16.10.07

Fuerte gesto del gobierno para la Ley de Bosques

Pasó el millón de firmas y una semana después el jefe del bloque del Frente para la Victoria de senadores, Miguel Ángel Pichetto, presentó ayer una reforma a la Ley de Bosques que contempla una compensación económica para las provincias afectadas. Esta medida, junto al claro apoyo político del poder ejecutivo nacional, representado en el acto por la secretaria de Ambiente Romina Picolotti, harían que la norma pueda ser tratada durante el mes de noviembre.

Ante la consulta de ComAmbiental, Pichetto le restó importancia a la ley alternativa presentada por la senadora del justicialismo salteño Sonia Escudero, y señaló que "aquí hay una iniciativa que tiene el respaldo del gobierno nacional". Por su parte, Juan Carlos Villalonga, director político de Greenpeace, que no está de acuerdo con la propuesta de los senadores norteños apadrinada por FUNDESNOA, mencionó que finalmente de allí se tomó la idea de los mecanismos financieros que ahora se proponen.


¿Salta? "Provincias opositoras no hay", comenzó diplomático Pichetto, "hay senadores que representan a provincias y tienen su parecer, sus ideas y las trasladan al debate en el ámbito de la comisión". Sin embargo, fue la propia Picolotti quien reconoció que "las diferencias con el gobierno de Salta en cuanto a su política ambiental son importantes, creemos que aquellos que tienen una política cortoplacista en tema de bosques nativos están condenando a los pueblos a una pobreza extrema".

Ante esta situación, la funcionaria nacional, quien se mostró "optimista" sobre la sanción de la ley, mencionó que "una de las preocupaciones que tiene el gobierno de Salta, totalmente legítima, es el tema presupuestario y lo hemos saldado". "Nosotros no estamos de acuerdo con la propuesta de FUNDESNOA, pero aún así tomamos de allí la idea de los fondos de compensación, que de algún modo son los que están incorporados en el proyecto que está modificando la Secretaría de Ambiente", expresó por su parte Villalonga.

Picolotti remarcó que "hemos promovido un artículo en la ley que implica que se van a reconocer financieramente los esfuerzos de aquellas provincias que tengan una política ambiental activa en protección de sus bosques nativos". Para la secretaria, esta política es acorde con la posición internacional del país en las negociaciones sobre cambio climático, que implica reconocer los esfuerzos de los países subdesarrollados en la protección de sus bienes naturales, uno de los temas cuyo "desconocimiento" causó la controversia con el embajador Raúl Estrada Oyuela.

"El poder ejecutivo ha trabajado con el senador y está totalmente de acuerdo con agregarle un artículo a la ley", enfatizó la funcionaria, quien agregó que se trata en realidad de tres instrumentos económicos de caracter subsidiarios. Hernán Giardini, coordinador de la campaña de bosques de Greenpeace, advirtió: "Salta va a seguir entregando permisos, esperamos que se apure el tratamiento porque sabiendo que la ley puede llegar a salir en un mes se pueden entregar más permisos de desmontes" .

El millón. "El Senado no ha demorado el tratamiento de la ley", se defendió Pichetto, quien busca la reelección de su banca luego de perder en las elecciones a gobernador de Río Negro, y donde había declarado que su primer medida de gobierno hubiese sido derogar la norma que prohibe el uso de tóxicos en la minería. El senador manifestó además que "no estamos tratando esta ley con un compromiso a noviembre porque hubo un millón de firmas. Lo estamos haciendo porque está enmarcada en la política que impulsa nuestra gobierno y porque creemos que es una ley importante".

Villalonga relató a su turno que la campaña "sin dudas influyó, esa participación pública obviamente incentiva y acelera los tiempos parlamentarios, eso no hubiera exitido si no hubiera estado el millón de votos". El ambientalista se mostró satisfecho por el anuncio pero insistió en que "nada está garantizado, estas son palabras y se deberán cumplir los tiempos", que según el propio Pichetto podría ser la segunda o tercera semana de noviembre, después de las elecciones y antes del cambio de gobierno.


La ONG había lanzado esta campaña con el apoyo de otras organizaciones ambientalistas para permitir el rápido debate en la Cámara de Senadores, donde la ley presentada en su momento por el diputado kirchnerista Miguel Bonasso, había ingresado en el mes de marzo para ser derivada inusualmente a seis comisiones. En el último comunicado, Greenpeace afirmaba que "la principal resistencia surge en especial de los representantes de Salta, Formosa y Misiones", tres provincias con intereses en la utilización de los bosques donde es mayoría el bloque justicialista.


Elección. "Es otra muestra de la hipocresía del kirchnerista Pichetto que muestra que la llegada de las elecciones lo vuelve racional", ironizó el senador radical por Jujuy Gerardo Morales, candidato a vicepresidente de Roberto Lavagna. La información con la que La Nación cerró su artículo afirma que el senador que ayer realizó la conferencia de prensa en el salón Illia, "postergó el tratamiento cuando el Senado consideró una preferencia con despacho de comisión sobre la ley de bosques que fue acompañada desde el bloque radical".


Página 12 publicó hoy la opinión de Bonasso, para quien "la Nación tiene la potestad de establecer presupuestos mínimos para la preservación de los bosques sin la necesidad de realizar compensaciones", punto también controversial de la ley, pero que de todos modos la votaría con modificaciones en Diputados si no se altera el espíritu del proyecto. La oración final de Clarín recordó que "ninguna de las seis leyes ambientales de presupuestos mínimos fue reglamentada", por lo que esta de preservación de bosques nativos sería la primera.


"Se ratifica la decisión política del gobierno de proteger sus bosques nativos", dejó en claro Picolotti. Para Giardini: "Cuando hay voluntad política la ley se aprueba de la noche a la mañana; creemos que el compromiso es fuerte, esperemos que sea real". Hasta ahora, la ley no fue modificada en lo importante para que sea parte de una política de desarrollo sustentable: moratoria a los desmontes por emergencia forestal, ordenamiento territorial con participación ciudadana y realización de estudios de impacto ambiental a gran escala.

1 comentario:

vic dijo...

Difícil pensar una propuesta que convenza a todos, pero bien vale la pena intentar que se deje de destruir el planeta.

Saludos!