservar monumentos de valor histórico o cultural, pero si se trata de recursos naturales pueden desalojar a la población originaria con la excusa de que amenzan su preservación como sucede actualmente con los pescadores de las Islas Galápagos (Ecuador) y los pobladores de Tilcara en nuestra Quebrada de Humahuaca.

También se habló de la estatización de Aguas Argentinas, "el monopolio más grande del mundo, con 11 millones de usuarios", resaltó Bevillaqua, Ex adjunta del Defensor del Pueblo de la Nación. La empresa comandada por el grupo Suez cometió graves irregularidades: desde incumplimientos con las inversiones previstas hasta manejos irresponsables de los recursos hídricos que provocaron la contaminación con nitratos, el ascenso de napas y el riesgo sanitario consecuente, en zonas ecológica y socialmente vulnerables.

Ahora, la empresa quedó conformada por un 90% de acciones intransferibles del Estado y 10% de los obreros. La dirección quedó a cargo del Sindicato, paradójica y peligrosamente integrado por los mismos que participaron de la privatización de Obras Sanitarias.

Con respecto al conflicto de las pasteras de Fray Bentos, anunciaron las manifestaciones frente a las embajadas de España y Finlandia que realizarán mañana. "Hasta que las chimeneas no estén funcionando, no es tarde para reclamar -respondió Angelini a un participante. Y agregó: "Todo el pueblo de Gualeguaychú elegió un modelo social, un estilo de vida contrario a las plantas de celulosa. No las queremos y seguiremos hasta las últimas consecuencias para que no se instalen allí".

¿Qué modelo elegimos los argentinos? ¿El medio ambiente será en verdad política de estado? ¿Comenzaremos a formar de una vez por todas una conciencia ambiental? ¿Cuándo aprenderemos que ensuciar la vereda del vecino es ensuciar nuestro propio entorno y el de nuestros hijos?


Sección: Agua/ Recurso Agua

No hay comentarios.: